Claustrofobia Global

A veces imagino que soy una persona optimista; me proyecto amaneciendo todos los días y me veo confrontado al enterarme de los terribles sucesos que ocurren a nivel mundial. Es un momento complicado para el optimismo, saber que a lo largo y ancho de nuestro planeta, día con día, miles de vidas terminan por los distintos tipos de guerra y conflictos armados que existen.

De hecho, Steven Pinker y Andrew Mack, confrontan esta situación ironizando que nunca hay reporteros diciendo que están en un país donde una guerra no comenzó o que nunca hablan de un sitio donde una bomba no explotó, o una escuela donde no hubo una balacera. Pinker y Mack entienden que mientras exista la violencia, habrá siempre oportunidad de llenar las noticias con incidentes de esta índole; además explican que la mente humana recurre siempre a los ejemplos que tenemos frescos, por lo que las personas que leen noticias tendrán siempre una visión de que vivimos en tiempos peligrosos. También es importante, para estos autores, remarcar que son los millones de smartphones los que convierten a un quinto de la población en reporteros de crímenes e incidentes violentos.

Considero este último punto una puerta para comentar este fenómeno. Básicamente, se convierten en reporteros todas las personas que comparten información dentro de la red. Arjun Appadurai, sociólogo indio, explica que el mundo está ahora claramente conectado por múltiples circuitos, a través de los cuales el dinero, las noticias, las personas y las ideas fluyen, se encuentran, convergen y dispersan de nuevo, todo esto dentro de un contexto de inmediatez. Esta idea explica el constante ciclo por el que se mueve la mayoría de la información a nivel mundial.

Pinker y Mack proyectan un mundo en el cual la violencia y los conflictos armados ha disminuido gradualmente con el paso de los siglos. Me parece importante entender que es cierto, las estadísticas lo demuestran. Sin embargo, hay que poner atención a la administración del miedo. Paul Virilio, filósofo francés, habla de este concepto y explica que el miedo y su administración están soportadas por la increíble propagación de la tecnología en tiempo real. Este progreso tecnológico va acompañado de propaganda y la combinación del dominio de la tecnología científica y la propaganda, reproduce todas las características de ocupación, tanto la física como la mental. De esta manera se explicaría y se eliminaría la parte irónica del punto de Pinker y Mack, que explica como nos convertimos en reporteros de los crímenes violentos. El miedo que existe a nivel mundial se administra por medio de la tecnología y sus usuarios, lo que hace entendible que vivamos con una cierta claustrofobia, en un espacio en el que podemos ser atacados en cualquier momento.

Virilio identifica una problemática real del uso de las tecnologías, introduciendo el problema de la aceleración. El filósofo francés explica que hay una “propaganda del progreso” , refiriéndose al tecnológico y pone como ejemplos la creación de barcos, aviones y trenes cada vez más grandes y rápidos. Virilio contrasta el progreso con el costo del mismo, de tal manera que en cuanto más se progresa, más grande será el costo del progreso en el futuro. Cómo se progresa en todos los aspectos de la vida humana, la catástrofe final sería integral.

Para entender el tema de la aceleración, Virilio introduce el concepto de bomba informática, una que va a la velocidad de la luz y que es perpetua en nuestras vidas. Esta bomba afecta ámbitos sociales, culturales y económicos. Una característica que produce la bomba de información que se mueve sin barreras de velocidad a lo largo del mundo, es el poder de crear sentimientos globales (es la globalización de los afectos en tiempo real por ejemplo: temblor 19 septiembre, atentados en París, los refugiados, etc.), creando una preocupación generalizada o “claustrofobia global” entre los humanos alrededor del mundo, fomentando así una ansiedad global. La inmediatez acelera su velocidad por medio de esta bomba de información y de esta manera se hace entendible que el tiempo real también se aprecia más veloz. Por lo tanto, habría que cuestionarnos individualmente como cabemos dentro de estos conceptos, que tanto participamos en la creación y transmisión del terror. También habría que preguntarnos porque nos sentimos tan identificados y con tantas ganas de ayudar a las personas que sufren por un suceso momentáneo, cuando todos los días hay millones de personas sufriendo a nivel mundial. -¿Pero de qué me hablas? ¡Si, Je suis Charlie!- Por favor…..

Me parece importante retocar el tema del terror y la percepción de miedo que podemos tener por la información que recibimos, a pesar de saber que la violencia ha disminuido gradualmente con el paso del tiempo. Yo creo que todos sabemos que es complicado que de un segundo para otro, vaya a llegar un ejercito de aviones para bombardear la zona donde nos encontramos. Los conflictos bélicos son históricamente organizados y se declaran las guerras entre los Estados en conflicto. Hoy en día existe un desequilibrio del terror, ya que el miedo que tenemos como personas de ser atacados, y cuando me refiero a ser atacado me refiero a lo peor, no es pensando necesariamente en ser atacado por un ejercito, el desequilibrio del terror ocurre cuando somos conscientes de que un sólo individuo tiene la capacidad de causar tanto daño como cualquier medio de poder militar. Por lo tanto ya no hablamos de guerras entre estados que organizan ataques, sino de guerras celulares que pueden suceder en cualquier instancia de nuestras vidas y en cualquier lugar de manera inmediata. Es este el punto donde sucede el desequilibrio, las armas que se usan no son igual de sofisticadas que las de un ejercito, pero son volátiles, transportables y muy efectivas. Según Virilio, la posibilidad de un sólo individuo de crear una guerra total es terrorífico, ya que cambia el paradigma histórico de conflictos armados y se pierde el sentido de escala por completo.

Con respecto a esto último, en mi opinión, pierde importancia describir y entender gráficamente la disminución de violencia que vivimos, como lo pretenden Pinker y Mack, lo que genera importancia es entender las nuevas problemáticas a las que nos enfrentamos como sociedad global y considero también importante crear nuevas estrategias para evitar que estos conflictos crezcan y se fomenten. Ya que la mayoría participamos en esta red de información y creación de sentimientos globales, habría que aprovechar para crear objetivos reales y planificar una lucha solidaria contra las amenazas que vivimos hoy en día (¡Sí, el uso de la tecnología también es una de ellas!). Por último, cabe mencionar que Pinker y Mack no dejan de lado una gráfica que no apoya mucho sus ideas, la cual demuestra como los conflictos armados como los que describí, causados por un solo individuo o grupo de personas pequeño, si han incrementado con el paso de los últimos años. Considero importante que afrontemos esta realidad y trabajemos por mejorar, en vez de ser optimistas porque hacemos cada vez más uso de los derechos humanos universales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

DeltaEquidad… Realidad???

Por naturaleza, los humanos nunca estaremos conformes con lo que queremos y siempre envidiaremos lo que tiene el…