Trabajar menos, trabajar mejor

No es ajeno para mí, el trabajar solamente 4 días a la semana, los últimos 5 años trabajando me han demostrado que puedo realizar mis actividades en mucho menos horas de las establecidas, me he vuelto más eficiente lamentablemente mis horarios no.

El último año de trabajo, acomodé mis actividades de diferentes formas, comenzar más tarde y salir más temprano, mis resultados como empleada seguían siendo arriba de lo esperado, por lo que tomé un camino más arriesgado. Yo soy de las empleadas que trabaja más, y levanta la manos más veces para liderar nuevos proyectos, esto repercutió en mi estado emocional, por lo que decidí tomar un camino más arriesgado, era momento de comenzar a tomarme un día personal. Ese día no necesariamente el mismo, esto dependía de diferentes cosas, como, mis otras reuniones y compromisos, pero por lo menos cada 2 semanas me tomaba un día extra para mí, mis resultados seguían arriba del promedio pero algo cambió a nivel personal, mi nivel de estrés bajó muchísimo, mis relaciones en el trabajo mejoraron y pude por fin enfocarme en proyectos personales.

Entonces, ¿por qué deberíamos probar una semana de trabajo de 4 días?

No me quiero volver loco

En un mundo tan competido, siempre buscamos entregar mejores resultados, ser quien está en la oficina, ser un top performer y eso afecta nuestra vida personal, ya que no tomamos vacaciones y le  damos poco tiempo a nuestra familia y a nosotros mismos. Llega un punto en que nos quemamos mentalmente, el estrés se apodera de nosotros y cualquier estímulo es suficiente para hacernos explotar, los tics nerviosos aparecen y las constantes gripas.  Un día extra para ti, reduce el estrés y con ello aumentan tu estado de ánimo que a su vez hace que tus defensas aumenten y no tengas que faltar, o gritarle a alguien en medio de los pasillos.

¡Menos smog, menos claxons!

De los momentos más estresantes es cuando tienes que manejar a a la oficina, al estar estresado duermes mal y es difícil despertar temprano por lo tanto saldrás a la hora del tráfico. Ese día libre va a reducir tu gasto de gasolina y el uso de tu automóvil o en su defecto nos ahorramos el estrés de manejar para llegar temprano.

Mayor productividad y eficiencia

En un país como México en donde hay muchísima competencia para mantener un trabajo, la gente pasa más horas del horario establecido, no necesariamente trabajando, pero hay una imagen incorrecta en donde quien pasa más tiempo en la oficina, trabaja más. Entonces estaría bien visto que por lo menos 1 día a la semana no estuvieras en la oficina y ese tiempo para ti te obligaría a volverte más productivo en los días que tengas destinados a estar en la oficina, por lo que la gente se volvería más productiva y sobre todo eficiente.

Para lograr esto se necesitan varias cosas, en mi experiencia:

Disciplina: mis 4 días de trabajo, eran realmente de trabajo.
Priorizar: visualizar tu semana, y ordenar lo importante vs lo urgente, buscas que esas reuniones interminables sean más productivas y no se pierda el tiempo sentado hablando sin llegar a ningún resultado.
Elegir el día correcto: El día libre, debe ser a mitad de la semana, para cambiarle el ritmo a la semana, no recomiendo que se tome como un fin largo, sino esa actitud que tienes el viernes de “ya es fin de semana” la tendrás el jueves y en lugar de ser más productivo, te vas a frustrar porque no terminaste tus pendientes.

Me gustaría un mundo laboral en donde el home office y los días personales son una realidad, aunque no sé que estoy dispuesta a sacrificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like