I don’t understand why YOU believe those weird things…

Uno de los primeros cursos presenciales que tomamos en Collective Academy se llama “The Science of Everyday Thinking“. Ha sido y será una de las clases que más me marcaron en la forma de ver la vida y saber percibir los detalles en el día a día. En este tema no sólo profundizamos acerca de cómo tomar decisiones que nos ayudarán en nuestras relaciones profesionales y personales; sino que entramos a detalle sobre por qué YO tomo decisiones de cierta manera, diferentes a las que TÚ; por qué yo veo el mundo de una manera única e irreplicable. 

Uno de los puntos que se tocaban en las sesiones, y que más captó mi interés era que jamás, jamás, podremos entender lo que otros están viviendo. Por más que intentemos empatizar, ayudarlos, o estudiar un poco la circunstancia en la que se encuentran, nunca podremos saber CÓMO están viendo ellos la situación. La verdad es que conforme a las experiencias que construyen nuestras vidas vamos armando unos lentes que nos harán ver “la realidad” de una manera única a los demás. Cosas que vivimos en casa, escuela, universidad o trabajo. Sean experiencias positivas, neutrales o negativas, harán que mi “¡bien!” sea totalmente diferente a tu “¡bien!”. Así es, un punto más que nos confirma que todo es relativo.  Esto implica barreras y retos interpersonales inmensos, sin irnos aún más a detalle en temas interculturales (¡imaginen!). 

https://www.mindful.org/what-is-happiness-anyway/

“We’re hopeless“… Frase que escuchamos cada sesión. Sabemos que somos víctimas de nuestra propia mente, de caer una y otra vez en sesgos, o sobregeneralización a raíz de algo que ya está establecido en nuestro cerebro. Y aún así, ¡aún así!, no podemos hacer nada al respecto en el momento. Nuestro cerebro decide por nosotros, sin detenerse y sin preguntar.

Todo esto nos deja a pensar en las definiciones universales de felicidad, amor, odio, qué está bien y qué está mal. Cómo cambia esto de casa a casa, de vecindario a vecindario, de ciudad a ciudad, de país a país. 

Sin importar de dónde venga (escuela, país, empresa) la persona con la que estés hablando, trata de respetar (pero espera… ¿para ti qué es respeto?) lo que estás escuchando. Juzgarás (para bien o para mal) de manera automática (don’t try too hard). 

Las palabras adecuadas las decides tú. 

Fuentes: 
https://www.mindful.org/what-is-happiness-anyway/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like