Este podcast es una pequeña reseña de mis aprendizajes del libro Mindset de Carol S Dweck, hablo un poco sobre los dos distintos mindsets que la autora menciona, cuales son sus diferencias y algunos ejemplos para entenderlos mejor.

Este podcast es una pequeña reseña de mis aprendizajes del libro Mindset de Carol S Dweck, hablo un poco sobre los dos distintos mindsets que la autora menciona, cuales son sus diferencias y algunos ejemplos para entenderlos mejor.
 

NOV 01, 2018 
Iba saliendo de una junta en un café caminando por mi colonia y me dirigía a comer con unas amigas. Como ya es costumbre, abro WhatsApp para contestar las notificaciones que sentí en mi bolsillo durante la reunión – una de ellas es de Shari, mi asesora de LECO, quien siempre está pendiente de entregarme mis lentes de contacto cuando los necesito.
 

 
Y llego al restaurante a reunirme con mis amigas. Espera, pensé, ¿acabo de hacer una compra verdad? Wow, creo que ni me di cuenta.
La historia que acabo de narrar es real. Fue uno de los comentarios que recibí por parte de Eli, uno de nuestro primeros usuarios. Eli me contó que lo que más disfruta de LECO es que nosotros conocemos mejor sus hábitos de lentes que ella misma y que pedir nunca se siente como resolver un pendiente sino como una conversación real. Ese es el poder del Conversational Commerce, la nueva forma en que los negocios pueden interactuar con sus usuarios a través de las mismas plataformas donde ellos conversan con sus conocidos.
¿Por qué es tan relevante esta tendencia?
En primer lugar, Conversational Commerce te permite pasar de ser una empresa que transacciona con sus usuarios a una empresa que habla con sus usuarios. A través de conversaciones, puedes captar intenciones, insights y verbatims, lo cual te lleva a conocer verdaderamente a las personas. Si con ello logras generar un vínculo real, pasas de estar en su mesa de trabajo (PC) a estar en su bolsillo (Smartphone), de poderle enviar solamente emails, los cuales ignora fácilmente y es un canal de comunicación más lento, a enviarle mensajes de WhatsApp para saber en tiempo real, si estas siendo relevante o cómo mejorar tu propuesta de valor.
Con Conversational Commerce, la base de usuarios pasa de ser las personas que están en una computadora a todas las personas que tienen smartphones. De acuerdo a estadísticas de Anderseen Horowitz, para el 2020 habrán 5B de personas con un smartphone, lo cual es 1.7 más smartphones que computadoras al día de hoy. Conversational Commerce se vuelve una forma en que las marcas pueden de forma proactiva, comunicarse con sus consumidores y prospectar rápidamente a nuevos usuarios. Así como las apps tienen el poder de comunicarse directo con sus consumidores sin necesidad de una acción previa a través del envío de “Push Notifications”, el conversational commerce tiene el poder de colocar a tu empresa directamente en el canal de comunicación más usado, sin que el usuario tenga que tomar una acción.
Pero más allá de tener más cercanía con los usuarios y estar presente en manos de más personas, lo más increíble es que la tendencia es escalable mediante tecnología, chatbots y AI.  De acuerdo a Gartner, para el 2020 el 85% de las relaciones entre consumidores y empresas sucederán sin interacción humana. Y es absolutamente necesario. La gran mayoría de las interacciones que tenemos con empresas se podrían responder mediante respuestas y flujos previamente automatizadas y dejar solamente aquellas problemáticas difíciles de resolver a personas reales, las cuales probablemente tendrán un trabajo aún más importante que el que hoy tienen, donde repiten día con día millones de instrucciones de la misma forma. Gracias a Conversational Commerce, LECO alcanza tazas de conversión hasta del 14% cuando en promedio un e-commerce set tienen tazas de conversión del 2.35% de acuerdo a Google.
Para LECO, los smartphones son el habilitador más importante del customer journey y nos entusiasma mucho saber que mediante este dispositivo, estamos ayudando a cientos de miles de personas en sentirse respaldados en su camino a ver mejor.
¿Te interesa que publiquemos tus ideas en el blog de Collective Academy? Déjanos tus datos y te buscamos para que nos compartas tus ideas.
[contact-form][contact-field label="Nombre" type="name" required="true" /][contact-field label="Correo electrónico" type="email" required="true" /][contact-field label="Web" type="url" /][contact-field label="Mensaje" type="textarea" /][/contact-form]

"Yo decido quién quiero ser y qué tengo que hacer para lograrlo”
MAR 26, 2018BY MARLENECARREROIN ZETA

persona tomando acción sobre sus decisiones

El poder de la elección

En múltiples ocasiones, desde hace varios años y en diferentes ejes de mi vida, he escuchado frases como, “las personas no cambian”, “fíjate cómo es con su mamá y así será contigo”, “conoce a sus amigos y a su familia y conocerás cómo es él”, “si no dio resultados en ese puesto, no los va a dar en otro puesto”, “ni con toda la capacitación, vas a lograr que dé resultados diferentes”, entre otras.
Resulta interesante que hoy me doy cuenta que durante algunos años estos pensamientos han sido parte de mi manera de ver e interactuar en mi vida; por ejemplo, la manera en que he llegado a tomar decisiones, tanto laborales como decisiones personales. Algunas han sido con resultados exitosos, pero otras han sido con resultados que me hubieran gustado fueran diferente.
En este siglo en donde estamos a favor del cuestionamiento, estar abiertos a nuevas ideas, y ser testigos de cosas que ni siquiera imaginábamos, como es el avance tecnológico con tanta información respecto al desarrollo personal, me ha incitado a poder cuestionarme, y más, porque he tenido resultados no tan satisfactorios, ¿será que todavía siguen siendo válidos estos comentarios?, ¿estas creencias siguen siendo parte de mi vida?
Genuinamente, digamos que ya con algún conocimiento teórico y práctico, hay una frase que confieso que, sí cambió en mi mente; “las personas no cambian”. Así es, yo creo que las personas pueden cambiar; como seres humanos tenemos un poder increíble con el cual definimos el camino de nuestra vida a través de nuestras acciones; y es que contamos con el “poder de elegir”: elegir qué queremos cambiar y cómo queremos ser. Qué fácil se escucha el escribir eso ¿no?, simplemente tenemos que conocernos, trabajar en esas creencias, juicios y hábitos que, de manera inconsciente, han habitado en nuestras vidas.  Pero la respuesta nuevamente la digo, es que nosotros podemos elegir cambiar.
Rafael Echeverría, sociólogo fundador y presidente de Newfield Consulting, empresa de consultoría y formación gerencial, líder mundial en la formación de coaches empresariales, definió el modelo para la intervención del coaching ontológico llamado “OSAR”; en donde su principal apalancamiento está en conocer y entender el “OBSERVADOR” que somos. Conocer ese ser humano que a través de sus sistemas (familia, escuela, trabajo, sociedad, etc.) aprendió los hábitos, juicios, interpretaciones con los cuales le hace uno sentido a su forma de entender la vida y por lo tanto la toma de decisiones. Así que, si queremos tener un cambio profundo, lo que tenemos que hacer es ampliar la forma en cómo interpretamos el mundo, es decir, entender los juicios, los hábitos, nuestras creencias y cuestionarnos si son parte de la persona que queremos ser.
 
De años atrás, hemos escuchado hablar de muchos psicólogos que nos hablan de los modelos de cómo aprendemos; considerando alguno de ellos como Iván Pávlov y Frederic Skinner los cuales sus teorías del aprendizaje estaban enfocados al condicionamiento clásico y condicionamiento operante, en donde, en términos generales, explican cómo uno va aprendiendo ciertas conductas a través de estímulos y refuerzos. Consciente o inconscientemente, desde pequeños, esto ha sido la manera en que hemos aprendido y hemos adaptado nuestros primeros hábitos y juicios con los cuales estamos interactuando. Estas teorías con los años continúan siendo válidas, probablemente con algunos ajustes que se van haciendo las nuevas tendencias en el conocimiento.
Charles Duhigg autor del libro “The power of habit”, comentaba que el 40% de las acciones que llevamos a cabo durante nuestro día, son hábitos que realizamos de manera inconsciente. Esta es una decisión que se hace a nivel neurológico, en donde nuestro cerebro busca formas de ahorrar esfuerzos durante el día. En la mayoría de las ocasiones ni siquiera recordamos la experiencia que nos hizo crear nuestros hábitos, pero cómo vivimos de manera tan inconsciente, simplemente se vuelve parte de nuestra rutina.
 
Charles Duhigg se enfoca en un modelo nombrado de “Habit Loop” en donde te habla de tres factores que se complementan para crear el hábito: el CUEtrigger”, la RUTINA y el RECONOCIMIENTO. Es decir, los hábitos están en un ciclo, en donde tenemos un activador – trigger, éste es el que nos lleva a realizar una acción o rutina y la cual se refuerza con reconocimiento. Probablemente estos reconocimientos habitan en una emoción positiva y por lo tanto tendemos a repetirla porque nos hace sentir bien.  Lo que nos dice Charles es que podemos cambiar la acción si tenemos identificado ese reconocimiento que se nos activa, y por lo tanto poder cambiar la acción logrando un reconocimiento similar.
 
Por eso es que considero pertinente suponer que las personas pueden cambiar solo si se encuentran en un proceso profundo de entendimiento de por qué somos quien somos y de dónde viene eso que creemos que somos. “Soltar una forma habitual de ser no es fácil; es más, por lo general solemos tener razones muy elaboradas para justificarlas”, es una de las frases que escuché por ahí, y en mi opinión, allí es donde está el poder del cambio, el poder escuchar esas voces y conversaciones internas que tenemos.
Como seres humanos tenemos el poder de elegir hacer un cambio; y si no elegimos hacerlo, los resultados seguirán siendo los mismos, y por lo tanto creo que si no hacemos esto, es cuando se puede concluir que “la gente no cambia”.
Fuente: Duhigg, Charles. (2012). The power of habit : why we do what we do in life and business. New York, N.Y. :Random House : Books on Tape,
¿Te interesa que publiquemos tus ideas en el blog de Collective Academy? Déjanos tus datos y te buscamos para que nos compartas tus ideas.
[contact-form][contact-field label="Nombre" type="name" required="true" /][contact-field label="Correo electrónico" type="email" required="true" /][contact-field label="Web" type="url" /][contact-field label="Mensaje" type="textarea" /][/contact-form]

The study of the growth mindset opens new territories on how our belief systems mold our abilities and certainly give an open space to rethink education and what we are teaching in our classrooms. 

The study of the growth mindset opens new territories on how our belief systems mold our abilities and certainly give an open space to rethink education and what we are teaching in our classrooms. 

While the “not yet” strategy certainly helps us grow and dig deeper in every aspect, there will be only so much we can do if we don’t adapt our learning spaces and culture. A growth mindset switch should also come with a BIG change on how and where we learn and impact the evolution of what we know today as schools. 

As an adult I have been faced with certain situations where I wish I would have been prepared for: how to do my taxes, how to ask for a loan among other things that come up in adult life and in that instant I realized that the education system should not only teach children to be book smart but to go outside in the real world and be street smart as well, there are lots of things you don´t learn in a classroom and should be able to teach ourselves once we are done with elementary, high school, university and so on. 

Growth does not stop with a degree and we should be able to know our areas or opportunity in life to set ourselves for success, by going further and not sticking to our standard fixed mindset. I remember how X talks in X about success and how certain people that we know and respect today were not successful by chance but by having an advantage, either where they grew up, how much they practiced or even being part of the top age percentile in their soccer team. 

After reading what became one of my favorite books I discovered that it is up to each one of us to set ourselves up for success by creating our own competitive advantage. 

Learning by experience creates stronger brain connections and if we are conscious of our “not yets” and “yets” we can give focus on deciding what we need to grow on. 

Education should be designed to create emotional intelligence within students and an environment of constant change and growth. Classrooms should be open spaces, courses should be up to date and focus on what is happening now rather than one, two or even four years ago and students should be able to learn by themselves and know themselves enough to understand how to discover their “not yets” and transform them to “yets”

Osho stated in one of his teachings that self-love is the most important thing humans need to learn in order to succeed. Society has taught us that “you should always think of others before you think of yourself” and created a world where we feel guilty when we look within ourselves and invest in ourselves for growth. 

What would happen if from a young age we knew exactly how to strive for better results without feeling guilty or scared? We would be totally in sync with what we have and where we need to work on. 

I wish I had known as a child that practice would help me strive in some of my “not yets” and also I wish I had grown up in a collaborative learning environment where there was less competition within peers to be the “best” and more helping each other grow in different areas.

Today there is some things I can´t change about the education environment where I spent my early years but I can certainly make a switch to where I go next and how I learn.  My mindset has definitely changed within the years where I know there is nothing I can´t learn to do. It might take a year, a decade to become my best at something but working towards success also helps me grow in many other ways. 

I travel to learn about culture, I know that work is my biggest classroom up until now, I ask strangers or friends for advice on things I need help to work on and invest in me by knowing that if I work had enough I might just get to “yet” sooner than later.

“Life is an open ended question and as soon as we know the answer the question changes.”

Education must strive to make the shift from just analytical thinking to make space for creative insight and give students more opportunities for uniqueness and growth. Creative insight is not an exotic type of thought reserved for the few. This is one ability that defines our species and its important for adapting to different circumstances. 

Whenever you suddenly realize how to pay for that new car, why your sibling has distanced from you or how to set your self up for that huge promotion you are having a creative insight. This concept goes hand in hand with the growth mentality, one cannot exist without the other. 

The products of insight are pervasive. We are surrounded not only by its technological and scientific achievements, but also need it for growth by connecting information through experience and practice to create something bigger than we ever imagined. 

Each insight we have throughout our lives are a stepping stone for personal development and we should be taught to identify these opportunities and build on them to get to the “yets”. 

Researcher Timothy Carey and colleagues recently examined the idea that insights can be shortcuts to change and develop strengths that shift the way we think. That “aha” moment where some idea comes up does not happen out of the blue. Our brain stores information and is analyzing it every second and this important moment that changes the way were think happens when our brain connects two or more thoughts into one and finds enough importance in this new idea for it to surface as an epiphany. 

How to modify education as a seed for change?

Insight and changing our mindset to a growth one as Carol Dweck proposes is just one step into a deeper learning realm that can mold the kids of tomorrow. 

We have to understand how our brain works to create programs that flow with how we learn and discover the world.

On a first step we need to teach an immersion processes where humans can focus on the problem: the facts, use the tools at their disposal and define their goals. 

Knowing that before we solve any problem we first have to study it profoundly is one of the most important things in life. 

The next step would be to embrace “impasse”, get comfortable with that moment when you feel stuck and don´t know how to proceed. In the fixed mindset this is where we would give up and say “this is not for me” but it is the most important step for learning, because of what comes after.

Normally when we are in the immersion process and hit an impasse what are brain needs is “diversion” to flow and break away from the problem. Creating diversions for students can be of great importance to help them go further and discover more. This is when real life experiences come into the equation. 

At some point the diversion is interrupted by an “aha moment” that interjects the solution and changes the way we think about a concept or situation entering the stage of “illumination” that can help us reach “yet” and higher levels of achievement. 

But in this world nothing can be said to be certain, except death and taxes.

- Benjamin Franklin

Como humanos siempre nos ha intrigado la pregunta ¿ Llegará el día que viviremos para siempre? Al par de que la tecnología toma avances exponenciales, nuestra esperanza de vida también toma los mismos efectos exponenciales. Hace menos de doscientos años el promedio de nuestra esperanza de vida era de cuarenta años, ahora esta dentro de los ochenta años. 

Para tomar un ejemplo como referencia en la gráfica de OurWorldInData.org, México ha subido desde los 25 años de esperanza de vida hasta casi 80 años en el 2015. Si la tendencia sigue a este ritmo, la esperanza de vida promedio para el 2100 será de aproximadamente 100 años de vida. 

Como se había mencionado previamente en el artículo, la tecnología esta teniendo un rol muy importante en prolongar la vida de los humanos. Esto se puede ver en distintas ramas como por ejemplo del lado genético con CRISPR( edición de genes), micro-bots con nanotecnología, e impresiones 3D de órganos. Todo esto suena sacado de una película de ciencia ficción, pero la realidad es que ahorita mismo se esta trabajando en todos estos temas. 

Incluso hay soluciones actuales mucho mas accesibles como los suplementos y vitaminas personalizadas

Es evidente que se esta invirtiendo en investigaciones en estas ramas de la tecnología de la salud, pero también es evidente que el dinero va a formar gran parte de los dos lados. Como dijo Peter Diamandis( fundador del X PRIZE) en su entrevista con el Washington Post:

And we’re going from a world of what had historically been the “haves” and “have nots” to a world of “haves” and “super haves”.

Los “Super Haves” va a ser gente que tiene dinero, ellos son los que van a poder pagar muchas de las tecnologías antes de que se vuelvan más baratas. En este artículo de MIT resaltan la historia de una pareja( por temas de privacidad les cambiaron el nombre) llamada Matt y Olivia. Matthew había tenido suerte ya que había aunque tenía un caso de distonía, su caso era uno que con varias operaciones se podía tratar. Su hijo no tendría la misma suerte que él, ya que las probabilidades de que él heredara esa enfermedad eran aun más altas. Como padres ellos tomaron la decisión de modificar las genes de su bebe antes de que naciera y aunque se le han llamado “designer babies” por el hecho de que puedes “diseñar” a tu bebe, ellos lo hacen no para diseñar su bebe con ojo de color o su inteligencia si no para hacer un decremento a la distonía.

Según el artículo los experimentos y pruebas puede llegar a costos alrededor de $30,000 USD y no te da una certeza de que el bebe pueda ser compatible a la modificación de genes. Esto ya es hecho que esta pasando y al pasar los años las parejas que buscan este tipo de tratamientos incrementa. Los “early adopters” de estos procedimientos serán gente con mucho dinero dispuesta a gastar dinero para que su bebe nazca lo más sano posible.

El problema será cuando en un futuro no muy lejano sea evidente la ventaja de estos “designer babies” en contra de los que no, porque si bien puedes diseñar la reducción de algunas enfermedades, también puedes desarrollar el físico e inteligencia en los bebes. Es por eso que debemos ser cautelosos con las normas cuando se hablan del futuro de los bebes. 

Uno de los principales avances en la industria automotriz se trata de la automatización de manejo. Ya no sólo empresas pioneras como Google están desarrollando esta tecnología, sino que las mismas armadoras están buscando remediarse de esta forma. Es una evolución tecnológica que sin duda impactará y modificará mucho el estilo de vida que llevamos hoy en día. Al momento de “delegar” el manejo y control, tendremos más tiempo disponible para trabajar, comer, dormir,… o, ¡estar más tiempo en redes sociales! (Yeii..)

Cortesía de The Telegraph News, fuente: https://www.telegraph.co.uk/news/2017/01/06/driverless-cars-will-cause-congestion-britains-roads-worsen/

Tropicalizando un poco todo este asunto; a raíz de la gran problemática que tenemos en el país, en calles y a los volantes, veo en lo personal mucho más compleja la implementación de la tecnología de coches autónomos* a México. Faltan kilómetros de ayuda por parte del gobierno para hacer posible un avance de este tamaño; implicaría, lamentablemente, grandes barreras para las armadoras o empresas que quieran aplicar esta tecnología. Desde mi punto de vista, se prestaría mucho a sobornos y permisos comprados.

Por otro lado, la mala o poca infraestructura que tenemos en México y la calidad en las que se encuentran nuestras pobres calles, principalmente en la CDMX, sería otra limitante, desde mi punto de vista, para los coches autónomos tal como lo señala Expansión en su nota. En muchos casos las señalizaciones, banquetas, carriles para bicicletas, reparaciones de baches, túneles, puentes; no están bien comunicadas o no tienen sentido. Yo no soy la indicada para decir que estos coches con grandes avances no podrán reaccionar o responder ante irregularidades, pues se trata al final de inteligencia artificial súper avanzada; pero estoy segura que será un mayor reto en nuestro país en comparación a otros con mucha mejor infraestructura.

Adicional, el estilo de manejo y la poca cultura y educación que tenemos los mexicanos en estos temas sería una limitante más, y ¡vaya de qué tamaño!
“Si, Sabine, en México NO existe un examen de manejo, es correcto.”
“Si, James, en México NO es necesario contestar 100% bien en un examen de teoría sobre el manejo y aún así obtienes tu licencia.”

Corríjanme si son frases que jamás han escuchado o han tenido que decir o explicar a conocidos o amigos extranjeros. Es algo que los sorprende, sin embargo, en México, es algo ya que pasó a quinto plano y que lo aceptamos como es.

La gravedad que ocasiona esta falta de cultura y educación al volante no permitiría que estos dos personajes: el robot, y el humano; convivan de manera eficaz. “El robot”, “el conductor fantasma”, “el mismo coche” o como le quieran llamar al “sujeto” detrás del coche autónomo estará actuando y reaccionando de manera sistemática, funcional, lógica y ética; estarán respondiendo y respetando a las señales de tránsito como debe de ser:

Robot 1 – Humano 0

Muchos coches autónomos se verían afectados, incluso chocados, con los increíbles choferes que tenemos en nuestro país, y ahí entra otra cuestión, ¿quién responde del otro lado? ¿Bajo qué términos se arreglaría un choque con esta nueva metodología de manejo?

No obstante, todo esto representa un paso enorme que me encantaría ver en nuestro país más temprano que tarde; ya que quizás sería algo que corregiría todo lo previamente mencionado, who knows.

Sería además, como lo menciona Alex Rubalcava en su nota para Medium, una gran herramienta para empresas como Lyft, Uber, Cabify o similares donde puedan generar automóviles de mucho mayor espacio para compartir rides y que ellos puedan disminuir sus costos operativos.

Es un tema interesantísimo que puede ser una gran amenaza o una gran salvación en nuestro país dentro de unos años. Va a estar muy bueno ver todos los debates y regulaciones al respecto.  

Gracias por leer,
Paola (Epsilon).

*Un vehículo capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control.

Iba saliendo de una junta en un café caminando por mi colonia y me dirigía a comer con unas amigas. Como ya es costumbre, abro WhatsApp para contestar las notificaciones que sentí en mi bolsillo durante la reunión - una de ellas es de Shari, mi asesora de LECO, quien siempre está pendiente de entregarme mis lentes de contacto cuando los necesito.

Y llego al restaurante a reunirme con mis amigas. Espera, pensé, ¿acabo de hacer una compra verdad? Wow, creo que ni me di cuenta.

La historia que acabo de narrar es real. Fue uno de los comentarios que recibí por parte de Eli, uno de nuestros primeros usuarios. Eli me contó que lo que más disfruta de LECO es que nosotros conocemos mejor sus hábitos de lentes que ella misma y que pedir nunca se siente como resolver un pendiente sino como una conversación real. Ese es el poder del Conversational Commerce, la nueva forma en que los negocios pueden interactuar con sus usuarios a través de las mismas plataformas donde ellos conversan con sus conocidos.

¿Por qué es tan relevante esta tendencia?

En primer lugar, Conversational Commerce te permite pasar de ser una empresa que transacciona con sus usuarios a una empresa que habla con sus usuarios. A través de conversaciones, puedes captar intenciones, insights y verbatims, lo cual te lleva a conocer verdaderamente a las personas. Si con ello logras generar un vínculo real, pasas de estar en su mesa de trabajo (PC) a estar en su bolsillo (Smartphone), de poderle enviar solamente emails, los cuales ignora fácilmente y es un canal de comunicación más lento, a enviarle mensajes de WhatsApp para saber en tiempo real, si estas siendo relevante o cómo mejorar tu propuesta de valor.

Con Conversational Commerce, la base de usuarios pasa de ser las personas que están en una computadora a todas las personas que tienen smartphones. De acuerdo a estadísticas de Anderseen Horowitz, para el 2020 habrán 5B de personas con un smartphone, lo cual es 1.7 más smartphones que computadoras al día de hoy. Conversational Commerce se vuelve una forma en que las marcas pueden de forma proactiva, comunicarse con sus consumidores y prospectar rápidamente a nuevos usuarios. Así como las apps tienen el poder de comunicarse directo con sus consumidores sin necesidad de una acción previa a través del envío de "Push Notifications", el conversational commerce tiene el poder de colocar a tu empresa directamente en el canal de comunicación más usado, sin que el usuario tenga que tomar una acción.

Pero más allá de tener más cercanía con los usuarios y estar presente en manos de más personas, lo más increíble es que la tendencia es escalable mediante tecnología, chatbots y AI.  De acuerdo a Gartner, para el 2020 el 85% de las relaciones entre consumidores y empresas sucederán sin interacción humana. Y es absolutamente necesario. La gran mayoría de las interacciones que tenemos con empresas se podrían responder mediante respuestas y flujos previamente automatizadas y dejar solamente aquellas problemáticas difíciles de resolver a personas reales, las cuales probablemente tendrán un trabajo aún más importante que el que hoy tienen, donde repiten día con día millones de instrucciones de la misma forma. Gracias a Conversational Commerce, LECO alcanza tazas de conversión hasta del 14% cuando en promedio un e-commerce set tienen tazas de conversión del 2.35% de acuerdo a Google.

Para LECO, los smartphones son el habilitador más importante del customer journey y nos entusiasma mucho saber que mediante este dispositivo, estamos ayudando a cientos de miles de personas en sentirse respaldados en su camino a ver mejor.

Hace dos semanas me salío una nueva notificación en mi celular; “reporte semanal del tiempo en pantalla”. Me metí a ver que era y lo primero que vi fueron unas letras grandes que decían; 4 horas promedio al día, claramente me asuste y leí todo el reporte. Literalmente es un nuevo “tool” del iphone que mide el tiempo que pasas activo interactuando con tu celular. El reporte viene categorizado; redes sociales, productividad, lectura y referencias. Después viene una lista ordenada de aplicaciones de la que usas más a las que usas menos y cuanto tiempo en la semana y al día promedio le dedicas.

Lo sorprendente fué que la semana siguiente me volvio a llegar el reporte, con un letrero gigante que decía; “aumentaste 19% tu tiempo en pantalla”. Honestamente casi me da un infarto, ya que la primera vez que lo vi se me hizo mucho tiempo y siendo aún más honesta mi tiempo está 85% en redes sociales, por no decir perdiendo el tiempo. Lo más impresionante para mi fué que en la pantalla de entrada sale otro aviso; “estas 55min promedio abajo de la media en uso de pantalla”.

Después de estos dos reportes yo me puse un reto personal para obligarme a bajar ese tiempo perdido, pero en realidad en lo que me quiero enfocar es en lo que estamos viviendo hoy en día con los celulares o “smartphones”, porque claramente no soy la única en esto.

El celular solía ser un aparato digital móvil con el que las personas se podían comunicar entre sí por medio de una llamada telefónica en cualquier momento. Hoy en día los celulares prácticamente son una computadora pequeña que puedes traer contigo a todos lados. Por todos los avances tecnológicos y desarrollo de aplicaciones  ha creado nuevos hábitos y desórdenes en el ser humano.

Y la pregunta es, ¿Porque no podemos soltar o dejar el celular?

En el 2011 se realizó un estudio  por la Oficina de Correos en El Reino Unido y lo que descubrieron es que el ser humano es adicto a tener el celular disponible y cuando no lo tiene genera ciertos síntomas de ansiedad y de obsesión que invaden nuestro cerebro y nos hace desear intensamente volver a estar conectados. Este síndrome psicológico se conoce como “Nomofobia”. El término nace de la expresión inglesa “ no-mobile-phone phobia”.

El estudio lo hicieron con un universo de 2,163 personas y los datos revelaron que el 53% de las personas que eran usuarios de un celular sienten esa ansiedad cuando se termina la bateria, lo pierden o se quedan sin internet. El estudio también demostró que el 48% de las mujeres y 58% de los hombres sufren este trastorno. Y por último el estudio concluye afirmando que el nivel de estrés que se presenta cuando una persona tiene Nomofobia es igual o equiparable al estrés que puede tener una persona un día antes de su boda.

Actualmente son muchas las personas que sufren esta dependencia al celular de estar conectados las 24 horas y con acceso ilimitado. El perfil de gente que sufre más este síndrome son adolescentes en su mayoría, ya que en estas edades es importante ser aceptados por la sociedad y ellos entienden las nuevas tecnologías, pero también las personas con baja autoestima, pocas habilidades sociales ó poca confianza, por lo que cuando no tienen el celular disponible sufren mucho, porque se sienten incapaces de estar sin el.

Problemas de salud mental pueden ser consecuencia de la dependencia de que existe a las nuevas tecnologías y son los niños que nacieron cuando ya todo esto existía los que pueden sufrir con mayor probabilidad estos problemas.

Jonathan García-Allen, es un psicólogo que se ha dedicado a estudiar este tipo de trastornos de adicción a tendencias nuevas y el dice que el problema se puede prevenir con una buena educación. El problema no está en las tecnologías, sino en el uso patológico de las mismas. Es por eso la dificultad que tiene atacar este síndrome, ya que cada día hay más cosas nuevas que explorar en el celular y menos afuera para interactuar. Sin embargo Jonathan menciona que la solución no está en prohibir los celulares a los niños, sino enseñarles a darle el uso correcto y que en su educación tengan todos los aspectos positivos que tiene la tecnología para nosotros y los usos indebidos.

Si quieres descubrir si ya sufres de este trastorno, contestas las siguientes preguntas y si la respuesta es “Si”, es porque en algún grado ya lo tienes.

Si ya sufres de este trastorno hazte consciente para cambiar tus hábitos y que este no te controle.

Síndrome FOMO: sentir que la vida de los demás es más interesante. Jonathan Allen

http//:archivo.eluniversal.com.mx/ciencia/2015/tecnologia-danio-psicologico-103759.html

http://www.efesalud.com/nomofobia-esclavos-del-movil/

Copyright Ⓒ 2021. Todos los derechos reservados
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram