8 de Marzo, celebración?

El 8 de marzo, me sucedió algo que me puso a pensar sobre este tema y hoy tengo la oportunidad de escribir al respecto;

El día internacional de la mujer se venía anunciando desde semanas antes en todos los medios, así que, llegado el día, comencé a felicitar a las personas del género femenino cercanas a mí. Me sentía muy bien al hacerlo y ellas también apreciaban el gesto. Sin embargo, cuando lancé mi felicitación en el grupo de whatsapp de la comunidad collective, la respuesta no fue tan positiva, más bien sentí un silencio incómodo. A los pocos momentos, un gran amigo (seguramente con la idea de hacerme notar lo que pasaba, gracias Luis) envió la siguiente infografía publicada por la CNDH en un tweet:

Después de leerlo me sentí confundido, lo primero que hice, en el tono de desacuerdo con el mensaje, fue disculparme y retirar mi felicitación. Esto desató una discusión entre algunos integrantes del grupo, que siguió por algunos minutos, hasta que nos dimos cuenta de que todos los comentarios y las diferentes opiniones eran solo de hombres, las mujeres no habían entrado siquiera en la polémica.

Quedé aún más sorprendido: por un lado, había mujeres que agradecían la felicitación, al mismo tiempo escuchaba locutoras en la radio decir que era un insulto hacer felicitaciones o regalar flores y finalmente, había una gran mayoría de mujeres que les era indiferente el tema. Algunas incluso me decían: “no sé cómo debo actuar ante este día”.

Desde entonces le he dado muchas vueltas al tema y he analizado varios escenarios relacionados con La Mujer, El Hombre, La Equidad de Género y como nos relacionamos con ello. Las siguientes líneas tratan de plasmar mi visión sobre el tema y algunos datos al respecto.

Aclaro que no soy ningún experto, tengo muchos sesgos (probablemente más que la mayoría) y consecuentemente habrá quién esté de acuerdo y quién no, simplemente es un punto de vista más y una invitación a la reflexión.

Voy a elegir un punto de partida, según la UNESCO, esto es género:

“Por “género” se entienden las construcciones socioculturales que diferencian y configuran los roles, las percepciones y los estatus de las mujeres y de los hombres en una sociedad.”

Muy adecuada definición, me gustaría comentar algunos puntos en particular:

Claramente existen diferencias entre los dos géneros, de no ser así ni siquiera existirían las palabras Mujer y Hombre. Dicho de otro modo, si no existieran diferencias no podríamos hablar de equidad o igualdad.

Cuando se refiere al género, la UNESCO no lo define desde un punto de vista fisiológico, que es evidente, sino “sociocultural” y esto es clave; desde que la raza humana existe, se ha organizado en grupos, donde existen roles y normas. Estos grupos han crecido exponencialmente en tamaño y complejidad, lo cual genera más roles y más normas dentro de la sociedad.

Es importante reconocer esto, porque nos ayuda a entender “las percepciones y los estatus” que existen en nuestras sociedades sobre las Mujeres y Hombres. Por ejemplo: muchas veces se analiza nuestro modelo de sociedad y se califica de “Machista” o “Discriminatorio a la Mujer” y prácticamente inservible, como si existiera porque un día se reunieron todos los hombres y decidieron que las mujeres debían estar en la casa con sus hijos mientras ellos iban a trabajar. Sabemos que no es así, más bien, el modelo de roles que nos ayudó a sobrevivir como especie desde tiempos antiguos, se fue transformando en los organismos sociales que hasta la fecha tenemos.

Definitivamente no son los más óptimos, y menos en estos tiempos donde no somos cazadores de mamuts o recolectores de frutos, pero en tiempos antiguos logramos sobrevivir gracias a ellos, probablemente por que hacían uso de las mejores cualidades de cada género para hacer un trabajo de equipo.

Pasando a la parte de Igualdad de Género, la misma UNESCO lo define como:

“Por “igualdad de género” se entiende la existencia de una igualdad de oportunidades y de derechos entre las mujeres y los hombres en las esferas privada y pública que les brinde y garantice la posibilidad de realizar la vida que deseen. Actualmente, se reconoce a nivel internacional que la igualdad de género es una pieza clave del desarrollo sostenible.”

Yo más bien lo llamaría Equidad de Género (No somos iguales pero debemos ser tratados en igualdad de condiciones) también creo que es una definición acertada; Mujeres y Hombres deben tener las mismas oportunidades en todos los aspectos de su vida, que les permitan realizar la vida que ellos elijan.

Definitivamente, si miramos la historia reciente de nuestro país y de la mayoría del mundo, en el siglo XX las mujeres no tenían los mismos derechos ante la ley; no tenían derecho al voto, a ser elegidas para cargos públicos o solo a algunos de rango bajo, no tenían derechos laborales o estos eran inferiores a los de los hombres, incluso en la educación existían grandes diferencias en cuanto a las oportunidades para uno u otro género.

Estas poco explicables y definitivamente injustas prácticas, no tienen cabida en ninguna sociedad moderna, y afortunadamente en la gran mayoría de países occidentales (pensaría que todos pero no lo he podido confirmar) las mujeres han logrado equiparar sus derechos a los de los hombres. Lamentablemente, muchos de estos logros fueron precedidos de eventos trágicos, como el que dio origen a la conmemoración del 8 de marzo, donde en 1908, fueron asesinadas trabajadoras textiles en Estados Unidos, por defender y exigir sus derechos laborales como mujeres.

Es motivo de reconocimiento a las Mujeres, el haber perseverado y finalmente obtenido estos logros, pero también es un llamado muy enérgico a los hombres de nuestra generación, para que aprendamos del pasado y no permitamos que vuelva a existir un abuso hacia el género femenino.

Ahora que tenemos claras las definiciones y sabemos que, ante la ley, existe la Equidad de Género, llegamos a lo bueno, realmente ¿existe equidad de género en México?, vamos a analizar varías vertientes para poder hacer conclusiones, empecemos por la educación:

EDUCACION

Los años promedio de escolaridad en México por género son los siguientes (fuente: INEGI):

Si bien no estamos en completa igualdad, si se ha logrado un avance importante, pasando de una diferencia, en favor de los hombres, de 6.9% en el año 2000, a una de solo 3.3% en 2015, de mantenerse la tendencia, podríamos esperar que para 2020, estos números fueran completamente equitativos.

En el caso de la educación superior, la situación es incluso mejor, en la UNAM del total de alumnos matriculados en el nivel de licenciatura, 51.6% son Mujeres (al final de 2017).

VIDA POLITICA

Por ley, los partidos políticos deben de cumplir con una cuota mínima de Mujeres en sus candidaturas a puestos legislativos, o más bien, no pueden tener más de un cierto % de candidatos de un mismo género, misma que en 2007 era de 40% y en la última legislatura se logró una cámara de diputados donde el 35% de los integrantes son mujeres.

VIDA LABORAL

Otro de los puntos más relevantes para la medición de la Equidad de Género es el nivel de salarios percibidos por mujeres y hombres. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al 4to trimestre de 2017 (INEGI), el ingreso promedio por hora trabajada es de $35.65 para los hombres y de $35.30 para las mujeres, es decir una diferencia de menos del 1%.

A ver, si las mujeres en promedio tienen el mismo acceso a la educación que los hombres en México, tanto en general como a nivel superior, y a demás vemos que en promedio les pagan igual, ¿Por qué tenemos la impresión de que ganan menos? La respuesta es, que efectivamente ganan menos, pero esto se debe a: 1) que, según la ENOE, las mujeres dedican menos horas a la semana en promedio a actividades remuneradas, 36.8 hrs vs. 44.8hrs y 2) a que las mujeres se enfocan más en trabajos cuyas especialidades son menos bien pagadas que en las que predominan hombres:

De acuerdo con la universidad de Georgetown, las carreras de Tecnología e Ingeniería, tienen sueldos en promedio, hasta 65% más altos que, carreras afines a la educación por ejemplo.

Entonces, si las mujeres en México, tienen igualdad absoluta ante la ley y en la práctica tienen el mismo acceso a la educación que los hombres, incluso hasta el grado de licenciatura y en promedio ganan lo mismo por hora trabajada que lo hombres, la desigualdad en el ingreso que normalmente percibimos es simplemente ¿”Porque quieren”?. Desde mi punto de vista, Si y No.

Si, porque finalmente tienen las mismas oportunidades que los hombres y No porque seguramente las decisiones que toman muchas de ellas están “sesgadas” por ideas o imposiciones externas. Por ejemplo, considero que muchas mujeres no estudian ingeniería o carreras afines por que tradicionalmente saben que son carreras “de hombres”, o que las matemáticas son más difíciles para las mujeres, etc.

Pero yo no soy nadie para juzgar, hay algunos estudios, aunque no muy concluyentes, donde según sus autores, se demuestra que hay ciertos tipos de inteligencia que son más afines a las Mujeres, como la inteligencia emocional y verbal, y otros más afines a los hombres, como la espacial y la matemática. O tal vez no sea que somos más o menos inteligentes en uno u otro ramo, sino que simplemente trabajamos mejor como equipo cuando nos dividimos las tareas de una u otra forma. Al final el objetivo general del ser humano es la vida de plenitud y felicidad, y el ingreso o el estatus social es solo una parte de la ecuación.

Según un estudio serio (http://blogs.worldbank.org/impactevaluations/are-women-really-happier-men-around-world-guest-post-mallory-montgomery) las Mujeres dicen ser más felices que los Hombres (por muy poco), a pesar de que en general, tienen menores ingresos, menor educación y más propensión a enfermedades (en Estados Unidos por lo menos). El investigador detrás del estudio sorprendido por la respuesta, trata de justificar que las mujeres, “dicen” ser más felices, pero en realidad no lo son. En fin, seguimos complicando el asunto.

De regreso al tema central, y el porqué del inicio de mi conflicto personal sobre cómo se sienten las mujeres respecto de la Equidad de Género, tengo algunas conclusiones y reflexiones para continuar el debate:

  • Debemos ser iguales en valor, reconocimiento, derechos, oportunidades y libertad de decisión en nuestras vidas.
  • Considero que, en México, al menos en el marco legal y en la práctica en la Educación y en la vida Laborar, existe, o está muy cerca (a unos pocos años) la Equidad de género.
  • Los feministas se equivocan, al menos muchos de ellos, en tratar de “probar” la igualdad de las mujeres, comparando directamente con los hombres, factores como el salario, puestos políticos o premios nobel. Aún en los países más avanzados, hay diferencias entre hombres y mujeres, esto es parte fundamental de nuestra existencia.
  • Podríamos comparar la diferencia de salarios en la industria de la moda, y buscar que los modelos hombres ganen igual que las mujeres, o en la industria de la pornografía. Pero no sería relevante, porque los mismos aspectos que nos hacen diferentes son los que determinan que existan esas diferencias.
  • Me parece que existen ciertas “políticas” o “programas” que, en su afán de lograr la equidad de género, propician una idea de desigualdad mayor; por ejemplo: tipificar un homicidio como “feminicidio”. Creo que cualquier homicidio debe ser investigado, perseguido y castigado, independientemente de quién sea la víctima, y si existen agravantes, como tortura, violación, crímenes de género, etc. Deberán ser añadidos como el derecho ya de por si los considera. Si tenemos que crear Delitos especiales o Derechos especiales destinados a solo uno género, estamos violando el principio de igualdad, tanto desde el punto de vista “legal” como “social”, cuando alguien tiene un tratamiento especial en el ley, normalmente se genera una percepción de inferioridad.

Existen otros aspectos que también me llaman mucho la atención en algunas mujeres que los “satanizan”, como el pagar una cuenta en restaurante, siento que como en todo lo que hemos dicho, todo está en la cultura personal, pero sobre todo en la libertad; si alguien siente que el hecho de la inviten la hace menos o rebaja su valor ante el Hombre, que no lo permita, se lo haga saber a esa persona y listo. En cambio, quien lo aprecie como un gesto grato de cortejo o regalo, de “uno de los roles” que tradicionalmente hemos tenido, también bienvenido, al que nunca voy a entender y creo que está equivocado, es quien pretende educar y forzar a que todos vivan o actúen de una cierta manera “escudándose” en temas mucho más importantes como La Equidad de Género.

Y finalmente, para concluir y redondear mi inquietud inicial, creo que es justo eso; la libertad que todos tenemos de expresar nuestras ideas sin miedo y la libertad que tienen los demás de aceptarlas o rechazarlas; en concreto, creo que cada mujer tiene el derecho de tomar el 8 de Marzo de la manera que más le interese o incluso no interesarle la fecha en absoluto, al igual que los hombres podemos percibirlo y practicarlo o no, como mejor nos funcione, mientras respetemos la libertad de los demás.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like