I recently had an epiphany (and kind of an obligation on my masters on writing about this) of what if working 4 days a week was the answer.

This year a trusts firm called "Pepetual Gardian" in  New Zealand decided to make a trial for 8 weekes (March-April), where all there employees worked only four days (payed 5).

And guess what?

Amazing NEWS!

"Our leadership team reported that there was broadly no change in company outputs pre and during the trial," Barnes explained in a press statement.

"They perceived no reduction in job performance and the survey data showed a marginal increase across most teams." Barnes

"What we've seen is a massive increase in engagement and staff satisfaction about the work they do, a massive increase in staff intention to continue to work with the company and we've seen no drop in productivity," Barnes explained to the New Zealand Herald.

Of course, it remains to be seen whether the impressive outcomes of the trial can be maintained if Perpetual Guardian indeed makes the four-day week a permanent change in its business.

But there's no doubt the benefits are many and varied for workers if they don't have to spend so much of their week slogging away at work.

Previous research has shown working full-time can be bad for your brain and mental health, and other analyses have also borne out that productivity suffers when employees have to work too much.

Did you know that working for long period of times is bad for your brain?

Back in April, a study led by Erin Reid from Boston University found that mangers couldn't tell the difference between consultants who worked 80 hours, and those who just pretended to. "While managers did penalise employees who were transparent about working less, Reid was not able to find any evidence that those employees actually accomplished less, or any sign that the overworking employees accomplished more," writes Green Carmichael.

Ericsson challenges Malcolm Gladwell Theory about 10,000 hours

For context, Gladwell, is a journalist that wrote "The Tipping Point" , "Blink", "Outliers" and many more amazing books; he has a theory about how many time you have to spend doing an activity to become an expert.

via GIPHY

He firmly suggests that about 10,000 hours.

Multiple experiments done in Ericsson's lab have shown that people can commit themselves to only four or five hours of concentrated work at a time before they stop getting things done. Past the peak performance level, output tends to flatline, or sometimes even suffer.

"If you're pushing people well beyond that time they can really concentrate maximally, you're very likely to get them to acquire some bad habits," Ericsson tells Tech Insider. What's worse, those bad habits could end up spilling into the time people are normally productive, and suddenly even the shorter weeks are wasteful.

Ryan Carson, CEO of the technology education company Treehouse, has seen his employees become happier and more productive since he implemented the 32-hour work week back in 2006. Core to Carson's leadership philosophy is the belief that forcing people to work 40-hour weeks is nearly inhumane, he told the Atlantic last year.

A similar story is playing out at Reusser Design, a Midwest web development company that changed to a four-day week in 2013. Even though the company works longer hours to make up for the lost Friday, company founder Nate Reusser says productivity and engagement have never been better.

"You wouldn't believe how much we get done," he told CNN last year, adding that the policy motivates people to work harder, similar to how people hustle to finish projects before they go on vacation.

I agree that MORE ISNT BETTER. BETTER IS BETTER. We should all be daring to have trials and experiment with ourselves and our teams.

My rules of the 4-day workweek would be:

  1. No lounging around on day five (save that for the weekend)

  2. Set clear goals for your day off

  3. Work the normal hours you would do at your day job 

  4. Only work on your side hustle/ passion (don’t get sucked into shopping or paying bills)
  5. I found that without discipline, your 4-day workweek is useless. It ends up putting you further behind and that will only make you feel worse

“Your day off each week is the time where your destiny is shaped and your dreams can be achieved. Don’t give up these huge payoffs for Netflix, junk food and gossip”

Sources:

Thank you for reading me,

Maria Albarrán

En México estamos acostumbrados a que las cosas son como son, en general no creemos en el cambio hasta que sucede. Por eso traer una propuesta a la mesa de cambiar el sistema de una jornada laboral de 5 días a 4 ó a 3 suena realmente imposible. Esto bajo el esquema de que las generaciones pasadas nos siguen liderando, porque cuando platico con gente “millennial” muchas veces la primer respuesta es negativa ante cualquier cambio, pero después de uno o dos argumentos, la platica se puede convertir en un diálogo de que las cosas en México sí deben y pueden cambiar.


A principios de año, el World Economic Forum publicó un artículo donde se destacaba que México es el país en el que más horas se trabaja  al año por persona.

Para ser exactos, 112 días más que Alemania que es en el que menos horas se trabaja.

Y esto, ¿ A qué se debe?

Somos un país con muy baja productividad, y cuando digo productividad me refiero a la rendimiento por el tiempo invertido.

Esto, ¿ Qué significa?

Qué para conseguir los mismos resultados o incluso peores, trabajamos muchas más horas que otros países.

Es evidente que algo no estamos haciendo bien.

Si observamos los países con mayor desarrollo podemos ver que sus jornadas laborales son más cortas, países como Alemania, Dinamarca, Holanda, etc. Por eso creer en que bajar los días de jornada laboral en México suena realmente difícil.

Por lo tanto, el número de horas que se dedican al trabajo y los resultados obtenidos, no están necesariamente relacionados.

Si eres de los que piensa que la productividad es un término que se inventó en las empresas para hacer sentir mal a los empleados y poder presionarlos, estas equivocado. Ya que la baja productividad tiene efectos visibles en la población;

1- Reducción de la calidad de vida; debido a un horario más largo para poder ser más “competitivos”.

2- La pérdida de competitividad y por lo tanto menor poder adquisitivo por el déficit de productividad.

Entonces, ¿Cómo podemos aumentar la productividad? ó en otras palabras, ¿Cómo podemos sacarle más rendimiento a nuestro tiempo invertido en el trabajo?

Eliminar el presentismo o como mejor lo conocemos “ la hora nalga”. La cultura antigua de las empresas estaba basada en la presencia, porque no lo cambiamos por la eficiencia.

Es evidente que estar sentado no es lo mismo que estar rindiendo, estar sentado no significa trabajar bien y ser eficiente. Hay días que trabajamos más horas, días que trabajamos menos, hay días que se necesita nuestra presencia, dias que no. Por lo que pensar en una propuesta de trabajar 3 días a la semana efectivos puede ser una solución para contraatacar la baja productividad del país.

Hay muchas empresas que empiezan a tener prácticas de trabajo remoto,  “home office” y horarios flexibles, en general empresas trasnacionales que tienen presencia en México y en otros países ó startups que los líderes son millennials y que tienen otra cultura . Esto en el siglo XXI se puede lograr porque a diferencia de hace 10 años, hoy hay internet en cualquier lugar y la mayoría de la gente trabaja con una laptop o un tablet ó hasta un celular, la forma de comunicación que hoy tenemos es instantánea.

En el artículo Millennials buscan trabajo, aunque estén empleados y satisfechos, de FORBES está comprobado que los millennials valoran mucho el balance vida personal y trabajo, por lo que la productividad de las empresas puede aumentar rápidamente si logran conseguirlo.

¿Que se necesita para cambiar el modelo de jornada laboral en México de 5 días a 3 días a la semana?

1.- Tener objetivos SMART con cada persona.

2.- Tener una cultura empresarial de “ Trabajo por resultados”.

3.- Y creer que México sí puede cambiar.

Algunos de los beneficios de este cambio serían:

1.- Aumento de productividad en las empresas como resultado de gente más motivada.

2.-Menos tráfico porque no toda la gente iría los mismos días.

3.- Gente feliz entre balance vida personal y trabajo.

En poco años las empresas van a estar lideradas bajo esta generación que ya no solo busca quedarse en una sola empresa toda la vida y que la remuneración económica no lo es todo. Entonces México tiene que estar preparado y empezar a buscar soluciones para poder retener talento en las empresas y que la gente sea feliz.

Citas:

World Economic Forum, 2018.

Millennials buscan trabajo, aunque estén empleados y satisfechos. Forbes


No es ajeno para mí, el trabajar solamente 4 días a la semana, los últimos 5 años trabajando me han demostrado que puedo realizar mis actividades en mucho menos horas de las establecidas, me he vuelto más eficiente lamentablemente mis horarios no.

El último año de trabajo, acomodé mis actividades de diferentes formas, comenzar más tarde y salir más temprano, mis resultados como empleada seguían siendo arriba de lo esperado, por lo que tomé un camino más arriesgado. Yo soy de las empleadas que trabaja más, y levanta la manos más veces para liderar nuevos proyectos, esto repercutió en mi estado emocional, por lo que decidí tomar un camino más arriesgado, era momento de comenzar a tomarme un día personal. Ese día no necesariamente el mismo, esto dependía de diferentes cosas, como, mis otras reuniones y compromisos, pero por lo menos cada 2 semanas me tomaba un día extra para mí, mis resultados seguían arriba del promedio pero algo cambió a nivel personal, mi nivel de estrés bajó muchísimo, mis relaciones en el trabajo mejoraron y pude por fin enfocarme en proyectos personales.

Entonces, ¿por qué deberíamos probar una semana de trabajo de 4 días?

No me quiero volver loco

En un mundo tan competido, siempre buscamos entregar mejores resultados, ser quien está en la oficina, ser un top performer y eso afecta nuestra vida personal, ya que no tomamos vacaciones y le  damos poco tiempo a nuestra familia y a nosotros mismos. Llega un punto en que nos quemamos mentalmente, el estrés se apodera de nosotros y cualquier estímulo es suficiente para hacernos explotar, los tics nerviosos aparecen y las constantes gripas.  Un día extra para ti, reduce el estrés y con ello aumentan tu estado de ánimo que a su vez hace que tus defensas aumenten y no tengas que faltar, o gritarle a alguien en medio de los pasillos.

¡Menos smog, menos claxons!

De los momentos más estresantes es cuando tienes que manejar a a la oficina, al estar estresado duermes mal y es difícil despertar temprano por lo tanto saldrás a la hora del tráfico. Ese día libre va a reducir tu gasto de gasolina y el uso de tu automóvil o en su defecto nos ahorramos el estrés de manejar para llegar temprano.

Mayor productividad y eficiencia

En un país como México en donde hay muchísima competencia para mantener un trabajo, la gente pasa más horas del horario establecido, no necesariamente trabajando, pero hay una imagen incorrecta en donde quien pasa más tiempo en la oficina, trabaja más. Entonces estaría bien visto que por lo menos 1 día a la semana no estuvieras en la oficina y ese tiempo para ti te obligaría a volverte más productivo en los días que tengas destinados a estar en la oficina, por lo que la gente se volvería más productiva y sobre todo eficiente.

Para lograr esto se necesitan varias cosas, en mi experiencia:

Disciplina: mis 4 días de trabajo, eran realmente de trabajo.
Priorizar: visualizar tu semana, y ordenar lo importante vs lo urgente, buscas que esas reuniones interminables sean más productivas y no se pierda el tiempo sentado hablando sin llegar a ningún resultado.
Elegir el día correcto: El día libre, debe ser a mitad de la semana, para cambiarle el ritmo a la semana, no recomiendo que se tome como un fin largo, sino esa actitud que tienes el viernes de “ya es fin de semana” la tendrás el jueves y en lugar de ser más productivo, te vas a frustrar porque no terminaste tus pendientes.

Me gustaría un mundo laboral en donde el home office y los días personales son una realidad, aunque no sé que estoy dispuesta a sacrificar.

Para ser lo más eficiente posible se requiere de pensamiento difuso y enfocado en el transcurso del día laboral. Para esto se necesitan espacios donde poder aplicar ambos tipos de pensamientos y así lograr que nuestra actividad cerebral no termine desgastada de tanto esfuerzo en el pensamiento enfocado.

La mayoría de espacios donde colaboramos hoy, no cuentan con estas facilidades que nos pueden permitir intercalar entre ambos. Se recomienda normalmente salir a tomar aire o dar una vuelta cerca de la oficina para poder regresar más enfocado a terminar una tarea,  ¿pero qué si existieran este tipo de instalaciones que se prestaran para poder divagar en creatividad?

Es cierto que cada vez son más las empresas que ofrecen instalaciones para poder relajarse, cambiar de switch y lograr ese enfoque y efectividad necesaria. Estar en un mismo lugar de trabajo durante horas puede ocasionar monotonía, por lo tanto frustración y falta de creatividad. Desde mi perspectiva, no es necesario cortar las horas de la semana para volvernos más efectivos, ni reducir drásticamente horas diarias de trabajo. Esto puede ajustarse a las distintas necesidades de cada empresa, sin embargo es más importante mejorar la calidad de las horas que estamos en estos espacios. Hablo desde asientos y escritorios ergonómicos para los colaboradores hasta áreas verdes, lugares de descanso, entre otros.

Si logramos traer lo necesario y básico para los colaboradores a sus oficinas, ahí solucionaremos problemas de tráfico, contaminación, calidad en calles, estrés, entre muchos otros. Una de las cosas que empresas ya están incorporando en sus oficinas son: spas, cines o salas de entretenimiento, áreas para mascotas, estudios fitness, cafeterías, áreas de silencio y guarderías.

Fuente: Curbed, Google Being Google, Puts Orange Grove in its New Office, Febrero, 2013, URL: https://www.curbed.com/2013/2/7/10275624/google-being-google-puts-an-orange-grove-in-new-officegoogle-being

Existen ya pruebas de que el reducir días de trabajo en la semana en otros países ayuda tanto a la congestión y calidad de calles como al medio ambiente, ocasionando menos contaminación. Sin embargo, vivimos en un país donde el ingreso principal en la mayoría de las personas es tan bajo que si contaran con más días libres, probablemente buscarían la posibilidad de generar un ingreso extra. Es por esto, que creo fielmente que en el caso específico de México la solución es mejorar las condiciones laborales de los trabajadores en las empresas y acercando a ellos algunas facilidades. Por y para las mujeres, por ejemplo, tenemos que empezar a migrar a espacios de trabajo que cuenten con guarderías, lo cual las apoyaría en el ámbito laboral sin tener que estarse preocupando si sus hijos se encuentran en un lugar seguro o que tengan que salir por ellos a una hora en específico. Lo mismo sucede con las mascotas (hijos de algunas personas), hoy en día ya existen oficinas que cuentan con espacios separados (o no) dentro de sus edificios.

Por otro lado, el ofrecer flexibilidad de horarios puede generar una mayor satisfacción, por lo tanto eficiencia, en los empleados si estos sienten la libertad de llegar e irse a la hora que mejor les convenga. Esto, definitivamente, será algo que aportará al tráfico de nuestra linda ciudad, pues no determinas días y horas en específico para todos, sino que se distribuye mejor el tránsito de acuerdo a horarios distintos.

Es un hecho que no todas las culturas son replicables, pues depende mucho de los colaboradores, sus líderes, la industria y el área o equipo de trabajo de cada quien. Sin embargo, se pueden siempre realizar esfuerzos que mejoren la vida de tus colaboradores y de la sociedad en general, con el fin de crear fuerzas de trabajo más eficientes y así impactar en la productividad de nuestro país.

Por leerme, gracias.

Fuentes: 

http://teovanyo.com/the-worlds-most-dog-friendly-office/
https://www.curbed.com/2013/2/7/10275624/google-being-google-puts-an-orange-grove-in-new-officegoogle-being
https://www.bbc.com/mundo/vert-cap-38261887
https://es.coursera.org/lecture/aprendiendo-a-aprender/introduccion-a-los-modos-enfocado-y-difuso-JproU



¿Recuerdas el ultimo fin de semana largo? Seguro tus planes fueron salir de la ciudad, un fin de semana en Cuernavaca o quizá sol, arena y mar… un Acapulcazo o simplemente ver maratones de series en Netflix.

Imaginemos que todas las semanas laborales fueran de 4 días, pero para llegar a esto tendríamos que cuestionarnos:

Es una realidad que la mayoría de las empresas en México tienes horarios de 9am a 7pm de lunes a viernes.

Jason Fried, el CEO de la empresa de desarrollo web Basecamp, con sede en Chicago

trabajan menos tiempo en verano: cuatro días en lugar de cinco y 32 horas por semana. 

Los resultados se reflejan en el mediano y largo plazo, según el CEO de la compañía. Muy pocas personas dejaron Basecamp desde que se lanzó en 1999. Los que superan el año suelen quedarse por largas estadías. De hecho, el 60% de los trabajadores está en Basecamp hace más de 4 años.

Algunos cambios pequeños pero significativos que me han tocado vivir son:

Considero que adicional al beneficio a los empleados, ayudaría a esta ciudad en aspectos de movilidad, niveles de contaminación y tiempos de traslado.

Definitivamente trabajar menos días o jornadas laborales mixtas (oficina/home office) es una propuesta que tenemos que empujar para el beneficio de todos.

Referencias: 

https://www.infobae.com/tendencias/innovacion/2017/07/13/el-trabajo-sonado-una-empresa-regala-a-sus-empleados-usd-5-mil-para-las-vacaciones/

Tengo dos opiniones respecto al tema de trabajar 3 o 4 días a la semana, la primera es respecto al hombre más rico de México.
Slim es rico, pero debido a su dinero familiar y engañando a los usuarios de Telmex en América Latina, usa el gobierno corrupto para hacer lo que quiera. El servicio de Telmex es pobre en todos los sentidos. Utiliza empleados en su mayoría no preparados, como 20 en una oficina que requiere solo 5 debido a que no usan la tecnología adecuadamente, lo que contradice lo que él mismo afirma en sus argumentos. ¿Y qué tal el servicio de sus empresas? Miserable también; las líneas en las calles tienen cableado viejo y causan problemas cada mes, en general los conductores de cable se ven todas las semanas "arreglando" cables, pero lo que hacen es usar "pares libres", esto significa que pueden desconectarte para reparar a tu vecino. ¿Por qué? porque Slim ofrece un sistema de salario tipo vendedor, un salario básico miserable y un salario por reparación para los técnicos de la calle.  Por lo tanto, el hecho de que un hombre como Slim, con las empresas, el tipo de retribuciones y el perfil de empleados que tiene; me hace dudar que realmente busque el bienestar de sus colaboradores, más bien parece que desea tener más esclavos y peor pagados.

Por otro lado, creo que en México si hace muchísima falta una cultura orientada a resultados y no a horas y días trabajadas. Países mucho más productivos como Holanda o Alemania trabajan casi la mitad de horas a la semana, me parece que el formato de 4 días a la semana en esos países con un enfoque al resultado podría funcionar pero en México nos falta mucho por recorrer antes y depende de nosotros lo jóvenes quienes seremos los futuros directores y empresarios de este país el empezar a implementar este tipo de formatos.

Pareja Savanna Pumé cazando en los llanos de Venezuela  (Fotografía de Russell D. Greaves)

Aunque hoy en día, en la mayoría de países del mundo damos por sentado que la semana laboral es de 5 días, esto no siempre ha sido así. La semana, ni siquiera lleva tanto tiempo siendo de 7 días. Por ejemplo, en el euskera, un idioma hablado en una pequeña región al norte de españa, lunes, martes y miércoles, se llaman astelehena, asteartea y asteazkena, que traducidos serían: principio de la semana, entre semana, y final de la semana, dando a entender que las semanas sólo tenían 3 días.

Los primero indicios históricos de la semana de 7 días vienen del judaísmo, del siglo VI antes de cristo. Por ejemplo, en la antigua Roma, cada 8 días se celebraba un día llamado nundinae, que era el día de mercado y en el que los estudiantes no tenían que ir a clase. Otro ejemplo curioso, es el del calendario chino, en el que ya desde la Edad de Bronce, los días se agrupaban en semanas de 9 o 10 días, conocidos como xún (旬), de forma que los meses se dividían en 3 xún. Japón también adoptó este sistema, varios cientos de años después, y también lo hizo Corea, con los nombres de jun (旬) y sun (순,旬) respectivamente.

Por lo tanto, antes de hablar de semanas de 3 días laborales, debemos entender cómo llegamos a las semanas de 7 días actuales, con uno o dos días festivos. El concepto moderno de semana y fin de semana comenzó en el Reino Unido, a principios del siglo XIX, y el fin de semana era un acuerdo voluntario entre los dueños de las fábricas y los trabajadores. Los patrones ingleses empezaron a permitir a los trabajadores salir a las 2pm el sábado, a cambio de de que estos llegaran sobrios y descansados el lunes.

Esto nos lleva a pensar que este día medio festivo adicional, además del domingo que ya disfrutaban, sirvió para aumentar la productividad, ya que de otra manera, hubiera sido difícil que los propios patrones fueran los que propusieran esta medida. Y esto es consecuente con las observaciones de que el trabajo esclavo tiene muy baja productividad [1]. De esto, podemos deducir que existe un límite superior a los días seguidos sin descanso que pueden trabajar las personas, y que a partir de cierto punto la productividad se vuelve negativa.

Llegados a esta primera conclusión, puede resultar interesante echar la vista aún más atrás, y lo que descubrimos puede sorprender al lector. Antes de que la especie humana desarrollara la agricultura, cuando toda la humanidad era aún cazadora-recolectora, el humano promedio trabajaba significativamente menos. Dos de los autores más respetados en la materia, Richard Borshay Lee e Irven DeVore, explican lo siguiente en su libro “Man the Hunter”:

Fue una sorpresa para muchos que incluso los cazadores “marginales” estudiados por etnógrafos realmente trabajaban pocas horas y explotaban fuentes de alimento abundante. Muchos de los grupos de cazadores vivían trabajando únicamente entre 2 a 4 horas al día y no se observaron ningún rasgo de las crisis que generalmente se le atribuyen a las sociedades cazadoras. [2]

Aunque existen distintas estimaciones, el consenso académico es que primero la agricultura y después la sociedad industrial incrementaron en gran medida el tiempo dedicado a trabajar. En este punto me gustaría recomendar Sapiens: A Brief History of Humankind de Yuval Noah Harari, quien ilustra el día a día de la humanidad en niveles pre-agrícolas.

Quizás lo más correcto sea ver el tema que estamos tratando desde una perspectiva socioeconómica, a un nivel muy macro, ya que al igual que existe un límite superior a la semana laboral también existe un límite inferior. Este límite inferior no aplica de manera individual, puesto que hay personas que nunca trabajan de manera formal en toda su vida. Sin embargo, este modelo de cero días laborales por semana no lo podemos extender a toda la sociedad porque esta colapsaría. Por lo tanto, debe existir un mínimo de días o de horas laborables que cada miembro de la sociedad debe aportar de media. Aquí entra un factor bastante subjetivo a la hora de determinar cuál es el nivel de producción mínimo que necesita una sociedad. ¿Sirve con que nadie muera de hambre, o debemos ir más allá y proveer una vida digna a cada uno de los miembros de la sociedad? Parece que en la mayoría de sociedades modernas, el mínimo lo establecemos en que todos los miembros puedan disfrutar de una vida “digna”, aunque luego definamos ese término de distintas maneras. Por lo tanto, podemos concluir que el número de días laborables en la semana deberá ser mayor al número de días necesarios para proveer un nivel de vida digno a cada uno de sus miembros.

Por lo tanto, empezamos a ver la relación entre días laborables y productividad, ya que sociedades más productivas, serán capaces de proveer ese nivel de vida digna trabajando menos días. Esto nos podría llevar a pensar que existe una correlación entre las horas trabajadas y el nivel de productividad de los países, sin embargo cuando miramos las estadísticas vemos que la correlación no es tan clara, puesto que existen países como Corea o Estados Unidos, que a pesar de tener niveles de productividad muy altos, también trabajan muchas horas en términos relativos. No obstante, no vemos el ejemplo contrario, países de baja productividad que trabajen pocas horas. Esto nos lleva a pensar que los países en desarrollo todavía no han llegado al nivel de productividad suficiente para empezar a reducir sus semanas laborales.

Por otro lado, también vemos que las semanas laborales tienen que ver con los derechos de los trabajadores. Los dos países arriba mencionados, Estados Unidos y Corea, no son conocidos como bastiones socialistas, y sabemos que el poder de los sindicatos es muy reducido. Más allá, también vemos que incluso en países democráticos, donde los trabajadores tienen relativamente bastante poder, como en Europa, existen leyes que limitan el número de horas y de días que pueden trabajar los empleados. Esto podría hacernos pensar, que si dejamos la decisión en manos de los patrones, éstos harían trabajar a sus empleados el máximo posible. Además, podemos asumir que los patrones desean maximizar su utilidad, por lo que la tesis de que se puede producir lo mismo o más trabajando menos horas parecería contraria a cómo lo ven los patrones.

Si recapitulamos, vemos que tenemos un mínimo de días laborables establecido por la producción mínima para dar una vida digna a todos los miembros de la sociedad, un máximo, determinado por la fatiga que podría producir trabajar día tras día sin ningún descanso. Y además tenemos dos fuerzas, los empleados, que desearían trabajar menos días y los patrones que prefieren que los empleados trabajen más días.

Si miramos la literatura científica, veremos que hay estudios que indican que disminuir el número de horas trabajadas aumenta la producción [3] y otros que apuntan que a pesar de la caída de la productividad la producción total aumenta a medida que aumentan las horas trabajadas [4]. En este aspecto, sabemos que en la mayoría de las jurisdicciones hay un costo fijo asociado a contratar un trabajador, por lo que si un trabajador cuesta 100 a la empresa, dos trabajadores que trabajan la mitad de horas no cuestan 100 (50+50) sino 120 (60+60). Por esta razón, en general, los patrones prefieren que sus empleados trabajen más en lugar de contratar más trabajadores. Sin embargo cada empresa es un mundo: la cultura, los sueldos, la productividad… difieren en gran medida de una empresa a otra, incluso entre dos empresas situadas una junta a la otra.

Debido a esta diversidad, creo que es difícil encontrar una medida que sirva para todo el mundo. Siempre y cuando no exista esclavitud, y las sociedades tengan los incentivos adecuados para que todos sus individuos puedan tener un nivel de vida digno, considero que cada empresa y cada sociedad debería encontrar su propio punto de equilibrio. Para tomar esta decisión la ideología juega un papel muy importante, porque mientras algunas sociedades deciden resolver la ecuación de horas trabajadas para maximizar las horas de ocio de los trabajadores, otras sociedades preferirán maximizar el crecimiento económico.

En mi opinión las sociedades no deben imponer una posición u otra a las empresas, y deberían dejar en manos de los patrones la decisión de cuántas horas deberían trabajar sus empleados. Para ello es muy importante que existe la suficiente flexibilidad laboral, para que los empleados puedan rechazar aquellos trabajos que consideren demasiado demandantes, y por lo tanto los patrones tengan que reducir los requerimientos. Al igual que los sueldos son parte de la negociación, las horas, días y condiciones de trabajo también deben formar parte de la negociación, por lo que si tanto el patrón como el trabajador están felices con una semana laboral de 3 días, nada debería impedir poder llegar a este acuerdo.

[1] TY - JOUR T1 - The Low Productivity of Southern Slave Labor: Causes and Effects A1 - Genovese, Eugene D. JF - Civil War History VL - 9 IS - 4 SP - 365 EP - 382 PY - 1963 PB - The Kent State University Press SN - 1533-6271 UR - https://muse.jhu.edu/article/415528 N1 - Volume 9, Number 4, December 1963 ER  Sci-Hub: https://sci-hub.tw/https://muse.jhu.edu/article/415528/pdf

[2] Lee, R., DeVore, I. (1968). Man the Hunter. New York: Routledge. Capítulo 4: What Hunters Do for a Living, or, How to Make Out on Scarce Resources https://www.taylorfrancis.com/books/e/9781351507462/chapters/10.4324%2F9780203786567-6

[3] Marion Collewet, Jan Sauermann, Working hours and productivity, Labour Economics, Volume 47, 2017, Pages 96-106, ISSN 0927-5371, https://doi.org/10.1016/j.labeco.2017.03.006.  http://ftp.iza.org/dp10722.pdf

[4] H. Randolph Thomas, Karl A. Raynar, Scheduled Overtime and Labor Productivity: Quantitative Analysis,1997, Journal of Construction Engineering and Management, 181-188, 123, doi:10.1061/(ASCE)0733-9364(1997)123:2(181) https://ascelibrary.org/doi/abs/10.1061/(ASCE)0733-9364(1997)123:2(181) Sci-Hub: https://sci-hub.tw/https://ascelibrary.org/doi/abs/10.1061/(ASCE)0733-9364(1997)123:2(181)

In today's world luck is known to be the experience of notably positive, negative, or improbable events. I, on the other hand, like to think that there is no such thing as people who are naturally lucky, but rather than that fortunateness comes to those who are tenacious enough to know how to play life´s cards the right way.

We are constantly evolving, so why shouldn´t companies and the way we work do the same? I am lucky enough to have had the chance to experience two entirely different work environments, one more structured with a 9 to 5 schedule where productivity was measured by being on call even if you had nothing else to do and a totally different one where I am measured in objectives, manage my own time and have the chance to balance my personal and work life.

On a first glance, it would seem that the second one is less productive but in reality, it is the complete opposite. Taking a closer look I discovered that in this new environment I work more hours and am a hundred times more productive. Why? Because I choose to, I love my job and also I work with people who are as passionate and happy as I am. Having my own responsibility of achieving my goals and the possibility of having balance in my personal changes EVERYTHING to the point where a 5 day work week feels like a 3.

A recently read a study by economists at the University of Warwick that states that happiness has led to a 12% spike in productivity. That is why choosing a company that invests in employee support and satisfaction creates a productive environment for teams and leads to better results.

Shawn Anchor, author of The Happiness Advantage (read it now!), has found that the brain works much better when a person is feeling positive and crucial leaders become more creative, work better with their teams and solve problems in a faster way.

For companies that haven´t made a switch quite yet and are more conventional, there is no need of having a 3-day work week, improving your team's productivity will only be successful if you change your mindset and the way you measure employee performance. Compressed or independent work schedules don´t mean that you have to create more pressure for employees because you are in a time crunch to do more in less time, it means creating an environment that is focused on workers´ positive mental health, stress levels, and fatigue.

Jus squeezing five days of 10-hours-a-day work into a compressed 40-hour schedule is not the answer. This is why I believe that by measuring work in reaching objectives rather than time is more effective for having a constructive working environment.

- Tendríamos demasiado tiempo libre.

- No es alcanzable.

- Eso es pensamiento de flojos.

- El mercado no funcionaría si sólo se trabajan 3 días a la semana.

- ¿Tal vez en países europeos, pero en México? - ¿Donde la ley dicta que en el primer año laboral no existen días de vacaciones?

Es  cierto que en países desarrollados, sobretodo en Europa, las empresas entienden e impulsan el famoso: ¨work/life balance.¨ Aplicando distintas medidas para poder permitir que su sociedad goce de un equilibrio sano entre su trabajo y su vida personal y tiempo libre. Pero parece que nuestro país, donde bien damos mucho espacio para la famosa ¨hora nagla¨, no damos nada de importancia a mantener una vida laboral y personal equilibrada.

En todo esto, existen 2 puntos importantes a cambiar. Primero, los horarios establecidos de trabajo y segundo, días permitidos de vacaciones pagadas.

Dentro del primer punto, debemos empezar por comprender que la semana de 40 horas, que hoy seguimos, se instituyó en 1940- o sea a casi 80 años de cuando se hicieron reformas a la ley laboral, donde antes no había control sobre horas trabajadas ni de días en la semana de descanso. En 80 años, el mundo ha visto mucho cambio, no sólo del tipo de trabajos si no también los avances tecnológicos que han automatizado procesos y hecho de la comunicación algo sencillo, dando libertad para poder trabajar desde cualquier lugar con señal de internet.

La idea de las 8 horas laborales, era la división del día en 8 horas para dormir, 8 horas de trabajo y 8 horas para otras actividades, entre ellas comer. Pero al igual que el mercado cambia constantemente, hay nuevos productos y nuevas necesidades, también deben cambiar las leyes laborales adaptándose a la realidad actual.

En algunos países se empieza a dar la vuelta al horario laboral, acortando días, como en Finlandia, que el día laboral es de 9- 4. Y si acortar los días laborales por ley bien resulta complicado y de mucho debate, países tienen leyes que exigen que se paguen horas extras, como en Alemania, Holanda y todos los países Nórdicos.

El magnate mexicano, Carlos Slim, lleva años proponiendo la semana laboral de 3 días. La idea es que, gracias a los avances en medicina y que hoy en día vivimos muchos más años (sólo piensen que el presidente de la potencia mundial tiene 72 años), el plan de retiro debe moverse conforme los años de esperanza de vida, siendo productivos por más años pero reduciendo las horas/ días laborales.

Esta solución da a mucho de qué hablar, pero me parece a mí que más allá de buscar una semana de 3 días, antes deberíamos buscar un cambio en el número de días que nos corresponden (por ley) de vacaciones anuales.

El artículo 76 de la Ley Federal del Trabajo dicta que no es hasta después de un año trabajado, que el trabajador tendrá derecho a 6 días de vacaciones y sumando 2 días por cada año trabajado hasta llegar a 12 días.

México es parte del Convenio sobre las vacaciones pagadas de la Organización Internacional del Trabajo en 1936 (otra vez, hace más de 80 años) que establece un mínimo de 6 días de vacaciones pagadas al año como obligación para los países firmantes Lo extraño es, que en las reformas de 1954 donde se recomendaban 10 días de vacaciones pagadas y después en 1970, donde se recomendaban 15 días, México decide dejar a sus trabajadores en el olvido.  

En países como Alemania, Francia, Reino Unido, Dinamarca, las personas tienen entre 25- 28 días de vacaciones pagadas al año. Países de menor desarrollo como Chile, Guatemala y Bolivia, tienen 15 días. Pero México queda mucho más abajo con sus 6 días comparable sólo con países como China, Nigeria, Tailandia y Filipinas, que también destacan por tradiciones de explotación laboral.

¿Qué es lo que nos mantiene sin un cambio en nuestra situación laboral?

Dice Jason Fried, CEO de Basecamp que cuando hay menos tiempo para trabajar, desperdicias menos el tiempo. Es decir, la calidad del tiempo es superior, el enfoque es hacia resultados y no a permanecer horas obligatorias en la oficina hasta llegar a las 6pm.

Parece increíble que haya empresas que aún no vean el valor dentro de esto. Si la empresa se preocupa por sus empleados, los empleados van a comprometerse con la empresa. Cuando no existe esta confianza, cuando no hay libertad, entonces no se puede pedir mucho más de los empleados además de completar el mínimo necesario de sus tareas. Cuando tienes horarios fijos y tan pocos días de vacaciones, es sabido que el empleado no querrá dar cara a un problema cuando no le toca. Es decir, una vez que el empleado está de vacaciones, no querrá dar cara a los problemas en la oficina. Por lo contrario, dale libertad e independencia a tu empleado y tendrá un sentimiento de deberle a la empresa y se interesará por crecerla y estar presente cuando se necesite.

https://qz.com/work/1189605/the-9-to-5-workday-isnt-just-hated-its-obsolete/
https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-08-04/mexico-s-richest-man-wants-a-three-day-workweek
https://www.inc.com/chris-ronzio/still-skeptical-of-unlimited-vacation-heres-why-its-best-policy-for-your-company.html?cid=readmoretext_ab
http://www.elhorizonte.mx/nacional/vacaciones-pagadas-un-derecho-laboral/1800397
http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2017/02/asun_3487098_20170221_1487775017.pdf

Un Paso Hacia la Utopía Godín

Yo al principio de este artículo…

El imaginarse un ambiente de trabajo ideal que satisfaga todas nuestras necesidades es algo que nunca sera cierto ya que como seres humanos siempre queremos más. Pero sin duda el reducir la semana a tres o cuatro días de trabajo es un gran paso para el ecosistema laboral. Muchas empresas alrededor del mundo han empezado con esta iniciativa de recortar las horas de trabajo por semana. Aunque las empresas pueden reaccionar diferente a este cambio, esta iniciativa podrá afectar a los empleados en areas tales como:

  • Productividad
  • Innovación/Creatividad
  • Motivación

Aumento de productividad

Focus on being productive instead of busy — Tim Ferris

Aunque fue un experimento de seis semanas, un reportaje a los trabajadores de la empresa neozelandesa Perpetual Guardian dice que el reducir los días de la semana de cinco a cuatro aumento su productividad. Esto causo motivación a acabar sus deberes con ocho horas menos a la semana. La compañía de 240 trabajadores subió su rendimiento laboral ya que ellos balanceaban mejor su vida personal y laboral. Parece contradictorio que con tiempo acortado durante la semana se pueda aumentar la productividad, pero el tener tiempo recortado significa que el tiempo que tengas en tu lugar de trabajo es preciado, por ende tienes que aprovecharlo al máximo y no gastar tiempo en ocio.

When there’s less time to work, you waste less time. When you have a compressed workweek, you tend to focus on what’s important. Constraining time encourages quality time.- Jason Fried, CEO of Basecamp

Este mismo estudio dice que los trabajadores de la empresa venían recargados de energía y motivados de un largo fin de semana listos para trabajar.

Aumento de motivación

En 1930 cuando la “Gran Depresión” apenas comenzaba, el economista británico John Maynard Keynes escribió un articulo llamado “Economic Possibilities for our Grandchildren”. En este Keynes relata como estará el entorno económico y social dentro de 100 años. Una de las cosas que relata es que por los avances tecnológicos habrá ( aun nos quedan 12 años ) desempleo económico pero a la gente no le importara porque tendrá lo necesario y más para vivir. Esto no fue del todo cierto, ya que la llegada del consumismo y materialismo nos hizo pasar otra realidad. Como diría la celebre frase:

“La gente gasta dinero que no tiene para comprarse cosas que no quiere para impresionar a gente que no le cae bien”

El punto es que como sociedad llegamos a acostumbrarnos a trabajar más tiempo para tener más dinero y gastar más. Tenemos que balancear nuestra vida laboral/personal no solo por temas familiares o sociales si no por temas de salud y mentales también.

Dan Pink en su platica de TED basada en su libro “Drive: The Surprising Truth About What Motivates Us”, nos cuenta que las empresas están completamente mal en el hecho de que siguen pensando que al subir la cantidad de incentivo nos podrán motivar más. Él relata que hoy en día la gente se puede motivar con tres factores:

    1. Autonomía
    2. Maestría
    3. Proposito

Trabajar 4 días a la semana es una seña que las empresas le están dando un poco más de autonomía a sus empleados. Este tipo de empoderamiento al empleado hace que llegue aun más motivados y trabajen más felices, igual trayendo el beneficio de que la empresa los retendrá por más años.

Aumento de Innovación/Creatividad

Muchos negocios en el area de software como Google o Atlassian por mencionar algunos tienen el afán de dejar un día a la semana para dejar todo lo que haces en tu día a día y enfocarte en proyectos propios. Productos en Google como Gmail, Google Maps, y Adsense han sido productos de esta regla. Esto puede ser muy parecido a lo que nos referimos con dejar el 20% de tu semana laboral para liberar y dejar libre tu mente. La generación de ideas viene muy a la par con dejar libre a la mente para que piense en cosas que no son tareas diarias. En su curso “Learning How To Learn” la Dra. Barbara Oakley dice que hay dos modos de pensar, un modo difuso y un modo enfocado. Esta parte de liberar tu mente viene muy relacionada al “20% time” o un día a la semana que te da la empresa para pensar en modo difuso.

Paso a Paso

Poco a poco

En mi opinión las empresas no pueden hacer cambios tan drásticos en su cultura empresarial y de un día para otro y quitarles un día de la semana. Este cambio tiene que llevar retroalimentación de los empleados que lo viven. Perpetual Guardian empezó con solo seis semanas de prueba y vio beneficios en sus empleados, se podría replicar lo mismo en otras empresas e inclusive empezar con grupos pequeños dentro de la empresa. La meta final es que haya un “juego de suma positiva”, es decir que tanto los empleados como la empresa salgan beneficiados de esto. Otro punto es ver si todo el entorno de tu empresa se adapta a reducir las horas que se trabaja, muchas empresas también están tratando de adaptar y cambiar a un ATOR ( Ambiente de Trabajo Orientado a Resultados). Esperemos que en algunos años con ayuda de la innovación tecnológica todas las empresas estén mínimo pensando en adaptar y cambiarse a este sistema.

Referencias:

  • Drive: The surprising truth of what motivates us - Daniel Pink
  • Innovation = Managed Chaos - Masters of Scale Podcast
  • A 4-Day Workweek? A Test Run Shows a Surprising Result - New York Times
  • Economic Possibilities of Our Grandchildren - John Maynard Keynes

 

 

 

Copyright Ⓒ 2021. Todos los derechos reservados
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram