Los gigantes de Silicon Valley como Twitter y Facebook podrían haber anunciado que los empleados pueden trabajar desde casa indefinidamente, pero muchas empresas esperan que la gente regrese a la oficina en algún momento. Tu propia oficina podría ya estar abierta, o reabriendo pronto.

¿Pero es seguro volver al trabajo? Mucho depende de las políticas y procedimientos que tu compañía ponga en práctica cuando los empleados regresen, y vas a querer saber cuáles son con anticipación.

Lo ideal es que tu compañía ponga por escrito las políticas de seguridad que llevará a la práctica, dice Edgar Ndjatou, director ejecutivo de Workplace Fairness, una organización sin fines de lucro que promueve y defiende los derechos de los empleados. "Demuestra que la empresa lo está tomando en serio, y también es una forma central de comunicación para que todos sepan lo que se espera".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han establecido recientemente pautas para los empleadores, pero las normas estatales y locales a veces difieren de los consejos de los CDC, y eso es lo que realmente se puede hacer cumplir, dice Ndjatou. "Si una empresa no sigue las directrices del estado, los empleados pueden denunciar su incumplimiento y podrían ser multados o incluso cerrados", dice. Normalmente, puedes encontrar las pautas de reapertura para tu área en el sitio web del Departamento de Trabajo local, o la página principal de tu alcalde o gobernador puede tener enlaces a esta información.

Si tu empresa no proporciona información sobre las políticas de seguridad antes de que regreses al trabajo, los expertos sugieren hacer algunas preguntas específicas sobre lo que se puede esperar al regresar. Puedes hacer estas preguntas a tu supervisor directo, al contacto de recursos humanos o al representante del sindicato, dice Ndjatou, dependiendo de cómo esté organizado tu centro de trabajo. Si esas personas no son de ayuda, no tengas miedo de transmitir tus preocupaciones a un miembro del equipo directivo. En algunos casos, las empresas pueden tener una reunión o un foro virtual para que los empleados planteen sus preguntas sobre la reapertura; si no, puede que tengas que solicitar una conversación individual o enviar tus preguntas por correo electrónico.

Aquí hay ocho preguntas de las que querrás obtener respuestas:

1. ¿Están consultando con las autoridades sanitarias locales sobre el estado de transmisión del virus en la zona?

Las empresas deben estar conscientes del impacto y trayectoria actual de la pandemia, y definitivamente deben trabajar con las autoridades locales de salud pública (y los sindicatos, dependiendo de la industria) para guiar su toma de decisiones, dice Melissa Perry, profesora y presidenta de salud ambiental y ocupacional en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de George Washington University.

"Los criterios para la reapertura [de las empresas] deben desarrollarse y adaptarse en función de la frecuencia de propagación del virus y de si los contagios y muertes aumentan o disminuyen, y durante cuánto tiempo", dice. Por lo tanto, es necesario asegurarte que la empresa esté en sintonía con la información más actualizada y precisa que el departamento de salud local pueda proporcionar y sus decisiones, políticas y procedimientos sean basados en consecuencia".

2. ¿Han creado un plan de trabajo que asegure que los empleados puedan tener distanciamiento físico a lo largo del día?

El distanciamiento físico -mantener una distancia de al menos dos metros entre individuos- es el cimiento sobre el que se asientan todas las demás medidas de control de virus, dice Perry. "Es requisito fundamental para mantener el control de la infección. Sabemos que el virus se transmite por medio de gotitas microscópicas que típicamente no pasan de los dos metros", dice. "También sabemos que las personas infectadas pueden no tener ningún síntoma, y aún así transmitirlo a otros".

La parte crítica de esta pregunta es "durante todo el día", no solo cuando estás en tu estación de trabajo o escritorio, añade Perry. ¿Serás capaz de mantener una distancia de dos metros cuando entres o salgas del edificio o en el estacionamiento, subas los ascensores o subas las escaleras, uses el baño, asistas a reuniones, tomes un descanso o almuerces? Para algunos empleadores, esto puede significar escalonar los horarios o los días de trabajo para reducir el número de personas en el lugar en cualquier momento.

Aunque los detalles pueden diferir según el espacio y la situación de tu empresa, debe haber un plan que tenga en cuenta cómo podrás mantener distancia física de tus colegas en cada escenario.

3. ¿Cómo se reconfigurará la oficina para reducir la probabilidad de transmisión?

Mover los escritorios más lejos unos de otros o colocar barreras entre los escritorios, especialmente si se tiene un plan de oficina abierta, puede ayudar a asegurar un distanciamiento adecuado entre los trabajadores.

El flujo de aire es otra cuestión importante a considerar, dice Perry. "Las compañías necesitan pensar en la forma en que el aire se ventila dentro de las instalaciones para que no fluyan las gotas respiratorias de una persona a otra".

Por ejemplo, puede que necesiten mover los escritorios o las estaciones de trabajo para que la gente no esté sentada directamente debajo de las rejillas de ventilación del aire acondicionado. Tener aire fresco también es mejor que recircular el aire encerrado, y puede ser una buena idea abrir las ventanas, añade Perry. Para tener una idea de lo que deberías esperar oír de tu empresa, consulta las pautas de los CDC y de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de los Estados Unidos (OSHA) o La Secretaria de Salud en México sobre la preparación de los lugares de trabajo para COVID-19, que recomiendan, por ejemplo, que los empleadores trabajen en aumentar la ventilación e instalar filtros de aire de alta eficiencia.

4. ¿Qué procedimientos de desinfección o sanitización se aplicarán en las superficies de alto contacto?

Estas son las superficies que tienen el mayor riesgo de transmitir el virus, según Perry. "¿Todas las superficies necesitan ser constantemente desinfectadas? No", dice. "Pero nos preocupan cosas como los botones de los ascensores, las manijas o perillas de las puertas, barandales, los secadores de aire o los porta toallas de papel de los baños y las manijas de los inodoros. Estas superficies deben ser desinfectadas continuamente y debemos lavarnos las manos continuamente."

Los CDC han publicado una guía para la limpieza y desinfección de los espacios públicos, incluyendo los tipos de desinfectantes aceptables, y las pautas de la OSHA establecen que los empleadores deben proporcionar productos de limpieza como jabón de manos, sanitizantes a base de alcohol, desinfectantes y toallitas desechables para que los empleados limpien sus propias superficies de trabajo. Querrás asegurarte que tu empresa tenga un plan claro para los espacios comunes, así como proporcionar suministros basados en estas directrices.

5. ¿Se requerirá que los empleados usen caretas/cubrebocas?

Recuerda, el cubrebocas es para proteger a los demás, no a ti mismo. Pero una política y cultura de uso de cubrebocas en toda la compañía significa que todos están protegiendo a todos los demás. "Cada uno de nosotros tiene el potencial de infectar a otros, incluso si no tenemos síntomas. Si todo el mundo usa cubrebocas de forma rutinaria, se reduce la propagación de gotitas de la tos, los estornudos e incluso del habla", dice Perry. Según los CDC, es una buena práctica cubrirse en público siempre que no se pueda mantener una distancia de seis pies, especialmente si se está en un área geográfica donde el virus circula ampliamente.

Por lo tanto, es conveniente preguntar a la empresa cuál será su política, cuál será la política del edificio (si trabaja en un edificio compartido), cómo transmitirá la empresa a los empleados la importancia de llevar cubrebocas y cómo se harán cumplir las normas relativas a cubrirse.

Sin embargo, asegúrate de que tu empresa no se limite a pedir a los empleados que utilicen cubrebocas, ignorando la necesidad de distanciamiento físico y otras medidas de protección. "Asegurarte que todos utilicen cubrebocas es importante en lugares como ascensores y escaleras", dice Perry. "Pero si lo único que se hace es exigir cubrebocas, no se está logrando la protección necesaria porque sabemos que no siempre se cumple al 100% y la gente se los quita", añade. Tengan eso en cuenta cuando evalúen la postura de su compañía sobre los cubrebocas como parte de su plan más amplio.

6. ¿Qué pautas hay para los empleados que se sienten enfermos, que cuidan a otros que están enfermos o que han sido expuestos de alguna otra manera?

Las empresas deben tener políticas que alienten a las personas a quedarse en casa si están enfermas o cuidan a otros, o si sospechan que pudieron haber estado expuestas al coronavirus. Recuerda, sólo se necesita una persona infectada para iniciar una nueva cadena de transmisión del coronavirus. Antes del Covid, las encuestas mostraban que a menudo las personas no se quedaban en casa cuando estaban enfermos. Si los empleados temen perder sus trabajos o enfrentar otras consecuencias, es aún más probable que vengan a pesar de tener síntomas o estar expuestos.

Todo esto es para decir, que debes asegurarte que tu y todos tus colegas están cómodos avisando que se sienten enfermos o que han estado expuestos y que van a recibir apoyo si necesitan trabajar a distancia o tomar una licencia.

"Lo ideal sería que hubiera una cuarentena obligatoria de 14 días para los empleados que crean que han estado expuestos", dice Ndjatou, quien señala que la Ley de Respuesta al Coronavirus de Families First, que exige que los empleados (de ciertos organismos públicos o empresas privadas con menos de 500 empleados) tengan acceso a licencias de emergencia con goce de sueldo, está en vigor hasta finales de 2020. Si bien otras organizaciones pueden no estar comprendidas en esta ley, deben ofrecer opciones de licencia con goce de sueldo para ayudar a mantener seguros a todos los empleados.

Por lo tanto, pregunta sobre las políticas de tu empresa en relación con el trabajo a distancia, así como sobre la licencia con goce de sueldo en los casos en que los empleados puedan tener síntomas, sepan o piensen que han estado expuestos a alguien con el virus, o tengan un miembro del hogar que esté enfermo. Y presta atención no sólo a las reglas en sí, sino también a la actitud de dirección y liderazgo cuando respondan. ¿Sientes que la gente se animará a quedarse en casa? ¿Existen barreras innecesarias para que se les conceda una licencia pagada, como la nota del médico (que la OSHA advierte en contra de esto en un momento en que los encargados de atención médica pueden no ser capaces de proporcionar la documentación oportuna)?

7. ¿Cómo están supervisando la salud de todos los empleados?

"El mayor temor es volver a trabajar en un ambiente donde el virus no está controlado y la gente puede enfermarse", dice Ndjatou. Quieres asegurarte que tu empresa está preparada con un conjunto muy claro de medidas que deben adoptarse en caso de que alguien se infecte, de modo que no haya confusión ni retrasos. Los detalles exactos del plan pueden diferir dependiendo de tu organización, pero Ndjatou dice que debería ser algo así: "El empleado debe informar al empleador, y el empleador debe notificar al personal. No tienen que decir quién es, a menos que el empleado consienta en ser revelado como la fuente, pero el empleador debe decírselo al personal y hacer que sus contactos cercanos se auto-aíslen".

Algunas compañías están haciendo chequeos de temperatura o de síntomas para los empleados todos los días o incluso varias veces al día. Pregunta si tu empleador planea tomar medidas similares y cómo se implementarán. "Sólo tienes que asegurarte que se haga de forma generalizada y no se escoga a ciertos grupos", dice Ndjatou. En otras palabras, asegúrate que tu empresa no planea controlar, por ejemplo, sólo a los empleados mayores o a los trabajadores asiáticos.

Los lugares de trabajo también dependen cada vez más de los softwares para seguir monitorear a sus empleados o controlar su temperatura corporal, según Njdatou. "Si tienes reservas sobre el software, haz preguntas, investiga y considera la posibilidad de ponerte en contacto con un abogado", dice. "El gobierno tiene reglas sobre la privacidad en el trabajo, por lo que es importante que entiendas la tecnología, que tan invasiva es, cuánto tiempo se utilizará y la justificación para utilizarla".

8. ¿Qué capacitación se proporcionará para ayudar a los empleados a entender estas nuevas políticas y a adherirse a ellas?

"Las cosas que suenan bien en el papel no siempre son fáciles de cumplir, especialmente cuando la gente no está acostumbrada a comportarse de esa manera", dice Perry. Por lo tanto, quieres asegurarte que tu empresa está preparada para hacer algo más que establecer políticas y dar por terminado el asunto.

Tu empresa debería tener un plan para concientizar sobre el virus y también para entrenar al personal a las nuevas normas y cómo puede cambiar o afectar su trabajo. Una vez más, las políticas de la compañía deben ser escritas y compartidas ampliamente, y también debe haber detalles sobre cómo se harán cumplir, dice Ndjatou. [...]

 

Qué hacer si no te gustan las respuestas

¿Qué debes hacer si tu empleador no responde a tus preguntas o si las respuestas no te satisfacen?

Primero, expresa tus preocupaciones, idealmente por escrito, a tu jefe, RRHH, o a dirección, y trata de mantener un registro de cualquier correspondencia (email, cartas, mensajes de texto, etc.) en caso de que necesites presentar una queja, aconseja Ndjatou. En algunos casos, tu empresa puede tener las mejores intenciones pero simplemente no está totalmente preparada, y tus preguntas pueden incitar a la directiva a actualizar sus planes y políticas para tener en cuenta las cuestiones que tu y otros han planteado.

Si los planes de reapertura avanzan rápidamente y no crees que las políticas sean suficientes -especialmente si tu o un miembro de tu familia corren un alto riesgo de sufrir complicaciones graves a causa de COVID-19- y tu función puede realizarse a distancia, podrías pedir a tu jefe continuar trabajando desde tu casa temporalmente.

Sin embargo, los empleadores tienen la responsabilidad legal de proporcionar un lugar de trabajo seguro y libre de riesgos para la salud y, dependiendo de tus preocupaciones, tu empresa puede verse obligada a abordarlas. Como último recurso, dice Ndjatou, "el empleado puede considerar tomar acciones legales, que podrían incluir la presentación de una queja ante una agencia del gobierno local, estatal o federal".

Si la respuesta de tu empleador es técnicamente legal pero sigue siendo problemática, considera la posibilidad de ponerte en contacto con un sindicato u otro grupo de defensa de los trabajadores, que según Ndjatou puede ayudar a presionar a los empleadores para que apliquen prácticas justas.

Para muchas personas, especialmente aquellos con trabajos de oficina, la idea de la seguridad en el lugar de trabajo ha adquirido un nuevo significado durante la pandemia. Es de esperar que tengan preguntas antes de volver a un espacio compartido. Recuerda, lo más importante es que te sientas seguro que estarás protegido en el trabajo.


por Jennifer Rainey Marquez
The Muse

Las criptomonedas están ganando terreno, no solo crece su fama, sino su valor. Altas y bajas en contraste con la búsqueda de estabilidad. Nuevos protagonistas, regulaciones, ¿qué es lo que podemos esperar? Te presentamos tres estimaciones sobre el futuro de las criptomonedas en 2021.

El 2020 ha terminado. Por su parte, el 2021 está siendo testigo de todos los cambios que dejó el año pasado, no solo la pandemia. Quizá uno de los más notables sea cómo determinados aspectos de la vida transitaron del mundo físico a las plataformas digitales. 

A estas alturas, pocos desconocen el término Bitcoin. Sin embargo, pese a la gran fama de la primer criptomoneda, algunos elementos técnicos aún son vistos con desconfianza. Mientras para algunos representa una alternativa justa, segura y atractiva de intercambio, para otros, un medio digital supone la total pérdida de control. Probablemente, la mayor coincidencia entre ambos sea considerar a los bloques de datos independientes y descentralizados como una forma segura de registrar movimientos de capital, ya que son materialmente imposibles de intervenir. 

Por supuesto, la discusión no está cerrada. Predecir el futuro es imposible. Sin embargo, el aprendizaje reciente nos permite tener una idea de lo que podemos esperar de este prometedor año, al menos, en lo que respecta a estas monedas.

Regulaciones

La especulación es una actividad que implica enormes riesgos, y aunque hablar de normativas no es algo nuevo, los acontecimientos recientes protagonizados por el hedge fund de Melvin Capital e inversores organizados gracias a Reddit, sugiere, por parte de las instituciones, la urgencia por crear determinadas regulaciones y reforzar otras. Las intenciones son claras. Si bien el usuario común se ha beneficiado de la descentralización propia de este sistema monetario, así como la seguridad ofrecida por la tecnología blockchain, el anonimato implícito en las carteras digitales no parece encantar a todos, mucho menos a gobiernos o bancos. Ya el propio gobierno norteamericano ha buscado formas de generar impuestos a partir del Bitcoin. Por otro lado, el insider trading, buy back, burbujas y otras prácticas consideradas bastante cuestionables pueden ser mucho más fáciles de realizar en este contexto.

En busca de stablecoin

A diferencia del dinero fiat –quiere decir dinero por decreto, se refiere al dinero que hacen los bancos.–, el Bitcoin tienen un límite de unidades en existencia, lo que en teoría se traduce como un escudo contra la inflación. Sin embargo, como ya hemos visto, ni siquiera las dos criptos más célebres están exentas de volatilidad. Lo dicho no parece detener a gran número de inversionistas, quienes, todo lo contrario, buscan formas de dar seguridad a sus decisiones. 

Nos referimos a las stablecoins, criptos que se encuentran respaldadas por monedas, como el dólar, o bienes materiales, como el oro. También existen aquellas reguladas gracias a modelos algorítmicos. La estabilidad no es poca cosa, e incluso parece ser lo suficiente atractiva para que más entren al ruedo. Una prueba es Visa, que a partir de 2019 ha buscado asociaciones que permitan tarjetas de débito de criptomonedas, incluso, en el último reporte de ganancias, el CEO Al Kelly reafirmó el interés en los criptopagos y quienes permiten el intercambio entre fiat y cripto, o en sus palabras, “ser capaz de aprovechar cualquier cripto que surja como fuerza dominante de pagos”. 

Sin duda, será un activo dominante en el futuro próximo. No es casualidad que Grayscale haya anunciado la incorporación de seis nuevos fideicomisos

Los grandes se suman

¿Qué sucede si continua en alza el uso de criptomonedas? Como cualquier sistema monetario, este adquiere valor gracias al consenso; eso quiere decir que su valor crece a la vez que su popularidad. De ahí el hincapié en generar estabilidad, pero más aún, la necesidad de que empresas, además de bancos, lo integren a su funcionamiento. En otras palabras, su uso está lejos de disminuir.

La cuestión, como bien señala Sean Stein, está en el tiempo, ¿qué nación será la primera en lanzar su propia criptomoneda?

Gracias a un amplio trabajo de investigación, sabemos que la diversidad e inclusión generan una mayor productividad y mejores ideas en nuestras organizaciones.

Implementar políticas de diversidad e inclusión no solo es bueno para los indicadores de negocio. Ser inclusivos y diseñar organizaciones y sociedades plurales y diversas es lo correcto por hacer.

Y a pesar de los beneficios económicos y sociales, la mayoría de las organizaciones se paralizan al momento de querer iniciar un programa de Diversidad e Inclusión. ¿La razón? Tardan años diseñando el programa perfecto.

El primer paso siempre es el más difícil, pero no tiene ser perfecto. Es más importante que las personas en la organización puedan ver acciones concretas que se puedan mejorar con el tiempo, a esperar demasiado para empezar a ser una organización inclusiva.

Entre más tiempo dejes pasar para implementar acciones, más difícil será construir una cultura de diversidad.  Como primer paso, puedes tomar estas acciones y adaptarlas a tu organización. Podrás ver un aumento de moral y compromiso tan pronto la percepción de tu organización cambie con estas pequeñas acciones.

1. Lenguaje Neutro e Inclusivo

Asegurate que la comunicación de la empresa, sobre todo la interna, y de nuevas vacantes mantenga un lenguaje que no excluya a nadie. Sobre todo en las vacantes, el lenguaje neutro es clave para lograr atraer candidatos diversos que pueden aportar algo nuevo a tu organización. 

La “Alineación Cultural” nunca debe de ser razón para rechazar una persona. Cuando se contrata basado en este factor, se corre el riesgo de reducir la diversidad de la organización.

2. Actualiza tu comunicación visual

Revisa todo el material de comunicación de tu organización. Imágenes en los sitios y redes sociales, publicidad y fotografías de los roles de liderazgo. Las personas pueden interpretar la falta de diversidad en la representación visual como una señal de que tu organización no es inclusiva. 

Pon especial atención a los espacios de recursos humanos, reclutamiento y comunicación sobre las actividades de la empresa.

3. Usa pruebas ciegas como primer filtro de contratación

Una gran forma de asegurar que no se está excluyendo inconscientemente a personas con nuevos perfiles y culturas es eliminando información del primer filtro de selección en las entrevistas.

Las personas que eligen el primer filtro no deben de tener acceso a datos como raza, género, ciudadanía o religión. En cambio enfocarse únicamente en la carrera profesional, habilidades y trayectoria. 

4. Implementa una política de “cero interrupciones”

Durante reuniones y diálogos, es común que cierto tipo de personalidades suelan a monopolizar la conversación e incluso interrumpir y no valorar la opinión y voz de los demás.

La mejor forma de asegurar que no se pierde la voz, ideas conocimiento y experiencia de la organización es permitiendo un espacio seguro donde todas las personas puedan expresarse abierta y libremente sin interrupciones.

5 Implementa una política de pago equitativo

La organización y todos sus miembros deben de poder contar con una forma y explicación simple y concreta para entender cómo se compensan los distintos roles. 

Todas las personas deben de tener la certeza que están siendo compensadas de forma justa y equivalente al valor que están dando a la organización. Esto no significa que todos los roles deben de ganar lo mismo. Sino que todos reciben lo adecuado en base a lo que todos aportan y en relación a lo que los demás reciben.

6 Diseña un entorno físico apto para todas las personas.

Esto incluye no solo comodidad emocional. El aspecto físico también afecta la percepción y realidad de la inclusividad de tu organización. En ocasiones son cosas tan sencillas como la temperatura del espacio (usualmente es definida para la comodidad de hombres y las mujeres sufren frío). 

Piensa en el volumen, ruido, mesas, sillas y espacios compartidos. Todos estos deben de poder recibir de forma adecuada a personas con distintas discapacidades y necesidades. Idealmente, todas las personas deberían de poder adaptar los espacios de trabajo para aumentar su comodidad y productividad.

7. De forma proactiva, desarrolla y patrocina a gente diversa y altamente calificada 

Identifica a las personas con altas capacidades y/o potencial pero que pertenecen a una minoría y ayúdales a desarrollarse. Esto puede ser a través de un programa de mentoría o patrocinio de sus iniciativas dentro de la organización. Una gran forma de hacer esto es a través de un programa de liderazgo.

Si no logras identificar a estas personas, es una señal que es necesario aumentar la diversidad de la organización y mejorar  los procesos de atracción y retención de talento.

8 Comunica tus políticas, esfuerzos y resultados

Cuando eres una organización diversa, atraes más personas diversas. Una gran forma, además de lo que tus empleados hablen de ti, es comunicar abiertamente.

Asegurate que las políticas y los esfuerzos que se lleven a cabo sean comunicados a todas las personas de la organización e incluso en los canales de comunicación disponibles al público en general.

Pide a los grupos minoritarios que escriban sobre sus expectativas y necesidades. Cuando las estés atendiendo hazlo saber de forma abierta y auténtica. 

Una vez que tengas buenos resultados (lo sabrás gracias a que  tu gente lo dirá) no solo lo comuniques, celébralo como un logro de negocios más. Pocas cosas mejoraran la moral y productividad como una victoria que beneficia a todos en tu organización.

NOV 01, 2018 
Iba saliendo de una junta en un café caminando por mi colonia y me dirigía a comer con unas amigas. Como ya es costumbre, abro WhatsApp para contestar las notificaciones que sentí en mi bolsillo durante la reunión – una de ellas es de Shari, mi asesora de LECO, quien siempre está pendiente de entregarme mis lentes de contacto cuando los necesito.
 

 
Y llego al restaurante a reunirme con mis amigas. Espera, pensé, ¿acabo de hacer una compra verdad? Wow, creo que ni me di cuenta.
La historia que acabo de narrar es real. Fue uno de los comentarios que recibí por parte de Eli, uno de nuestro primeros usuarios. Eli me contó que lo que más disfruta de LECO es que nosotros conocemos mejor sus hábitos de lentes que ella misma y que pedir nunca se siente como resolver un pendiente sino como una conversación real. Ese es el poder del Conversational Commerce, la nueva forma en que los negocios pueden interactuar con sus usuarios a través de las mismas plataformas donde ellos conversan con sus conocidos.
¿Por qué es tan relevante esta tendencia?
En primer lugar, Conversational Commerce te permite pasar de ser una empresa que transacciona con sus usuarios a una empresa que habla con sus usuarios. A través de conversaciones, puedes captar intenciones, insights y verbatims, lo cual te lleva a conocer verdaderamente a las personas. Si con ello logras generar un vínculo real, pasas de estar en su mesa de trabajo (PC) a estar en su bolsillo (Smartphone), de poderle enviar solamente emails, los cuales ignora fácilmente y es un canal de comunicación más lento, a enviarle mensajes de WhatsApp para saber en tiempo real, si estas siendo relevante o cómo mejorar tu propuesta de valor.
Con Conversational Commerce, la base de usuarios pasa de ser las personas que están en una computadora a todas las personas que tienen smartphones. De acuerdo a estadísticas de Anderseen Horowitz, para el 2020 habrán 5B de personas con un smartphone, lo cual es 1.7 más smartphones que computadoras al día de hoy. Conversational Commerce se vuelve una forma en que las marcas pueden de forma proactiva, comunicarse con sus consumidores y prospectar rápidamente a nuevos usuarios. Así como las apps tienen el poder de comunicarse directo con sus consumidores sin necesidad de una acción previa a través del envío de “Push Notifications”, el conversational commerce tiene el poder de colocar a tu empresa directamente en el canal de comunicación más usado, sin que el usuario tenga que tomar una acción.
Pero más allá de tener más cercanía con los usuarios y estar presente en manos de más personas, lo más increíble es que la tendencia es escalable mediante tecnología, chatbots y AI.  De acuerdo a Gartner, para el 2020 el 85% de las relaciones entre consumidores y empresas sucederán sin interacción humana. Y es absolutamente necesario. La gran mayoría de las interacciones que tenemos con empresas se podrían responder mediante respuestas y flujos previamente automatizadas y dejar solamente aquellas problemáticas difíciles de resolver a personas reales, las cuales probablemente tendrán un trabajo aún más importante que el que hoy tienen, donde repiten día con día millones de instrucciones de la misma forma. Gracias a Conversational Commerce, LECO alcanza tazas de conversión hasta del 14% cuando en promedio un e-commerce set tienen tazas de conversión del 2.35% de acuerdo a Google.
Para LECO, los smartphones son el habilitador más importante del customer journey y nos entusiasma mucho saber que mediante este dispositivo, estamos ayudando a cientos de miles de personas en sentirse respaldados en su camino a ver mejor.
¿Te interesa que publiquemos tus ideas en el blog de Collective Academy? Déjanos tus datos y te buscamos para que nos compartas tus ideas.
[contact-form][contact-field label="Nombre" type="name" required="true" /][contact-field label="Correo electrónico" type="email" required="true" /][contact-field label="Web" type="url" /][contact-field label="Mensaje" type="textarea" /][/contact-form]

En una charla que tuve con el director de planeación logística del corporativo una de las empresas importantes en Alemania, me contó una teoría interesante que desarrolló trabajando en México durante varios años respecto a la cultura de trabajo de nuestro país: “El problema” - me dijo - “es que en México, si naces rico, es muy difícil que dejes de serlo. Por lo tanto, ¿qué incentivo puedes tener para querer sobresalir? Y por otro lado, si naces pobre, por más que te esfuerces, es muy difícil que tengas las oportunidades para sobresalir, entonces, ¿para qué esforzarse?”
Su comentario me dejó pensando, ¿cómo llega una persona en su puesto y con su experiencia a quedarse con esa idea sobre México? Ya que no puedo decir que coincido con su punto de vista por diferentes razones y muchas excepciones de personas que he conocido.
Desde 2013 hemos hecho avances significativos en materia educativa, laboral, fiscal, en telecomunicaciones y energía con las diferentes reformas estructurales. Esto tendrá un impacto del 1.9% en el PIB para 2018 según estimaciones de la SHCP.
Ya ocupamos el lugar #8 en generación de ingenieros a nivel mundial y el #16 en ranking de universidades. En 2014 ya éramos la economía global #15 con un PIB de 1.3 trillones de dólares. Y tanto Bloomberg como The Economist estiman que podemos alcanzar los 9.8 trillones de dólares y el lugar #8 del mundo para 2050. Apenas detrás de Brasil y Alemania.
Gracias a nuestra envidiable ubicación geopolítica y económica, logramos 12 tratados de libre comercio con 49 países. Hemos construido 117 puertos, casi 17 mil kilómetros de vías férreas, 379 mil kilómetros de carreteras y 58 aeropuertos. Definitivamente vamos por buen camino, lo que me preocupa es la velocidad con la que avanzamos. Parece que nos tomamos muy en serio lo que nos dijo aquel arriero de que no hay que llegar primero mientras sepamos llegar.
¿Por qué nos tenemos que conformar con octavos lugares? ¿Cuántas veces hemos ido a una ciudad a preguntar por el octavo mejor restaurante para ir a comer? ¿O al quinto mejor? ¿O al segundo? Nunca. Siempre queremos ir al mejor lugar. No hay más. Los jóvenes queremos lo mismo para México y no podemos esperar hasta 2050.
Tenemos que acelerar el paso y corregir aquello que nos ha frenado. Basta ya del “ahorita, ahorita”. Esto era para ayer.
A principios de año, el World Economic Forum publicó un artículo donde se destacaba que México es el país en el que más horas se trabaja. Con 2,255 horas de trabajo al año por persona, trabajamos 892 horas más que Alemania, que es el país que menos horas trabaja.

¡Eso equivale a 112 días más por persona!

Sin embargo, Alemania logra mantener altos niveles de productividad. De hecho, se informa que el trabajador alemán promedio es un 27% más productivo que su equivalente británico.
Pero, ¿qué es lo que hace que Alemania pueda trabajar tan poco y ser tan efectivo, a diferencia de México?
Es verdad que hay factores históricos poco favorables de dominación y conquista. Pero no podemos seguir usando eso como excusa para victimizarnos y resignarnos. Alemania también ha tenido períodos difíciles y se ha podido reponer.
En mi experiencia trabajando en ambos países me di cuenta de que hay dos principales razones que generan esta diferencia:

  1. La actitud hacia el trabajo por el temor al desempleo.
  2. El sistema educativo y la formación profesional.

Acerca de la actitud hacia el trabajo
En un estudio que estamos realizando Lite Organization y Collective Academy, nos hemos dado cuenta, hasta ahora, de que la mayoría de la gente no sabe qué es lo que se espera de ellos realmente. Y entre los equipos que sí lo saben, muchas veces lo que falla es el seguimiento.
Definir cuáles son los resultados que esperan de un equipo, comunicárselos y darle seguimiento a su cumplimiento, son labores difíciles. Por lo tanto, los directivos muchas veces prefieren valorar el tiempo que los empleados pasan en la oficina, que es más fácil de medir. La famosa “hora nalga”.
El miedo a ser despedido y las implicaciones socioeconómicas que esto representa, fomentan que los empleados acepten esta condición y trabajen durante más horas. Esto los hace menos efectivos, lo cual los obliga a trabajar más.

Acerca de la formación profesional
¡Ser el #16 en ranking mundial de universidades es inaceptable! Necesitamos fomentar nuevos modelos educativos y regresar al país a las mentes más brillantes.

Más del 13% de los posgraduados mexicanos se ha marchado a Estados Unidos, atraídos por buenos salarios y mejores condiciones de trabajo.”

- El País

El capital intelectual es una de las formas de producción que más plusvalía genera y si queremos ser un país primermundista, tenemos que ser el número uno en este ámbito.
Pienso que es momento de actualizar a la fuerza laboral activa y fortalecer las bases que se le brindan a los jóvenes estudiantes. Para lograr esto, las empresas deben invertir en el desarrollo de los trabajadores y el gobierno debe apoyar iniciativas que suban el estándar de la formación académica en el país.
Por fortuna, son cada vez más las empresas que se preocupan por el desarrollo de sus colaboradores y están dispuestas a invertir en su aprendizaje. Esto no sólo fomenta la innovación e incrementa la productividad, sino que también aporta a la satisfacción laboral de cada uno de los colaboradores. Así, la percepción de crecimiento, que es uno de los principales motivadores profesionales, apoya a que la actitud hacia el trabajo sea más positiva.
Referencias:

México, País de claroscuros y grandes oportunidades from Juan Saldívar v. Wuthenau

Nota del Editor:

El programa de Collective Academy se basa en cuatro verticales de aprendizaje: Negocios, Tecnología, Habilidades de Vida y Tendencias Globales.
En ésta última es en donde cada semana nuestros alumnos leen y escriben sobre los temas tecnológicos, sociales, económicos y geopolíticos que están teniendo un impacto significativo en el mundo, en México y en sus vidas. 
El punto de esta serie de artículos es mostrar las opiniones de nuestros alumnos frente a una variedad de tendencias. Este post es una reflexión de Carla Rivero, alumna de la generación fundadora, sobre el tema de exploración espacial por el sector privado (enfocado en los proyectos de SpaceX y Blue Origin). Nuestros alumnos reflexionaron si vale la pena invertir en la colonización y minería espacial, y si hay un espacio para ellos en esta industria. 


Dos de los emprendedores más influyentes hoy en día se encuentran al frente de un equipo de ingenieros y científicos que buscan un solo objetivo: la colonización espacial.

Si bien las dos misiones son diferentes - Jeff Bezos tiene la misión de popularizar los viajes al espacio y Elon Musk busca colonizar Marte – ambas tienen el objetivo de colonizar el espacio, algo que nadie, en toda la historia de la humanidad ha logrado.
Cuando tu misión es algo parecida a ésta, es indudable que tu motivación se delimita entre la vanidad y el beneficio humano.
La misión de ambos habla de beneficiar a la humanidad:

  1. Musk busca darle una oportunidad a la humanidad para cuando el planeta no pueda sostenernos más.
  2. Bezos busca brindarle a las personas, la oportunidad de experimentar unos momentos en el espacio.

Pero, ¿a quién no le motiva ser el primero? Esta carrera de orgullo entre Musk y Bezos está siendo el principal motor para lograr sus ambiciosos objetivos.
Invertir en la idea de que la humanidad viva en otros planetas es importante por muchas razones. Una de las principales es porque gracias a esta inversión de tiempo, recursos y talento, estamos logrando grandes acontecimientos como humanidad. Desarrollo de nuevas y mejores tecnologías, descubrimiento del universo en el que vivimos y del cual dependemos completamente, crecimiento como seres humanos, etc. Todo esto nos aleja más de la ignorancia y nos acerca más a entender nuestra existencia.
Varios artículos hablan sobre cómo podemos aprovechar esta presencia espacial para interactuar con asteroides y extraer minerales de ellos, minerales que se cree que podrían ser de gran utilidad e importancia. ¿Qué efecto tendría la extracción de estos minerales en la valoración de los ya existentes?

Tomaremos como ejemplo el oro. Suponiendo que en 50 años, extrajéramos la mayoría de los minerales que necesitamos de los asteroides y como resultado, dejáramos de minar nuestro planeta. Suponiendo que estos nuevos minerales que encontremos en los asteroides fueran más abundantes y menos puros que el oro, entonces el oro mantendría su valor o hasta se apreciaría. El oro no presenta mucho valor, además del de su propia constitución.
Como profesional, no tengo un rol directo en esta industria. Partiendo de la idea de que nos referimos a una industria que busca generar la mejor tecnología para descubrir y colonizar otros planetas, mi rol profesional no tiene ningún enlace directo. Mi rol profesional es lograr mejorar las condiciones en nuestro planeta para que todas las personas tengan una vida digna y feliz.
Ahora, si lo vemos como mi rol de ser humano, sí veo una participación más “activa”, donde me sumo a ser parte de una humanidad que está logrando lo que, hasta ahora, parecía imposible. Me siento orgullosa de ser parte de una generación testigo de los grandes descubrimientos que nos alejan cada vez más de la cueva en la que vivimos.



 
Carla Rivero es Directora de Alianzas Estratégicas en Ashoka y alumna de la Generación Fundadora de Collective Academy.

Nota del Editor:

El programa de Collective Academy se basa en cuatro verticales de aprendizaje: Negocios, Tecnología, Habilidades de Vida y Tendencias Globales.
En ésta última es en donde cada semana nuestros alumnos leen y escriben sobre los temas tecnológicos, sociales, económicos y geopolíticos que están teniendo un impacto significativo en el mundo, en México y en sus vidas.  
En esta serie de artículos queremos mostrar las opiniones de nuestros alumnos frente a estas tendencias. Este primer post es una reflexión de Mauricio Devars, alumno de la generación fundadora, sobre el tema de "Fukuyama y el fin de la historia," donde los alumnos reflexionaron si es que México podría tener una democracia funcional que promueva  los valores liberales en el 2018, 2024 y 2030, reflejando en las ideas de Francis Fukuyama y la siguiente cita: 

“The belief in the corruptibility of all institutions leads to a dead end of universal distrust.  Democracy will not survive a lack of belief in the possibility of impartial institutions; instead, partisan political combat will come to pervade every aspect of life.”

-Francis Fukuyama


No quisiera debatir si la democracia es un sistema funcional o simplemente es el mejor de los males que la humanidad ha logrado implementar hasta hoy. Por el momento, es lo que hemos construido y todo parece indicar que seguirá siendo el mecanismo mediante el cual elegiremos los principales cargos públicos durante los siguientes años.
El dudar de las instituciones, como lo plantea Fukuyama, genera un debate extra en donde yo me pregunto: ¿qué tanto controlan el gobierno y las instituciones nuestras vidas?
En México, es completamente normal que la gente crea esto: el gobierno controla cada una de las variables en el país y existe un plan maestro que se sigue paso por paso para mantener el control total sobre la gente.
Ejemplo: si el precio del limón sube un 20%, evidentemente es culpa del plan de Peña Nieto porque seguro tendrá un familiar que vende limones que se verá beneficiado, y claro, nada tiene que ver con un recorte en la oferta debido a la escasez o cambios climáticos que afectan las cosechas.
Tal vez para la comunidad de Collective, creer en esto nos parece ingenuo y tonto, pero al interactuar con diferentes grupos, este tipo de razonamientos comienzan a salir uno tras otro, tomándose como una verdad que genera resentimiento social sin fundamento alguno.
No creo que la duda en contra de la información que emiten las instituciones y el gobierno sea un problema meramente actual, más bien, hoy tenemos no solo un mayor acceso a información sino un bombardeo real de esta misma.
Asimismo, personalmente tengo un conflicto con lo que llamamos política.
Quizás en mi manera ingenua de verlo solo lo entiendo como las relaciones humanas mediante el cual se hacen a un lado los problemas principales para dar pie a proyectos que solucionen (de manera ineficiente en el largo plazo) las necesidades actuales.
A lo anterior le agregamos los juegos de poder, las alianzas políticas y la impunidad y tenemos a un gobierno totalmente funcional en México del 2017.
En mi opinión, el problema principal no creo que radique en la confianza que le tenemos a las instituciones ni en la separación partidista de un gobierno. El juego de la política se ha dado desde inicios de la humanidad. En donde pienso que recae el problema mayor es que los objetivos de cada grupo social se desvían, en ocasiones por mucho, del bien común.
No importa si tenemos un sistema democrático bipartidista, multipartidista, una monarquía o una dictadura, si el objetivo final del gobierno, de las instituciones y del pueblo no es el bien común, entendido a mi manera como el avance sostenido del desarrollo humano como especie, ningún “Peje”, ninguna Margarita o quien consiga más acarreados en las siguientes elecciones tendrá un impacto positivo en el largo plazo.
Revoluciones y cambios estructurales y de poder se han dado a lo largo de la historia, no hay razón para creer que esta vez no los habrá.



 
Mauricio Devars es analista financiero en Grupo IGS y alumno de la Generación Fundadora de Collective Academy.
 

Copyright Ⓒ 2021. Todos los derechos reservados
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram