Así es como conocí a Pepe y Toño, dos personas jóvenes que querían cambiar a México por medio del emprendimiento. Era un jueves por la noche y yo había decidido ir a un bar mala muerte a sacar mis penas porque me encontraba despechado.

A verdad…. La verdad es que no conozco a Pepe y Toño pero si a un Andrei, una Yohanna, una Ana, Miguel, Luis, Emilio y muchos nombres más me vienen a la cabeza cuando pienso en emprendimiento y más ahora que me encuentro estudiando un MBT en Collective Academy. Y lo que más les admiro a todos, son las ganas de emprender y el efecto que todos están causando en las demás personas, bueno esta bien, estamos.

Si algo hemos aprendido de los emprendedores es que son personas soñadoras que logran impactar a los demás.¿Nunca han conocido a una persona energética que "empapa" con esa energía a los que los rodean, y además de todo resulta ser un “crack” en los negocios con su Startup en algo como celdas solares o mesas de boda online o nuevos modelos educativos en México?.

Ahora más que nunca tengo empatía con todos ellos, los soñadores, porque me ha tocado vivir su impacto en cuanto a conocimientos y experiencias.Y las mejores experiencias, es más certezas, que vivimos los emprendedores son las dificultades, la incertidumbre, lo complejo y lo problemático pero todo vale la pena mientras se logre impactar o dejar una pequeña huella de mejoría para los próximos emprendedores. Esto es lo mejor sobre los emprendedores, son gente dispuesta a compartir su conocimiento con las próximas generaciones que están surgiendo.

Los emprendedores de alto impacto son personas que mejoran la calidad de vida de su equipo, son aquellos que rompen con los modelos tradicionales de negocios por un hartazgo que llevan dentro y un deseo unido con una causa.

Sin embargo nunca es suficiente el número de emprendedores, y afortunadamente en México los “procesos” se están volviendo menos complejos y más amigables para estos.

A continuación me gustaría dejarles 10 datos curiosos del emprendimiento en nuestro país que obtuve de un artículo de Medium, el cuál les comparto en la bibliografía.

  1. El 33% de los emprendedores en México tienen entre 25 y 34 años.
  2. 1 de cada 3 mexicanos que quieren emprender, no lo hacen por miedo al fracaso.
  3. 3 de cada 10 emprendedores, arrancaron su negocio por necesidad. El resto por buscar un mejor estilo de vida y un crecimiento.
  4. El 66% vende menos de $500,000.00 pesos al año y el 80% vende menos de $1 millón al año.
  5. 89 % arrancaron con dinero propio o de familia vs el 3% que recibieron inversión formal.
  6. El 54% de los que hoy arrancan un negocio son solteros.
  7. 66% de los emprendedores son hombres vs el 34% mujeres.
  8. 75% de las empresas cierran antes de terminar el segundo año.
  9. 14% de las empresas nuevas obtiene ingresos fuera del mercado nacional.
  10. 52% de los negocios son operados desde casa / sin oficina.

Hoy en día se necesita de más emprendedores para lograr un crecimiento respecto a este ámbito en México, para lograr aumentar el 1% del PIB por ejemplo se requiere exactamente contar con 273,000 microempresas según Endeavor o 105 empresas de alto impacto.

Por lo tanto me gustaría invitarlos a que nos reflexionemos ¿en qué momento decidimos dejarnos impactar por el modelo “normal” de crecer en una empresa multinacional para escalar y escalar sobre nuestra propia miseria? Sigamos siendo millennials soñadores hippies hipsters haters que buscamos marcas con sentido de vida, viajes de impacto en lugar de un fondo de ahorro, dejar huella aunque nos cueste trabajo llegar a fin de mes con el sueldo exacto.

Como dijo Alexander Supertramp en la película “Into the wild”, “Happiness only good when shared”; me gustaría que comenzáramos a ver el conocimiento de la siguiente forma: “Knowledge only good when shared”.

#ImaginemosCosasChingonas

Shutterstock. (2018). Emprendedores de alto impacto: la salvación que necesita México. 30.07.2018, de Universia México Sitio web: http://noticias.universia.net.mx/cultura/noticia/2018/03/14/1158429/emprendedores-alto-impacto-salvacion-necesita-mexico.html
Fernando Fabre. (2013). Creating an entrepreneurial mafia: Fernando Fabre at TEDxMiami 2013. 30.07.3018, de Tedx Miami Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=vdUYb7J3Mow
Miguel Senderos. (2018). 10 datos curiosos del emprendimiento en México que debes saber. 30.07.2018, de Entrepreneur Sitio web: https://www.entrepreneur.com/article/292067

Empecemos a definir las dos palabras:

El fracaso es un suceso adverso e inesperado, es decir, es el resultado adverso a lo que estábamos esperando, mientras que el éxito es la consecuencia acertada de una acción. Por lo tanto, podemos decir que el fracaso y el éxito tienen en común una serie de acciones en donde la diferencia es el resultado de las mismas terminando en negativas o positivas.

Después de leer algunas definiciones de éxito podría decir que su definición se queda corta. Si después de una serie de acciones con resultado distintos a lo esperado (definidas como fracaso) llega una acción con un resultado positivo (definida como éxito) el éxito debería ser el proceso que se hizo para logar este objetivo.

Regresando a la pregunta inicial ¿por qué el éxito es fracaso?

J.K. Rowling, en su video “The Fringe Benefits of Failure, and the Importance of Imagination” cuenta a los recién graduados de Harvard cómo el fracaso tiene beneficios.

El fracaso te da la oportunidad de conocerte, de encontrar tus fortalezas y debilidades. Te da un espacio para detenerte un momento, reflexionar y cuestionarte cosas tan básicas como ¿qué hiciste mal? ¿qué pudiste haber hecho mejor para obtener el resultado deseado? ¿es la única forma de intentarlo? o ¿es realmente esto un problema que necesito resolver? Es decir, en este momento de reflexión, el fracaso te da una oportunidad de aprender a hacer las cosas mejor y a darte una visión distinta del resultado esperado. Además, si no se obtuvo ese resultado y las cosas salieron diferentes a los que querías poco a poco vas perdiendo el miedo a fracasar (porque ya lo hiciste) y empiezas a arriesgar más y a hacer las cosas diferente.

Para superar cada fracaso se necesita tener un gran objetivo que te motive para seguir adelante hasta conseguir el resultado que se espera. Ser perseverantes y tener esa pasión o motivo, son los grandes elementos del éxito.

Vivimos en una sociedad en la que el fracaso está visto como algo malo. Desde niños hemos sido educados bajo una filosofía en la que no lograr desarrollar ciertas habilidades o conocimientos se determina como fracaso, etiquetándonos de por vida. Inconscientemente esta etiqueta y minimización nos ha creado el miedo a equivocarnos y por lo tanto no intentar para no volver a fracasar.

Es momento de romper paradigmas desde la educación de los niños. Dejemos que los niños exploren y aprendan de sus errores, enseñémosles y démosles herramientas para encontrar muchas soluciones y enseñémosles a construir equipos para encontrar esos complementos que necesitan para resolver los problemas. Nunca llamemos fracaso a la serie de intentos. No entorpezcamos su imaginación y ayudémosles a desarrollar la perseverancia para desarrollar esas habilidades y lo más importante a perseguir su pasión.

El negar y castigar el fracaso como algo malo ha ocasionado una barrera a la innovación, a las grandes ideas y soluciones. Las crisis, que muchas veces son el resultado de fracasos, son la oportunidad perfecta para ser creativos y solucionar los problemas de una forma distinta.

México es un país creativo e innovador, y necesitamos crear una nueva cultura en la que premiemos y compartamos el aprendizaje del fracaso para seguir explotando el talento mexicano y no solo imaginando cosas chingonas si no demostrando al mundo que somos chingones.

¿Te has preguntado si tu deseo de ser exitoso es mayor que el miedo de fracasar? ¿Cuáles son tus parámetros para medir el éxito personal? Puede ser buen momento para preguntarte si la idea que tienes de éxito te está estresando y estás dejando de disfrutar y de aprender el proceso.

Dejemos no intentar por miedo a hacer el ridículo y busquemos esa libertad para ser creativos. Aceptemos la responsabilidad de nuestras acciones y encontremos nuestras fortalezas y debilidades. Busquemos y mantengamos firmes esas motivaciones para que­, no importa cuántas veces intentemos, tengamos en mente que cada fracaso es un aprendizaje para la vida.

Al final, hay más satisfacción en el aprendizaje de cada fracaso que solo en el hecho de llegar al éxito.

"Success consists of going from failure to failure without loss of enthusiasm." Winston Churchill

 

En el contexto de las próximas elecciones presidenciales, el tema del sueldo básico universal ha tomado mayor relevancia al ser propuesto por algunos candidatos como una opción para apoyar a la población a tener una mejor calidad de vida.

Lo que propone el sueldo básico universal es que cada adulto mayor a 18 años reciba mensualmente cierta cantidad de dinero cada mes que le permita cubrir algunos gastos básicos. La idea detrás de esta propuesta, que ya se ha llevado a cabo en algunas ciudades en otros países y ha mostrado resultados alentadores, es que las personas puedan cubrir los gastos más básicos para sobrevivir, y así el dinero que generen en su trabajo sea un extra.

Es cierto que los salarios cada vez cubren menos de los gastos básicos de las personas. Están trabajando largas horas y ganando lo mismo de siempre. Cómo esperamos que con un salario de $5,000 pesos mensuales alguien pueda pagar una renta y servicios básicos como luz y agua, alimento para su familia, transporte y educación? Esto solo podría permitir vivir una vida muy básica, sin ahorros y sin la esperanza de poder algún día salir de este ciclo. Como dice Ben Schiller en su artículo “A Universal Basic Income Is the Bipartisan Solution to Poverty We’ve All Been Waiting For” antes de mostrar algunas cifras sobre los salarios en Estados Unidos: “work no longer pays”, el sueldo nada más no da.

Esta propuesta nació como resultado de los avances tecnológicos y la automatización de muchas tareas que poco a poco han reemplazado trabajos que antes hacían los humanos. Trabajos de ensamblaje, de logística, y producción agrícola han sido ya afectados, con muchos otros trabajos más bajo amenaza. Esto ha causado gran estrés en las personas, que ven que su fuente de ingresos está por ser sustituida y no ven la manera de mantener su seguridad económica.

Lo que proponen los que apoyan esta noción, es que sea el gobierno quien cubra este salario, y que el dinero se obtenga de los impuestos que se cobrarán a las empresas tecnológicas con la noción de que, al automatizar muchos de sus procesos, sus costos sean reducidos y tendrán mayores utilidades.

Todo esto suena interesante y podría llegar a hacer sentido para algunos, pero la realidad es que difícilmente las empresas estarán dispuestas a pagar muchos impuestos más; los suficientes como para pagar sueldos a todos los ciudadanos. Dónde quedaría la reinversión en research y development? El gobierno funcionaría solamente como recaudador y canalizador de estos recursos? Por otro lado, solo estarían compensando a los ciudadanos por los avances tecnológicos, manteniéndolos con lo básico para sobrevivir pero se necesitaría incentivarlos a continuar trabajando para evitar que la mayoría caigan en la mediocridad de estirar la mano y continúen trabajando, estudiando e impulsando el desarrollo desde otros ámbitos.

La realidad es que esta propuesta sí podría hacer sentido en otros contextos y si es bien aplicada. Nadie sabe cómo se vería esta misma propuesta en nuestro país. Cuánto sería el monto que se destinaría a cada persona? Sería mensual, semestral o anual? Sería la misma cantidad a todas las personas, o cambiaría por región? Son demasiados factores que, por lo menos en nuestro contexto no están completamente definidos.

A mi parecer, en México esto no pasará por muchas décadas más. Por un lado, aún hay muchos trabajos que seguirán haciéndose manualmente, por lo que la mayoría de los trabajadores no tienen de qué preocuparse próximamente. Por otro lado, creo que los recursos son tan mal manejado, que mejor sería que el gobierno cumpla con sus responsabilidades básicas de proveer educación, salud e infraestructura antes de querer pagar un sueldo a cada adulto en el país.

Considero que el gobierno haría un bien mayor enfocándose en impulsar la educación para que los futuros trabajadores se mantengan relevantes y así vayan impulsando el desarrollo, desde otras áreas que van creciendo y desarrollándose con las nuevas tecnologías.

 

¿Te parecería viable que todas las personas tuvieran un salario fijo hasta cierta edad por el simple hecho de haber nacido? Si a mí me lo hubieran preguntado hace una semana hubiera dicho que no, pero después de las lecturas y los videos que me tocó analizar para mi artículo del mes de mayo de Global Trends, mi respuesta ha cambiado.

El cambio surge después de conocer el término “Universal Basic Income” y todo lo que hay detrás de este concepto. No es que no hubiera escuchado el término antes, más bien no estaba familiarizado ni le había dado importancia al tema; es más, ni siquiera voté por este “topic” como tema para este mes. Claramente me hubiera perdido de una muy buena lección y aportación si hubiéramos dejado esto a un lado y por lo tanto tampoco quiero que tú te lo pierdas.

UBI (Universal Basic Income), trata en esencia de una garantía básica de sueldo para cada ciudadano con el objetivo de que tengan un “colchón de recursos” del cuál comer y pagar sus gastos mínimos. Así tendrían tiempo para hacer lo que verdaderamente les apasiona. En lugar de trabajar para ganar dinero, recibirías un ingreso y posteriormente decidirías en que invertir tu tiempo.

De esta forma la gente podría contribuir haciendo cosas gratis, desarrollando nuevas soluciones a los problemas que nos agobian, descubriendo nuevas curas, nuevas tecnologías, y contribuyendo con distintas perspectivas. Quizás, de esta forma, lograríamos poder tener un mejor mundo y sociedad.

Hoy en día vivimos en una era donde la tecnología nos acerca a esta propuesta y logra alejarla del rincón en donde se encuentra arrumbada como una utopía. ¿Cómo es esto posible? Gracias a la automatización, la cual acabaría con empleos rutinarios, como ser chofer de camiones de carga o empleados en los fast food. Y también otros empleos tradicionales como abogados, médicos, pilotos, puestos administrativos, entre otros. ¿Y los empleos de esta gente? Se perderían pero abrirían la oportunidad de nuevas ocupaciones más gratificantes y con mayor sentido. Y si a esto le sumamos el UBI por primera vez las personas podrían emplear su tiempo libre en hacer algo de su interés sin preocuparse únicamente por el aspecto económico.

Pero los benefícios no serían solamente económicos y una cuestión de seguir tu pasión según estudios realizados en Manitoba, Canadá en los años 70’s. Los estudios surgen de una prueba piloto aplicada bajo un escenario llamado “Mincome”que básicamente es lo mismo que UBI, el cuál demostró que las visitas a los hospitales se redujeron, la tasa de población que concluía sus estudios de secundaria aumentaron y la gente utilizaba los espacios públicos de manera más responsable. ¿Interesante no?.

Hoy en día varios países ya tienen pensado lanzar pruebas bajo el modelo mencionado, por ejemplo Finlandia, Suiza y Canadá. Suiza está proponiendo $2,800 USD al mes.

Se que UBI suena muy positivo y existen varios cuestionamientos y preguntas como ¿de dónde se obtendrían los recursos para “mantener” a todos los mexicanos?, o que la gente sería más floja todavía y serían unos huevones mantenidos, ¿por qué los tendríamos que mantener? y es válido. Ante todos estos cuestionamientos existen ya propuestas aunque no son definitivas ni cien por ciento acertadas; sin embargo, las mentes detrás de la idea del UBI nos invitan a visualizarlo desde una perspectiva futura de tecnología avanzada y no desde el escenario económico actual.

Este planteamiento, que se están haciendo países de primer mundo, me parece necesario para la época actual porque, por primera vez en la historia de la humanidad, la gente podría tener las mismas oportunidades. Esto es necesario porque la desigualdad empieza desde la infancia temprana como consecuencia de una mala nutrición. Está comprobado que el cerebro de una persona en condición de pobreza alimentaria no se desarrolla igual que el de una persona con adecuada nutrición.

También resulta necesario porque, por primera vez, se pensaría en un bien común y no solo en cómo tener ventaja sobre los demás.

Al tener tiempo libre, estoy seguro de que la gente haría cosas interesantes que le apasionarían. Quizás en un principio sería muy caro y visto como un “gasto” innecesario, pero estoy seguro de que, al hartarse de no hacer nada, la gente comenzaría a trabajar en algo benéfico para los demás. Reitero que el hombre si está en búsqueda del sentido y como sociedad privilegiada pensante debemos de comenzar a creer en la voluntad individual y en la equidad. Ésta es una buena forma de devolverle a la gente el control de su vida.

Andrés Uzeta

Ben Schiller. (2015). A Universal Basic Income Is The Bipartisan Solution To Poverty We’ve Been Waiting For. 31.06.2018, de Fast Company Sitio web: https://www.fastcompany.com/3040832/a-universal-basic-income-is-the-bipartisan-solution-to-poverty-weve-bee

Ben Schiller. (2016). Welcome To The Post-Work Economy. 31.06.2018, de Fast Company Sitio web: https://www.fastcompany.com/3056483/welcome-to-the-post-work-economy

Farhad Manjoo. (2016). A Plan in Case Robots Take the Jobs: Give Everyone a Paycheck. 31.06.2018, de The New York Times Sitio web: https://www.nytimes.com/2016/03/03/technology/plan-to-fight-robot-invasion-at-work-give-everyone-a-paycheck.html?smid=tw-share&_r=1

Scott Santens. (2014). Why Should We Support the Idea of an Unconditional Basic Income?. 31.06.2018, de Medium Sitio web: https://medium.com/working-life/why-should-we-support-the-idea-of-an-unconditional-basic-income-8a2680c73dd3

Albert Wenger. (2015). A BIG idea, a bot idea -- How smart policy will advance tech . 31.06.2018, de Tedx Talks Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=t8qo7pzH_NM

Nuestro mundo se encuentra en una constante evolución y junto con él los modelos sociales, políticos y de negocio.

Hace más de 100 años. uno de los empresarios más exitosos del momento propuso cambiar el modelo de trabajo reduciendo la jornada de trabajo de sus empleados de 48 horas a 40, con el fin de darles más espacio para sus actividades recreativas. Dicho empresario que tuvo la visión fue Henry Ford quien en 1914 redujo los turnos de nueve a ocho horas, incremento el salario y además observo un incremento del doble en su productividad. Posteriormente las demandas de uso de ese modelo en otras empresas se fue extendiendo.  [1][2].

Esta muy marcada la reducción de las jornada laborales con el paso del tiempo o por lo menos la siguiente grafica de lo demuestra[3]. El motivo principal de esta reducción es que nuestra productividad ha ido en aumento, derivado de la adopción de herramientas y procesos que nos permiten ser cada vez mas eficientes y rápidos para lograr los objetivos.

Hoy en día y de manera similar a como en su momento propuso Henry Ford, uno de los empresarios mas exitosos (y ricos) del mundo tiene la propuesta de cambiar de nuevo el modelo y reducir la jornada de trabajo a solo 3 días, trabajando 11 horas diarias, lo que conllevaría a un total de 33 horas. Así mismo ha propuesto la jubilación sea a los 75 años. Su argumento es que debes tener mas tiempo para disfrutar de tu vida no hasta que tengas 65 y estés retirado.[4]. Otros empresarios de la talla de Richard Branson dueño de Virgin concuerda que quizás no es tan mala idea[5].

Por otro lado varios países de Europa como Francia, Suecia y Finlandia han comenzado a experimentar con Jornadas mas cortas de trabajo (Reduciéndolas de 8 a 6 horas) en aras de brindar a los trabajadores un mejor balance trabajo-vida e incrementar la productividad.

Desde mi punto de vista el modelo que propone Slim es muy similar a los modelos de medio tiempo ya en uso donde contrata personal por 5 o 6 horas en turnos matutinos o vespertinos y llegan a una cuota de 30 horas aproximadamente. Dichos empleos son muy requeridos cuando se requiere tiempo para realizar otras actividades como por ejemplo estudiar o para mujeres que tienen que atender el hogar. Muchos trabajos de estos se encuentran con los operadores telefónicos o recepcionistas, no son muy bien pagados ni mucho menos son trabajos que requieran de mucha responsabilidad.

La diferencia contra el modelo slim que veo es que en este modelo es que da la oportunidad de dedicarte diariamente a otra actividad que no sea el trabajo el día que laborar, y eso es muy importante, ya que de acuerdo a estudios pudiera pasar que lleguemos a tener una utilidad de rendimiento decreciente en nuestra productividad al haber cumplido ciertas horas de trabajo. [6]

Desde mi punto de vista la propuesta de trabajar la mitad de tiempo, si reparte el pastel (Empleo) a más personas con determinadas habilidades y requerimientos y por ende pudiera generar más oportunidades laborales. El pero es que el salario seria menor debido a que el producto final que la empresa comerciase no cambiaría por ende las utilidades generadas (salarios que tendrían que repartirse disminuirían).

Considero que la mejor manera de tener lograr empleos bien remunerados es logrando un cambio cultural que nos permita ser competitivos en todos los niveles tanto personal, como empresa y como país.

Rodrigo Duran

[1] Does the 8-hour day and the 40-hour week come from Henry Ford, or labor unions? http://www.politifact.com/truth-o-meter/statements/2015/sep/09/viral-image/does-8-hour-day-and-40-hour-come-henry-ford-or-lab/

[2]  Eight-hour day https://en.wikipedia.org/wiki/Eight-hour_day

[3] Working Hours https://ourworldindata.org/working-hours

[4] Carlos Slim: The 3-day work week will happen -  http://money.cnn.com/2014/10/08/investing/carlos-slim-3-day-work-week-will-happen/index.html

[5] Why Carlos Slim's three-day working week idea could work - https://www.virgin.com/richard-branson/why-carlos-slims-three-day-working-week-idea-could-work

[6] 8 Charts to Show Your Boss to Prove That You Can Do More By Working Less https://mic.com/articles/84709/8-charts-to-show-your-boss-to-prove-that-you-can-do-more-by-working-less#.2iIfTIU5Z

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Países europeos, líderes en naciones industrializadas como son Holanda, Dinamarca, Noruega, Alemania y otros comparten un estilo de vida interesante para nosotros los latinos: Balance entre vida laboral y personal. Donde estas naciones fomentan el trabajar de 29 a 40 horas por semana. Dicha ideología capta la atención del empresario mexicano Carlos Slim, conocido por ser el hombre más rico de México, país en el que busca replicar el modelo de trabajo.

Francia es un otro de los países que adopto esta interesante metodología de trabajo. El 10 de Junio del año 1998 fue aprobada la ley para trabajar 35 horas por semana por el Parlamento Francés. Ofreciendo tanto a trabajadores como empresarios beneficios para ambos como serian aumentos y creación de nuevos puestos de trabajo, mejorar la calidad de vida, nuevas regulaciones y fijando un salario mínimo garantizado. Todo pintaba bien, las expectativas que proyectó el gobierno en creación de empleos se elevaba de los 600,000 a 900,000, pero solo los trabajos que se generaron fueron 315,000.

Lamentablemente esta creación de nuevos empleos no se es reflejada de manera exitosa en los listados de países europeos con más desempleos, donde Francia aparece en 7mo lugar por debajo de Croacia. Sin embargo es importante resaltar que la productividad laboral es alta, donde los franceses generan 45.60  por hora, teniendo por debajo a Alemania con un 42.80  y el Reino Unido con 39.20 por hora. Reflejando que parte de la población en Francia es desempleada y esto afecta las estadísticas del país pero resaltemos que las personas que trabajan están haciendo esto de manera impecable.

Otro punto que surge bajo la ley de 35 horas es el RTT = Réduction du Temps de Travail. Siendo una compensación para personas que trabajan mas de las 35 horas legales por semana. Estos tienen que ser fijados desde un contrato, significando un ingreso extra para los empleados.

Empresas de la Republica Francesa comentan que esta ley eleva los costos por hora y ata de manos a las compañías al momento de competir en mercados internacionales. La ley marca un aumento del 10% al 50% extra por hora si las empresas quieres que sus trabajadores trabajen mas de 35 horas por semana, negándoles el derecho de negociar jornadas más largas y jornada con personal más económico.

Para aterrizar la idea de las 35 horas aplicadas en México, anexo una comparativa de horas entre México y Francia.

La comparativa es importante, la reducción de horas se ve reflejada en 25 días off extras por año, ¿pero esta ley podría ser ejercida en México? para empresas que buscan mejorar la calidad de vida de sus trabajadores y cuentan con una buena cultura laboral considero que el impacto sería positivo y un cambio tangible, lamentablemente nos limitaríamos a grandes y pocas empresas en las Ciudades principales del país, donde en provincias estas leyes tardarían en llegar unos cuantos años dada la falta de compromiso con los empleos y la falta de identidad con sus empresas, volviéndolo un circulo vicioso donde el empleador no confía al 100% en su empleado.

Fuentes: http://bit.ly/2rbv3xohttp://bit.ly/2rbYQVIhttp://bit.ly/2HJ8rKEhttp://bit.ly/2HDp0vQhttp://bit.ly/2Ktbicv

La revolución tecnológica ha tenido un boom considerable y está modificando la manera en que los individuos interactúan entre sí. Por poner un ejemplo fácil, recuerdo que aún en mi año de intercambio las llamadas telefónicas a casa para hablar con la familia eran cosa seria y meticulosamente organizadas para que estuvieran presente al otro lado de la línea todos los que le sostenían a uno el alma a tan larga distancia, los abuelos en primera fila; hoy, “apenas” 10 años después, la facilidad con la que uno puede mantener contacto con los seres queridos es pasmosamente más sencilla, permanente y con una gama de posibilidades que va desde mensajes de texto, mensajes de voz, videoconferencias, memes e incluso algunas bromas de mal gusto cuando uno abre ciertos mensajes en el whatsapp. Todos estos cambios trajeron consigo nuevas configuraciones en las economías de los países y, mientras todo esto sucedía, una vieja palabra comenzó a cobrar auge como reguero de pólvora en los corrillos empresariales y gubernamentales: la productividad y el efecto de que a primera vista, con los avances tecnológicos, esta debería de incrementarse.

Pero, ¿Qué es exactamente la productividad? El Foro Económico Mundial la enfoca muy bien y la cataloga simplemente como la cantidad de un bien producida por un trabajador, siendo que a mayor cantidad, mayor productividad; además, para medirla se plantea la siguiente fórmula: Productividad=Unidades Producidas/Unidades Invertidas. Dado que no es el propósito de este artículo, no entraré en detalles sobre medición y comparabilidad sino que lo realmente destacable del texto en cuestión del WEF (Foro Económico Mundial por sus siglas en inglés) es la siguiente gráfica que muestra un comparativo en la productividad de economías avanzadas entre los periodos de 1996-2004 y del 2004-2014.[i]

Más allá del evidente descenso en la productividad para ambos periodos, lo interesante de la medición es que la disminución en la productividad de Reino Unido fue mucho mayor a la experimentada por Francia, no obstante en esta última los empleados trabajan menos horas por semana y en donde las leyes laborales son mucho más estrictas. Como apunte, el artículo menciona que de acuerdo al Chartered Management Institute, la cultura enfocada al trabajo sin importar las horas laborales y a manejar altos niveles de estrés contribuyen a esta mayor disminución de la productividad en el Reino Unido comparado con Francia[ii]. Todo esto es también aplicable a México en donde el número de horas trabajadas al año es el más alto entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como se muestra en la siguiente gráfica:[iii]

Por todo esto, el debate sobre cómo aumentar la productividad ocupa muchas páginas hoy en día y de hecho varios estudios sobre lo anterior se han venido realizando en instituciones de prestigio, pero una propuesta llama la atención por su carácter disruptivo: el acortar las horas laborales de la semana. El mismo WEF publicó un artículo titulado “Why wasting your time could be the key to productivity” en donde expone las bondades que nos dan el enfocarnos a cuestiones que, aunque no son del todo productivas para la visión general que tiene hoy en día la sociedad, lo son en extremo para nosotros y al ser de esta manera permiten que nos encontremos en mejores condiciones para desarrollar mejor nuestro trabajo.[iv]

Partiendo de todo lo anterior, para mejorar la productividad en México, el empresario Carlos Slim puso sobre la mesa de las discusiones nacionales la posibilidad de acortar la semana laboral en México buscando básicamente que la edad de retiro de los empleados sea mucho mayor (pasar aproximadamente de los 65 años a los 75), ampliar las jornadas laborales de estos tres días para que la economía en su conjunto se mantenga funcionando las 24 horas del día y dar espacio los demás días para que los empleados se enfoquen en las cuestiones que realmente son importantes para ellos. Sin embargo, diversos cuestionamientos se han suscitado entre economistas mexicanos, y en especial vale la pena ver la entrevista que dió a CNN Gerardo Esquivel y que parte de tres premisas básicas: [v]

  1. La idea de que la productividad aumenta por trabajar menos días a la semana pero más horas diarias se contradice por sí misma, ya que no es posible pensar que pasadas las ocho horas de trabajo diarias el trabajador mantenga la misma productividad que al principio del día. Otra opción sería trabajar los mismos días a la semana pero menos horas diarias.
  2. También no es necesariamente cierto que en países como México un trabajador, dados los bajos salarios que tenemos, utilizaría los días restantes para descansar sino sería usado para buscar otras opciones de ingreso para completar el salario. De hecho, aunque se mantuvieran los sueldos de los trabajadores, más personas estarían buscando trabajo y eso empujaría los salarios a la baja.
  3. Por último, los trabajadores actuales no necesariamente se van a jubilar a la edad que plantea Carlos Slim, sino que pertenecen a una generación más joven cuyo sistema de pensiones funciona de manera diferente, basada en los ahorros de la vida laboral en las AFORES, y no tienen los 65 años como edad de retiro.

Como conclusión, quisiera traer a colación a Samuel Huntington quien acuñó en su teoría de Choque de Civilizaciones el concepto de un País Desgarrado para definir a aquellos países que en algún momento de su historia, por razones geográficas, han decidido modificar su cultura/civilización; así, México ha batallado históricamente entre su posición Norteamericana y Latinoamericana, queriendo siempre pertenecer a la primera debido al desarrollo y bondades de ser considerado parte del mundo desarrollado; además, existe en México una enorme desigualdad social en donde las realidades que se viven en diferentes puntos del país son diametralmente opuestas. Es en este contexto que en lo personal me parece que la propuesta de Carlos Slim no embona al 100% dentro de la realidad mexicana y que en el mejor de los casos se adaptaría solamente a la forma de operar de las empresas de las que el es dueño. No es posible migrar a un esquema como el anterior con los bajos sueldos que se tienen y en donde el salario mínimo no alcanza para mantener a una familia, cuando las condiciones laborales de los trabajadores no son las óptimas y existen fenómenos como el outosurcing que van en detrimento de las condiciones de los trabajadores.

Todo lo anterior no significa que considere que la propuesta de Carlos Slim es mala, sino que no va en concordancia a México; sin embargo si me parece genial que se posicionen sobre la mesa estas nuevas formas de trabajo que tenderán a volver más flexible el ambiente laboral, al menos, lamentablemente, de esa parte del país que estamos dentro del sector formal.

[i] Petra Jahchan. (2016). What is productivity, and how do you measure it?. 29 Abril 2018, de World Economic Forum Sitio web: https://www.weforum.org/agenda/2016/07/what-is-productivity-and-how-do-you-measure-it/

[ii] Petra Jahchan. (2016). What is productivity, and how do you measure it?. 29 Abril 2018, de World Economic Forum Sitio web: https://www.weforum.org/agenda/2016/07/what-is-productivity-and-how-do-you-measure-it/

[iii] OECD (2018), Hours worked (indicator). doi: 10.1787/47be1c78-en (Accessed on 30 April 2018)

[iv] Olivia Goldhill. (2017). Why wasting your time could be the key to productivity. 30 Abril 2018, de World Economic Fourm Sitio web: https://www.weforum.org/agenda/2017/05/this-is-the-psychological-importance-of-wasting-your-time

[v] CNN en español. (2014). La propuesta de Slim de trabajar solo 3 días, ¿es viable?. 30 Abril 2018, de CNN Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=GhpGRAoIwSk

Conforme las empresas se van adecuando a las nuevas generaciones, el ritmo laboral también se ve afectado por las necesidades y exigencias de los empleados más jóvenes; la nueva generación laboral.

Y es que como ahora todo gira en torno al bienestar y a la salud, cada vez más los jóvenes buscan un equilibrio entre su vida profesional y laboral. Mientras que hace unas décadas los profesionistas se jactaban por trabajar largas horas todos los días y mostrarse frente a sus compañeros como los empleados más comprometidos con la empresa, ahora los jóvenes adultos buscan reducir sus horas de trabajo o tener horarios flexibles o la posibilidad de trabajar remotamente para pasar más tiempo con sus familias o para poder hacer ejercicio o viajar más.

Las empresas han tenido que adaptarse a este nuevo estándar, buscando siempre mantener a sus empleados felices en su entorno laboral para que generen buenos resultados y se mantenga un buen nivel de productividad.

Es por esto que ya no resulta raro que las empresas tengan la opción de trabajo remoto, donde sus empleados pueden seguir trabajando con su laptop desde cualquier lugar que tenga conexión a Internet. Esto ha detonado todo un movimiento de profesionistas que trabajan y viajan al mismo tiempo: los nómadas digitales.

También hay empresas que señalan una hora tope de trabajo, donde nadie puede estar en la oficina después de una hora determinada, esto con la idea de que sus empleados tengan más tiempo para su vida personal. Hay un estudio de diseño en Holanda que ha instalado sesiones de meditación al final de cada día laboral, para asegurarse que sus empleados salgan de la oficina más relajados. En el artículo de CNBC, “Disappearing Office Aims to Increase Work Life Balance”, habla de cómo los empleados de esta empresa se sienten más relajados al cerrar así su sesión laboral y antes de volver a casa.

Otra forma en la que las empresas han buscado la manera de cuidar de sus empleados es reduciendo el número de días laborales, donde trabajan una o dos horas más de lunes a jueves y tienen el viernes libre. De esta manera sus días laborales no se ven tan afectados por una o dos horas más en la oficina, y así tienen un fin de semana de 3 días que les da más tiempo de despejarse y disfrutar de otras actividades.

Este tipo de iniciativas ya han sido probadas en otros países. Por ejemplo, el gobierno de Utah en Estados Unidos lo hizo con sus empleados y vio resultados favorables, con un mejor nivel de desempeño de sus empleados, según el artículo de CNN, “The Four-Day Work Week”. Este mismo artículo dice que tuvieron que frenar este esquema de trabajo debido a que no era compatible con las necesidades de los usuarios de este servicio. Pero solo muestra que es cuestión de que la mayoría de las empresas se adecúen a este esquema de trabajo y alineen su dinámica las unas a las otras para que pueda funcionar.

Debido a que nuestra expectativa de vida es cada vez más alta, ya no esperamos jubilarnos a los 50 años, como antes. Según escribe Dominic Basulto en “Why a Three-Day Workweek Would be Good for Innovation”, ahora estamos dispuestos a trabajar por más años pero con un horario o semana menos pesada.

Claro que todo este tipo de iniciativas tienen un impacto en las finanzas de las empresas. Como lo explora el artículo de “The Four Day WorkWeek” de The Sydney Morning Herald, otras beneficios que se perciben a raíz de una semana laboral más corta son mejores condiciones ambientales, ya que el tráfico en las ciudades sería solamente de lunes a jueves, mejores vialidades debido a un menor uso, y empleados más felices.

También existe una reducción de gastos por rotación de personal, ya que sus empleados están más descansados y felices, tienen la mente más despejada y pueden trabajar mejor y ser más eficientes. También se sienten más comprometidos con la empresa que se preocupa por su bienestar, por lo que están más motivados a esforzarse con su trabajo y a ser más productivos.

Tan es así que es uno de los factores determinantes para les empresas que tienen el certificado de Great Place to Work, que se encarga de calificar la calidad de condiciones laborales dentro de las empresas. Ser reconocidas por este certificado las coloca como una empresa humana, que se preocupa por sus empleados y por lo tanto jala el mejor talento.

Sin duda alguna, lo mejor que puede hacer una empresa es invertir en el bienestar de sus empleados, que son el motor de la empresa.

 

Bibliografía

Adoniz, James. “The four-day work week”. The Sydney Morning Herald (2010). 30 abril, 2018. https://www.smh.com.au/business/small-business/the-fourday-work-week-20100702-zqxz.html

Basulto, Dominic. “Why a global three-day workweek would be good for innovation”. The Washington Post (2014). 30 abril, 2018. https://www.washingtonpost.com/news/innovations/wp/2014/07/30/why-a-global-3-day-workweek-would-be-good-for-innovation/?utm_term=.2ff676e3f29d&noredirect=on

Holliday, Katie. “Disappearing Office Aims to Increase Work Life Balance”. CNBC (2014). 30 abril, 2018. https://www.cnbc.com/2014/09/22/disappearing-office-aims-to-increase-work-life-balance.html

Kurtz, Annalyn. “The four-day work week”. CNN (2013). 30 abril, 2018. http://money.cnn.com/2013/07/09/news/economy/shorter-work-week/

Villeminot, Florence. “35-hour week: Do the French really work less?” France24 (2016). 30 abril, 2018. http://www.france24.com/en/20160225-french-economy-martine-aubry-35-hours-work-week-productivity-life-balance

 

 

 

 

Se busca persona que haga lo que tú haces, por el mismo sueldo y que tan solo trabaje tres días a la semana. Interesados favor de enviar su CV al siguiente correo…

Quizás algún día así serán las vacantes laborales en nuestro país y el resto del mundo, o al menos ya es un tema de interés a nivel mundial y se están tomando medidas en esa dirección.

Cuando era pequeño uno de mis mayores sueños era que, por decreto nacional, se decidiera alargar los fines de semana y, me juraba a mi mismo, que si tan solo nos dieran un día más de descanso lograría ser mejor alumno. Lo único que necesitaba era más tiempo para jugar. Este era mi mayor sueño y, lamentablemente, a mis 26 años creo que mi niñez concluyó, y esto aún, no se ha cumplido.

Siempre me he considerado una persona creativa, sin el tiempo suficiente como para echar a andar todas mis ideas de negocios multimillonarios y culpo a los horarios laborales establecidos por los gobiernos. ¿Quiénes se creen para limitar de esta manera nuestro limitado tiempo de vida?

Para fortuna nuestra, en los últimos años el tema de las jornadas laborales ha sido un asunto clave, gracias a que las empresas han buscado la fórmula mágica para aumentar la productividad de sus empleados. Incluso el mismísimo magnate mexicano Carlos Slim propuso jornadas laborales de 3 días a la semana con el objetivo de aumentar la productividad. El argumento más fuerte para la reducción de días laborales es que esto puede servir como detonador de innovación potencial tanto de individuos, y empresas , así como de naciones enteras.

Como en todos los temas, hay pros y contras además de distintos puntos de vista, por lo que me gustaría analizar un poco de ambos lados.

Entre las ventajas que conlleva el trabajar menos días a la semana es que se podría extender la edad de retiro actual porque siendo realistas ya no es posible retirarse a los 50- 60 años, pues gracias a los avances médicos logramos vivir más años, por lo que necesitamos más recursos que las pasadas generaciones. La edad de retiro se podría extender hasta los 75 años.

Algo que se ha comprobado científicamente es que cuando uno trabaja muchas horas a la semana, la productividad y la atención caen. Y para nuestra mala fortuna las empresas buscan exprimir la productividad al máximo, no quieren contratar a más personas y esto conlleva a todo lo contrario que es un índice de productividad por los suelos.

Otro beneficio puede ser la generación de nuevos empleos ya que con más tiempo libre, la persona buscará nuevas formas de entretenimiento y estar ocupada, y es un sector que podría generar empleos para humanos y contrarrestar los que han sido y serán “robados” por robots y tecnología.

¿Por qué creen que Google deja que sus empleados utilicen el 20% del tiempo de sus jornadas laborales en nuevos proyectos de su interés personal? Porque han logrado identificar cómo generar mayor productividad en los empleados por medio de mayor libertad.

Al tener más tiempo libre, las personas dejan de tener excusas de porqué no han lanzado el negocio de sus sueños. Al tener más tiempo libre, las personas podrían cuidar su salud y esto por consecuencia impacta su felicidad y deja a un lado las excusas de porqué no nos ejercitamos. Si hay más tiempo libre podemos recuperarnos del estrés y la presión de la chamba y logramos regresar “rejuvenecidos“ y motivados. Si hay más tiempo se logra unir familias y amistades. Al estar más tiempo en casa, se logra que haya menos coches en las calles, el beneficio para el medio ambiente es claro, se reducen los gases contaminantes, baja el tráfico, hay menos accidentes y mantenimiento de vías.

Algunos países ya han logrado dar el primer paso. Francia es el claro ejemplo de ello. Los franceses redujeron las horas laborales semanales de 40 a 35; en Suecia y Finlandia se redujo de 8 a 6 horas diarias. Alemania trabaja 892 horas anuales menos que México según datos del World Economic Forum. Los cambios ya están presentes y son la tendencia a seguir.

Para comenzar con los cambios, es importante un entorno que sirva como apoyo. Sin embargo, en un principio no es necesario que exista una legislación, la palabra final esta en manos de las corporaciones.

Quizás el primer paso sería acortar la duración de la jornada laboral y no necesariamente días enteros para que no se reduzcan los sueldos como primera consecuencia; No obstante, aún hay un camino largo por recorrer para dar con el mejor modelo a seguir, para lograr el equilibrio que se esta buscando para los tiempos actuales.

Francia, país que logró ser pionero en este aspecto se ha enfrentado a problemas; por ejemplo, la mano de obra no es atractiva para los demás países y no se han logrado generar más empleos como se prometió en un principio.

¿Quién en su sano juicio pagaría el mismo salario por menos horas de trabajo si en China o México harían hasta lo imposible por cerrar un trato? Carencia de reglas a nivel internacional las hay, para lograr generar un juego justo que convenga a todos. Adicionalmente, muchos franceses siguen trabajando más de 35 horas semanales, lo único que ha cambiado es que esas horas extras son mejor pagadas o las intercambian por un RTT que básicamente es elegir un día libre.

En USA la productividad ha guiado a un boom de consumismo, en lugar de aprovechar de mejor manera el tiempo libre, lo emplean comprando cosas.

Para concluir me gustaría que nos planteemos la siguiente pregunta: ¿Por qué si México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que más labora, no es el más productivo y Alemania que es el que menos labora es el más productivo, según cifras de 2016?

Creo que el cambio cultural es vital y necesario si se quiere alcanzar una mayor productividad en las empresas y esto lo respaldan las Startups que son el claro ejemplo de romper con los paradigmas. Hay que entender que la competitividad no es depredación, hay que aprovechar la movilidad que se tiene para conectarnos a distancia y que esto puede ser utilizado como un incentivo, hay que comprender que si se tiene un enfoque en crecimiento personal apoyado por las empresas, estos retornarán por medio de productividad y fidelidad a las mismas y no estaríamos los Millenials cambiando de trabajo como de calzones. Contamos con información, acceso y tecnología, pero sabemos ¿para qué?.

Es momento de pasar de “Great Place to Work” a “Great Place to Grow”.

Andrés Uzeta

Dominic Basulto. (2014). Why a global three-day workweek would be good for innovation. 26 de abril 2018, de The Washington Post Sitio web: https://www.washingtonpost.com/news/innovations/wp/2014/07/30/why-a-global-3-day-workweek-would-be-good-for-innovation/?noredirect=on&utm_term=.a69bdfeb0c2c

James Adonis. (2010). The four-day work week. 26 de abril 2018, de The Sidney Morning Herlad Sitio web: https://www.smh.com.au/business/small-business/the-fourday-work-week-20100702-zqxz.html

Annalyn Kurtz. (2013). http://money.cnn.com/2013/07/09/news/economy/shorter-work-week/. 26 de abril 2018, de CNN Money Sitio web: http://money.cnn.com/2013/07/09/news/economy/shorter-work-week/

Florence Villeminot. (2016). 35-hour week: Do the French really work less?. 26 de abril 2018, de France 24 Sitio web: http://www.france24.com/en/20160225-french-economy-martine-aubry-35-hours-work-week-productivity-life-balance

Carrera. (2018). ¿CREES QUE TRABAJAS DEMASIADO? MÉXICO ES EL PAÍS DE LA OCDE QUE MÁS HORAS LABORA. 26 de abril 2018, de Expansion Sitio web: https://expansion.mx/carrera/2018/01/31/mexico-trabaja-2-255-horas-al-ano-es-el-pais-mas-productivo-de-la-ocde/amp?__twitter_impression=true

¿Qué cambiarías en tu vida si tuvieras la capacidad de identificar las señales y recompensas que desencadenan rutinas buenas y malas de tu día a día? ¿Qué cambiarías en tu vida si tuvieras la capacidad de almacenar nuevos comportamientos en un lugar privilegiado de tu cerebro, donde estas conductas se vuelven hábitos? ¿Qué cambiarías?

Alvaro Bilbao comenta en su libro "El cerebro del niño explicado a los padres"(i) que las recompensas asociadas a una conducta son la mejor manera para reforzar el comportamiento de un niño. Estas recompensas generan una sensación de satisfacción en los niños, lo que puede ser el detonante para la creación de un hábito y debemos ser cuidadosos en las conductas que reforzamos, ya que el hábito a crear puede ser bueno o malo; el cerebro no distingue. Como ejemplo, plantea a un niño que llevado por la curiosidad descubre en el armario una caja de galletas de chocolate. Al comer una galleta, su cerebro experimentará inmediatamente gran satisfacción y esta sensación de satisfacción (recompensa) se asocia de manera inmediata al acto de curiosear (rutina). Para este ejemplo el hambre puede ser la señal que detone esta conducta y así esta práctica visible se convierte en un hábito.

En 1993, en San Diego California un hombre de 71 años llamado Eugenie Pauly sufrió una encefalitis viral, enfermedad que atacó a su cerebro en la región donde se almacena la memoria de corto plazo. Eugene no era capaz de recordar lo que había hecho hace un minuto, podía repetir acciones una y otra vez, mismas que olvidaba. La esposa de Eugene acostumbraba acompañarlo a una caminata por el vecindario de su casa debido a su enfermedad. Un día Eugene salió de su casa, al notar esto su esposa se aterrorizó pensando que no volvería, pero quince minutos más tarde Eugene regresó. Para Larry Squire (especialista en psiquiatría, psicología y neurociencias de la Universidad de California) fue un descubrimiento el observar como la enfermedad no había dañado el lugar donde se alojan los hábitos, esa estructura primitiva del cerebro llamada "ganglios basales".

El ciclo del hábito.

Charles Duhigg en su libro "El poder de los hábitos"(ii) identifica el patrón que forma los hábitos en un ciclo de tres pasos: la señal, la rutina y la recompensa. La señal es el detonante para nuestro cerebro, es quien le da la orden de realizar una acción determinada; la rutina es la experiencia física o mental de esta acción y finalmente la recompensa le otorga a nuestro cerebro el grado de satisfacción y le indica si esa conducta es se puede convertir en un hábito ¿interesante?

¿Por qué algunas conductas como hacer ejercicio para bajar de peso o dejar de fumar no se vuelven hábitos? En la mayoría de los casos la respuesta está en cualquiera de los elementos del bucle, elegir bien la señal, cambiar el hábito o mejorar la recompensa son factores determinantes para convertir una conducta en hábito. Para las personas que desean bajar de peso una buena señal sería preparar y planear la rutina de ejercicio, dejar los tenis y la ropa deportiva lista un día anterior y al finalizar la rutina comer un poco de chocolate ¿comer chocolate? ¡si lo que quiero es bajar de peso! Bueno, en principio tu cerebro no creerá que estás disfrutando el hacer ejercicio por lo que una buena recompensa puede ser el engañarlo con un poco de chocolate, al paso de unas semanas tu cuerpo no lo necesitara. El ejemplo anterior fue un estudio que se hizo en Alemania, se pudo demostrar como el cerebro paulatinamente se vió recompensado por otras sustancias como las endorfinas y dopamina derivadas de la actividad física.

Este ciclo del hábito es tan poderoso que para los mercadólogos representa una herramienta valiosa, veamos otro ejemplo que cita Charles: En los años 90 Procter and Gamble (P&G) introdujo Febreze, un producto para eliminar malos olores. En su introducción al mercado Febreze fue un fracaso, los consumidores objetivo no lo compraban, pues estaban habituados a los malos olores en sus casas (por ejemplo). Después de un estudio de mercado notaron que cuando una persona terminaba de limpiar un vidrio o de concluir con el aseo, su semblante reflejaba una pequeña sonrisa o un gesto de alegría, cambiaron la estrategia de Febreze y es ahora el toque final cuando terminas de hacer el aseo, la recompensa. Tal vez muy pocas personas sepan que Febreze en un poderoso eliminador de olores, P&G creó un hábito en los consumidores que representa un negocio de 1000 mdd anuales.

Nuestro cerebro tiende a formar hábitos para reducir esfuerzos, operan de manera separada a la parte responsable de la memoria, solo necesitan una señal y una recompensa. Según una investigación de la Universidad de Duke en 2006, el 40% de las acciones que ejecutamos en nuestro día a día son hábitos, no decisiones. Posiblemente en este momento estás pensando que crear hábitos hubiera sido mejor cuando fuiste niño, te equivocas. Nuestro cerebro es capaz de cambiar partes de su vida (hábitos) en cualquier momento, cuando esto sucede empezamos a pensar que puede cambiar el resto.

El ciclo del hábito es una herramienta poderosa para cambiar costumbres en nuestra vida, la regla de oro consiste en identificar la señal y la recompensa, en el caso de los hábitos perjudiciales resulta valioso comprender estos dos patrones para no extinguir el hábito sino cambiar la rutina por otra benéfica.

Ahora bien, si requiere el mismo esfuerzo la creación de un hábito positivo o negativo, ¿por qué no sacar el mejor provecho de nuestro cerebro mediante el uso de recompensas estratégicamente diseñadas para crear los buenos hábitos que tanto nos ha costado generar? Es momento de aprender nuevos hábitos y hacer que tu cerebro evolucione. Nuestra vida representa un gran taller para ensayar, el ciclo del hábito es una práctica que se puede escalar a cualquier contexto donde se desee cambiar esos supuestos básicos y creencias invisibles sobre las cuales opera nuestra cultura (doxa). Cristalizar el doxa con hábitos y dinámicas culturales (habitus) lo harán perpetuo.

(i) Bilbao, Álvaro. (2017) El cerebro de los niños explicado a los padres. Barcelona, Plataforma Editorial.
(ii) Duhigg, Charles, (2014) The power of habit. New York, Random House Company.

Copyright Ⓒ 2021. Todos los derechos reservados
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram