Me parece increíble que a la pregunta "¿La vida en su país es peor / mejor actualmente, de lo que era hace 50 años para alguien como usted?" en México, el 68% de los encuestados creen que sí estamos peor, solo por debajo de Venezuela (72%). Veamos un poco los datos reales:

Estamos mejor en:

Y estamos peor en:

Esto lo que me hace pensar que, con excepción de la deuda nacional, estamos mejor en las cosas que dependen del gobierno y peor en las que dependen de nosotros los ciudadanos, por ejemplo, la corrupción implica desde un empresario dando moches hasta un conductor dando mordida; sin uno no existiría el otro, por lo cual, al menos 50% de la responsabilidad no es del gobierno. En cuanto a la inseguridad, si bien el gobierno podría aumentar y capacitar mejor a nuestros policías, la realidad es que nos estamos matando entre ciudadanos y delincuentes, no son las instituciones las que llegan a matarnos (en la mayoría de los casos) y por último, la desigualdad de género es más un problema cultural de un país machista que de gobierno.

Ahora, aquí es donde viene lo incongruente: Históricamente, la tasa de participación en las elecciones de nuestros gobernantes es de 60%, es decir que alrededor de 54 millones de mexicanos decidirán quienes nos gobiernan a todos. Entre menos participación haya, más incidirá en las elecciones el voto duro, es decir, el voto de afiliados y simpatizantes de algún partido / candidato sin importar sus propuestas.

No podemos ser apáticos ante una elección que tendrá un impacto tan grande en nuestro país, caemos en riesgo de que nos pase como a UK con el Brexit, en donde la mayoría de los jóvenes no votaron y la elección la eligieron los mayores de 50, ¡cuando a quienes más les importaban las implicaciones del Brexit era a los jóvenes!

¡No podemos seguir diciendo que el gobierno nos tiene jodidos cuando muchas de las cosas que dependen de ellos van bien y la mayoría de las malas dependen de nosotros y sobre todo, tener el descaro de quejarse del gobierno cuando ni siquiera se sale a votar!

Estas elecciones mostrarán desde el 1 de julio si algo cambiará en el país o no, si logramos tener una participación ciudadana mucho mayor a la histórica, será  un buen inicio para un verdadero cambio, de lo contrario, sin importar quien gane todo seguirá igual y los problemas de México que hacen que tengamos una peor percepción seguirán siendo nuestra culpa. Decidamos todos!

The image poses a provocative statement, right? You may query why I begin this post on gender equality with such incitement, well here it is: I strongly believe that the quest towards Gender equality should not be a journey towards entitlement, but rather the recognition that women and men can change inequalities that are faced in their life by acknowledging their privileges, seizing their opportunities and thus creating their success path. This approach allows for both genders to be in the driver’s seat rather that victimizing themselves when faced with gender gap situations.

Before I guide you through my train of thought let me disclose that lately I’ve had “signs” that have allowed me to reflect on this issue thoroughly. Last week I learned that my ten-year-old daughter has a school assignment in which she needs to survey 4 boys or girls in order to learn what kids her age think about gender equality. In concluding this exercise with her peers she feels that there is gender equality and that boys and girls do have the same opportunities. I asked her if these opportunities can guarantee the same results and she answered with an “of course not! Results are each owns responsibility and what is relevant is that every person focus on achieving their goal”.

Yes, you are probably she lives in an environment where this is true for her school but it does not reflect a worldwide environment. Still, this is an advancement where only a few decades back this was not even possible in middle class Mexico City context. So, although advances have been made and gaps are still existing in many contexts the fact that there are situations where gender equality exists empower men and women to take responsibility and keep fomenting this quest.

For the sake of presenting my argument I will generalize on two types of approaches to gender equality. Those who feel victimized by the gaps and tend to bitch about all the disadvantages they have and why they feel entitled to the same rights and so it becomes a “fight for rights” and those who own their responsibility and take matters into their hands seizing opportunities (however small they may seem). Both approaches have a similar goal in mind which is to set a fair play ground for genders to be able to achieve their goals.

Out of personal experience I believe the second approach is more successful and therefor tend to agree with my daughter. At 32 I decided to change career paths, pursue my professional passion and build my way up the professional ladder in a discipline that was new in Mexico and mostly controlled by men. I began at the very bottom of the food chain in the lobbying world and was new to motherhood. Even though it had been my decision to be a working mom sometimes I did feel at a disadvantage. I remember a time when I was in line to a promotion and my boss then told me that he felt I should not take it because he’d rather I concentrate on being there for my daughter. I could have left and be felt the victim but instead responded that my daughter was my family business and not his concern or my handicap and asked if he had other reasons where he felt I was not qualified for the job so that I could work on those gaps. My boss did not expect this response and did not express any further reasons which led to my asking, so I get to be promoted then and it worked. It did help that I had fomented mentorships from both men and women in the company and they were keen on supporting my career advancement based on my results. To make a long story short I was able to move up the corporate ladder pretty fast although there were setbacks. There came a time where I had to decide if I should move on and follow new adventures or stay in my comfort zone while knowing I could be more valued elsewhere. I decided to seek new adventures and to my surprise there were plenty for me based on the reputation and respect from my colleagues that I had built throughout the years. So today I hold a high responsibility job in a very relevant company in which I feel respected, valued and most of all fulfilled professionally and personally. I am grateful to be in this position and acknowledge that my decisions have allowed to get me where I am today and I feel no gender inequality in my position. When sharing my experience with other women and men I highlight that when I felt at a disadvantage in balancing my work/home balance it was because it was scared to take more time to be with my daughter, to exercise, to allow me time to do other things I love other than work. When I started to experiment, and took that time without compromising the results I committed to in my professional life a whole broad of opportunities arose. Today I feel fulfilled in all that I do for me, for my family, for my profession and the rewards I get for my work. I have learned that there are always options, and have confidence that I can handle any situation no matter how hard it may seem.

So, based on my experience I don’t deny that gender inequality exists but we can reach important milestones towards gender equality by taking responsibility of our own stories and sharing our experiences for others to build on that. Thus, why I consider the approach of owning responsibility and seizing opportunities a more effective approach towards gender equality.

En México somos 123 millones de habitantes y, ¿Sabías que la población de mujeres excede por 3 millones a la de los hombres, pero la falta de oportunidades laborales para nosotras y las normas culturales que aún existen, nos han impedido crecer y considerarnos una fuerza considerable dentro de la economía mexicana?

Datos de la OCDE confirman que las mujeres de los países miembros, entre ellos México, perciben 16% menos en su salario que los hombres y probablemente estarás pensando “Pues pobres de ellas que se dejan y no saben negociar bien su salario, como nunca saben lo que quieren”

Yo me considero dentro de esas pocas mujeres que ha sabido sobrevivir en un mundo liderado por hombres, donde solo te toman en cuenta por tus atributos y no por tus conocimientos, por tu belleza y no por tu inteligencia y eso no es lo peor, lo peor es que por varios años yo consideraba esto como algo normal e incluso, en temas de salario consideraba que yo les debía el trabajo que les daba y que me merecía lo bajo que ganaba total, para mí, eso era mucho. Recuerdo una última vez que me atreví a pedirle a mi entonces jefe, que me diera un aumento y lo único que me dio fue más trabajo del que ni me podía imaginar orillándome, con toda su mala intención, a renunciar a mi puesto.

Con el tiempo comprendí que mi trabajo realmente sí valía y no solo eso, sino todos los años de inversión que había hecho para obtener los estudios y conocimientos con los que ahora cuento y los que sigo acumulando, ahora con mis estudios de Maestría en Collective Academy. Fue entonces que cuatro años después del anterior suceso y, ya trabajando para otro Corporativo, decidí postularme ahí mismo para una vacante de nivel mucho más alto que el que tenía actualmente. Escribí un correo directo al CEO, que cabe mencionar es un señor de más de 65 años, explicando puntualmente las intenciones para postularme y lo más divertido fue el estructurar los puntos de lo que yo valía y el por qué debía ese puesto pertenecerme, que por cierto, esto me dio puntos y finalmente, el voto decisivo para quedarme.

Tiempo después me enteré que justo en ese tiempo, en un vuelo hacia China, el CEO mostraba mi correo a los otros Directores de la empresa comentándoles lo MUY ATREVIDA que había sido para enviarle tremendo decálogo, Pero uno de ellos le contestó, “Lic. eso no es atrevimiento, eso es prueba de que realmente ella quiere ese trabajo y que tiene toda la intención de conseguirlo”. Me pregunto ahora, ¿Y si ese correo lo hubiera escrito un hombre? Ya no habría sonado tan atrevido cierto!!

De estas y otras cosas más pudiéramos todas las mujeres contar, México está sufriendo una gran crisis de género en pleno 2018, desde la educación que dan los padres hasta la de los maestros, en las provincias donde ves pueblos que incluso algunas de nosotras no tenemos ni voz ni voto, donde mi muchacha, se llama Mary y viene un día a la semana a limpiar mi departamento, se conforma con pagos de 250 pesos sin buscar siquiera pedir algún aumento, y eso que es una mujer con 4 hijos, dos nietos y un marido que vive desde hace 14 años en Estados Unidos, necesitada claro que lo está!!, pero el miedo a perder su empleo por considerarse una minoría y a que no exista ley alguna que la proteja, la limitan a pensar que es una persona con derechos y reconocimiento igual que el de otros.

Por eso es que a ti, mujer y hombre que me estás leyendo, te invito a cambiar tu modo de pensar. Mujeres dejen de perder el tiempo buscando al hombre rico que las mantenga y mejor aprovéchenlo para estudiar, emprender, viajar, conocer y realizar todo lo que siempre han soñado (Mientras ese sueño no sea el del hombre rico y nada más jejeje) y Hombres, por favor no solo somos personas bonitas y sonrientes, ni pedazos de carne u objetos de colección, somo seres humanos y nos merecemos el mismo respeto en el espacio que también habitamos con ustedes. Solo así y reitero, solo así dejaremos de ser solo “UNAS ATREVIDAS”.

“El estado de naturaleza se caracteriza por la libertad e igualdad de todos los hombres” John Locke (1690)

Hace poco menos de 350 años John Locke, considerado como uno de los padres del Liberalismo clásico, declaró que todos los hombres son iguales y libres. Durante éste tiempo me parece que el único ajuste debería ser sustituir hombres por personas, pero el concepto sigue más vigente que nunca.

Desgraciadamente la desigualdad no sólo afecta a un género o condición particular, nos afecta a todos aunque no por igual, cada “grupo” sufre de ciertas injusticias dependiendo de su condición.

Efectivamente las mujeres sufrimos de acoso, menores salarios por el mismo trabajo, abusos, violencia, somos objetivadas, entre otras muchas cosas que podríamos enlistar. Y ésto varía por continente, país, región, ciudad, etc., particularmente en México cada día una mujer que va a su trabajo, ve afectada incluso su forma de vestir por esto “Hoy voy a usar transporte público o caminar por una zona no muy segura o voy a ver al cliente que no me quita la vista de encima; mejor no me pongo falda, o ese vestido que me encanta, mejor pantalones, jeans y tapadita”. Hombres, apuesto que no dejan de ponerse la camisa que es su favorita sólo porque van a viajar en metro hoy o van a ver a la compañera que les coquetea.

En lo que respecta al ámbito laboral, definitivamente sueldo y puesto deberían determinarse por méritos y resultados, no por el género. Tener leyes que obliguen a que haya un cierto porcentaje de mujeres en una junta directiva o puestos públicos, me parece una medida “necesaria” en principio, pero no justa. Porque no garantiza que la persona (sin importar el género), sea la adecuada, no sería justo para Juan que ha demostrado que se merece dicha posición no la tenga porque se le otorgue a Ana cuando no tiene todas las credenciales, sólo por cumplir la cuota. Entiendo que por algo debemos empezar pero habrá que auditar y en algún punto eliminarlo.

Volviendo a la frase de Locke, la igualdad también trae obligaciones y responsabilidad. Como mujeres está en nuestras manos involucrarnos más en campos dominados hoy por hombres. Nuestro reto como padres, hombres incluidos, es generar curiosidad y educar a nuestras hijas para que consideren áreas en las que las mujeres hoy no figuramos.

Pero no hay que olvidar que los hombres también sufren la inequidad, son víctimas de los estereotipos, deben cumplir un cierto rol, también reciben mucha presión, de forma diferente pero en definitiva no están ni cerca de ser inmunes a la desigualdad o injusticias.

Busquemos equidad en todos los aspectos, reconociendo las necesidades particulares de cada persona.

 

 

Importancia de la equidad de género
La equidad de género es una lucha que está en curso en pleno 2018. Su importancia radica en reconocer los derechos humanos fundamentales para millones de niñas y mujeres que en ocasiones continúan sin tener acceso a información o posiciones de trabajo por la falta de estos. La equidad de género  a mi parecer demuestra el nivel de desarrollo de una sociedad que al tomar en cuenta a todos sus participantes y perspectivas logra mayor progreso y desarrollo.

Equidad de género en la práctica
Un ejemplo y opinión de importancia acerca de la equidad de género fue comentada por la tennista profesional Serena Williams en su articulo "The ball is in your court" de la revista Wired. En este artículo la deportista de clase mundial

Infographic_GT_Paola copia

Me gustan mucho los TED Talks porque encuentro cosas nuevas para aprender y reflexionar. El TED Talk que vi para escribir este artículo, me dejó sorprendida y cuando terminé de verlo, no sabía ni que pensar. Me tardé varios días en poder descifrar lo que había significado para mí. Por un lado, Michael Shermer habló muy rápido y cambiaba de temas y ejemplos rápido. Y por otro lado, sentí que ni él sabía cómo comunicar el mensaje de la conferencia.

Yo voté por este tema para escribir el artículo y sin embargo habían pasado varios días y todavía no sabía ni qué escribir o cómo reflexionar al respecto. En fin, llegó un punto en donde casi me estaba arrepintiendo de haber votado por este tema para escribir.

La vida es impredecible y casi siempre, nada es lo que parece. La gente y situaciones nos sorprenden una y otra vez a aquello que abren los ojos de lo que pasa por enfrente. Eso  es lo que más se me quedó de la conferencia y me tarde varios días en no sólo asimilarlo sino verlo.

Collective Academy no me deja de sorprender. Hay tanta gente con la que convivo todos los días que me encantaría pudieran abrir más sus ojos y cuestionarse el por qué hacen lo que hacen y bajo qué fundamento.

Michael Shermer dejó clarísimo lo limitada que es la mente humana y lo fácil que se puede manipular el cerebro y las conexiones neruronales. De verdad que acabé muy confundida y hasta sentí tristeza porque me puse a reflexionar sobre situaciones donde siento que los medios, el gobierno, trabajos y hasta amistades han tratado de manipular mi pensamiento. No siempre con un fin malo pero el simple hecho de distorsionar algo y que lo creas es lo que me hizo sentir tristeza.

También estuve pensando en cómo se podría evitar eso y la verdad es que aún queda mucho por explorar el cerebro humano, cómo funciona y cómo reacciona ante eventos.

Quiza hasta estoy confundiendo a la gente que está leyendo eso y la verdad es que es el propósito. Lo más importante que quiero dejar en este escrito es que te cuestiones todo lo que hagas y que encuentres la razón de por qué lo haces. Si obtienes la respuesta del por qué de tus actos y estás tranquilo/a con eso, ya estás del otro lado y el cuestionamiento puede terminar porque tampoco creo que valga la pena cuestionarnos todo todo el tiempo, sería muy desgastante. Pienso que lo mejor es estar agusto contigo mismo y seguro de que lo que estás haciendo es lo que quieres y tiene su razón de ser.

Mar Carrasco - Gamma

Por naturaleza, los humanos nunca estaremos conformes con lo que queremos y siempre envidiaremos lo que tiene el prójimo. Es por esto que es importante recalcar que equidad, igualdad y justicia son diferentes conceptos. El filósofo Harry Frankfurt menciona que “un mundo en el que todos suframos de una pobreza terrible sería un mundo perfectamente igual, pero muy pocos preferirían eso al mundo en el que vivimos ahora. Es por esto que “igualdad” no es lo que realmente estamos buscando.”[1]

A lo largo de la historia, las mujeres han sufrido de una desigualdad desmesurada, sin embargo se han generado avances significativos que han ayudado a combatir la discriminación y han buscado la igualdad de grupos vulnerables. Asimismo, se han creado movimientos importantes para intentar eliminar los abusos a estos grupos, los cuales han desencadenado grandes avances en la sociedad.

Entre los logros con un mayor impacto se encuentran:
- La abolición de la esclavitud
- El acceso de las mujeres a la educación superior
- La erradicación del racismo
- La aprobación del voto femenino
- El incremento de mujeres en la política

Sin embargo, siguen existiendo algunas diferencias que demuestran que la batalla por el trato igualitario hacia mujeres y hombres no se ha logrado ganar completamente. Por ejemplo, la diferencia de sueldos entre hombres y mujeres de una misma posición en la misma organización, ha provocado disgusto entre la gente.

Esto ha motivado diversas reacciones ya que hay quien piensa que no importa nuestro género, somos seres humanos y debemos tratarnos como iguales; otros piensan que los hombres están más capacitados por lo que su sueldo debe ser mayor independientemente del puesto y otros opinan que las mujeres deberían quedarse en la casa criando a los hijos y que el hombre es quien debe de proveer.

Los hombres y las mujeres somos diferentes física, fisiológica y psicológicamente, la naturaleza necesita que existan estas diferencias para que sobreviva la especie.
En mi opinión, esta diferencia no es mala, ni implica que la mujer sea inferior al hombre, simplemente significa que no somos iguales. Inclusive en España se creó una campaña conocida como #YoNoSoyElSexoDébil para pedir que se elimine la definición de “conjunto de las mujeres” al buscar “sexo débil” en la RAE.

En el aspecto laboral tanto las mujeres como los hombres deberían tener las mismas oportunidades de solicitar un trabajo y de poder obtener la misma remuneración del mismo. En la mayoría de los trabajos debe ser un tema de preparación y experiencia, no de género. Pero reconozcamos que hay trabajos que harían mejor las mujeres simplemente porque está en su naturaleza un instinto maternal y menos agresivo, así como hay trabajos que harían mejor los hombres.
Pienso que solicitar una “cuota mínima” de mujeres, homosexuales, hombres, negros, pobres o ricos en un trabajo es absurdo ya que es quitarle la oportunidad a alguien que está mejor capacitado solo por intentar ser “justos”.

En México se ha buscado incluir a las mujeres en la política, es por esto que  en “el proceso electoral federal 2011-2012, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación impuso a los partidos políticos y coaliciones una cuota en las fórmulas de candidatos propietarios y suplentes para diputadas/os y senadoras/es respectivamente. Como resultado de estas medidas, el porcentaje de integración femenina en el Congreso federal alcanzó una cifra cercana al 35%, lo que implica que haya 185 mujeres diputadas y 42 senadoras, o sea, 227 curules ocupadas por mujeres. Un logro histórico.”[2] Para el 2017, se implementó el principio de paridad de género en la postulación de candidaturas para todos los cargos de elección popular a nivel local.

Como humanidad hemos buscado ser cada vez más incluyentes sin importar si eso impacta al bienestar de la sociedad. La mayoría no siempre tiene la razón y el bien común no siempre es evidente para la mayoría.
Pongamos el ejemplo más sencillo: las elecciones del 1 de julio de este año. El voto de una persona preparada, con estudios y con trabajo es mucho más razonado que el voto de una persona que únicamente estudió la primaria, sin importar si eres hombre o mujer; como “todos merecemos votar”, ¿nuestro voto debe valer lo mismo? Justo por esto, es un logro importante que las mujeres no sean privadas de la educación ni del trabajo. Hay casos en que los partidos tuvieron que postular a mujeres para competir por distritos con prácticamente nulas posibilidades de ganar sólo para cumplir con la paridad de género.

Emma Watson tiene mucha razón al decir en el discurso de su movimiento HeForShe que "los hombres tampoco gozan de los beneficios de la igualdad (…) Tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser sensibles, tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser fuertes". [3] Si bien somos diferentes ambos géneros gozamos de libertad, la cual debe ser respetada.

El problema principal, es que en el intento por defender a las minorías, las medidas que se toman son contraproducentes ya que gente sin la experiencia y conocimientos necesarios para un puesto fundamental, lo obtienen solo por ser parte de una minoría cuya cuota en la empresa o el gobierno no están cubiertas. En estos casos, intentando mitigar una desigualdad que afectaba a una minoría, se provoca una que afecta a una mayoría.

Otro tema  que me preocupa y está siendo impulsado mundialmente, es la “identidad de género”. [4] Estas iniciativas buscan darle el poder de elección desde temprana edad a los niños de elegir su orientación sexual. Estoy convencido de que a esa edad, el cerebro está ocupado en aprender nuevas cosas y muchas de ellas son por imitación, entonces que un niño tenga conductas parecidas a las de su mamá, que es con quien más convive, no lo convierte en homosexual.

En conclusión, tengo posturas firmes en varios temas:

Aunque a lo largo del tiempo ha habido cambios que han beneficiado a la sociedad y logrado disminuir la desigualdad, al ser un tema multifactorial es muy difícil llegar a políticas públicas con las que todos estemos de acuerdo. Es por eso que para tener una sociedad en la que podamos convivir de manera pacífica, necesitamos ser respetuosos y seguir con los esfuerzos para cada día beneficiar a más personas.

[1] https://www.theatlantic.com/science/archive/2015/10/people-dont-actually-want-equality/411784/

[2] https://www.ine.mx/paridad-de-genero-derechos-politicos/

[3] http://www.unwomen.org/es/news/stories/2014/9/emma-watson-gender-equality-is-your-issue-too

[4] https://www.gob.mx/segob/articulos/que-es-la-identidad-de-genero

 

En estos tiempos todavía es sorprendente ver como hay lugares en los cuales no hay una igualdad de género.

Podemos hablar de las zonas más recónditas del país, la cierra de Oaxaca donde se comprende que tengan usos y costumbres diferentes. Pero el ver como en las grandes ciudades existe aun esta brecha y como no se acorta ni se mueve es preocupante.

Hay aun muchas empresas en las cuales es muy difícil ver a una mujer con un puesto importante o se sabe que ganan menos. Creo que es tarea de estas generaciones el marcar una diferencia, al ser respetuoso de con las personas con las que trabajamos y al entender que todos tenemos los mismos derechos.

En lo personal tengo gente en puestos más altos que el mío y me da mucho gusto poder aprender de estas magnificas personas porque nos dan una óptica diferente a la que sería estar rodeado de hombres. Se que hay personas que no fueron educadas de la misma forma y nos les gusta a lo mejor tener que recibir ordenes de una mujer, pero al final yo creo que es muy importante entender que la persona esta ahí por su inteligencia y sus cualidades, nada en esta vida es gratis.

Copyright Ⓒ 2021. Todos los derechos reservados
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram